Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala I, 21 de Febrero de 2019 (caso LEMOS, MARCOS DANIEL c/ RIOS, JORGE ORLANDO Y OTRO s/DESPIDO)

Fecha de Resolución:21 de Febrero de 2019
Emisor:Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala I
 
EXTRACTO GRATUITO

Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO SALA I SENTENCIA DEFINITIVA NRO. 93325 CAUSA NRO. 35145/2014 AUTOS: “L., M.D. C/ RIOS, JORGE ORLANDO Y OTRO S/

DESPIDO "

JUZGADO NRO. 45 SALA I En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, a los 21 días del mes de Febrero de 2019, reunida la Sala Primera de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, para dictar sentencia en la causa del epígrafe, y de acuerdo al correspondiente sorteo, se procede a votar en el siguiente orden:

La Dra. M.C.H. dijo:

  1. Contra la sentencia de fs. 175/180, se alza G.E.R. a tenor del memorial de fs. 183/186, sin merecer réplica de la contraria.

    Asimismo, el perito contador apela los honorarios regulados a su favor, a fs.

    181, por considerarlos bajos.

  2. Tengo presente que la Sra. Jueza a-quo hizo lugar al reclamo incoado por el actor, quien relató en su demanda que comenzó a prestar tareas para J.O.R. el 05/12/2005, en la categoría de parrillero (CCT 389/04). Asimismo refirió que el 13/05/2013 su empleador extinguió el contrato de trabajo por cese de actividades debido al vencimiento del contrato de locación del lugar en el que se encontraba el establecimiento y la imposibilidad de continuar con la explotación, debido a los nuevos valores pretendidos por el locador.

    La sentenciante de grado, a partir de las constancias de la causa, determinó que resultaba procedente la indemnización prevista en el art. 245 LCT y no la reparación reducida derivada del art. 247 LCT pretendida por la demandada.

    Asimismo, extendió la condena al Sr. G.E.R. por considerarlo solidariamente responsable de las obligaciones que surgen del vínculo que mantuvo el actor con su padre -el codemandado, J.O.R.- por resultar continuador de la explotación comercial.

  3. El recurrente cuestiona el pronunciamiento y se queja por la extensión de la condena. Resalta que consta en autos la documental que demuestra el cese de la relación laboral del actor con J.O.R. y la fecha de la locación e inicio de las actividades en el mismo local, como empleador.

    Además, señala que el actor no demostró por ningún medio de prueba que entre éste y el recurrente existiera una relación de trabajo.

    Fecha de firma: 21/02/2019 Asimismo, se agravia por la interpretación que hace la Sra. Jueza a-quo de la Firmado por: M.V.M.C., SECRETARIA DE CAMARA Firmado por: M.C.H., JUEZA DE CAMARA Firmado por: C.P., JUEZ DE CAMARA (SUBROGANTE)

    Destaco que la sentenciante de primera instancia entendió que para considerar que existe una transferencia en los términos de los arts. 225 y 228 LCT, resulta necesario que medie un vínculo sucesorio entre dos empresarios y que no basta que un nuevo empleador aparezca cumpliendo las mismas tareas que antes había cumplido otro, ni una mera continuidad cronológica -y no jurídica- entre los ulteriores titulares. Apunto que si bien ello era así, la presunción que emana del art. 86 de la L.O. otorga certeza a lo sostenido por la parte actora en el inicio sobre la existencia de continuidad de la explotación por parte de G.E.R., hijo del anterior titular de la explotación, y que ello encontraba validación en la prueba informativa aportada por AFIP (fs. 140/158) y el testimonio del Sr. Cesar A.V..

    En efecto, como se anticipó, el actor solicitó la extensión de la demanda a G.E.R. (fs.36/38). Relata que ante la imposibilidad de notificar al accionado en el domicilio denunciado en la demanda (fs. 27), realizó una inspección ocular por su antiguo lugar de trabajo. Manifestó que el domicilio del demandado, J.O.R., seguía siendo el de la calle Salta 1730/32 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

    Señaló que en la mencionada calle hay un maxikiosco que posee la altura Nº 1730 y que pegada a la vidriera, hay una constancia de AFIP a nombre del hijo del Sr. Ríos, G.E.R.. Refirió que en la propiedad lindera al mencionado kiosco -separada por la medianera-

    sigue funcionando la parrilla al paso donde trabajaba, correspondiéndole la altura Nº 1732 y que la chapa había sido removida.

    En este sentido, el actor plantea la existencia de una maniobra dolosa por...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA