Sentencia de CAMARA CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL - SALA 2, 1 de Junio de 2018 (caso Legajo Nº 47 - MPUTADO: MIÑO, LUIS ISMAEL Y OTROS s/LEGAJO DE APELACION)

Fecha de Resolución: 1 de Junio de 2018
Emisor:CAMARA CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL - SALA 2
 
EXTRACTO GRATUITO

Poder Judicial de la Nación CAMARA CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL - SALA 2 CCC 3559/2015/47/CA11 Sala II - CCC 3559/2015/47/CA11 MIÑO, L.I. y otros s/procesamiento Juzgado 10 - Secretaría 19 Buenos Aires, 01 de junio de 2018.

VISTOS:

Y CONSIDERANDO:

El Dr. M.I. dijo:

  1. Que las presentes actuaciones se elevaron a conocimiento del Tribunal en virtud de los recursos de apelación deducidos por las defensas técnicas de N.O.D. -a cargo del Dr. G.E.K.-, R.F.B. -Dr. S.L.A.-, L.I.M. y A.N. -Dra. N.S.C.-, contra la decisión adoptada por el Sr. Juez de grado a fs. 3121/448 del legajo de actuaciones complementarias, a través de la cual dispuso los procesamientos de los nombrados en orden a sus responsabilidades en el hecho calificado como infracción al artículo 249 del Código Penal -respecto de los cuatro nombrados-, en concurso ideal con el delito previsto por el artículo 277, inciso 3° apartado “a” del Código Penal -respecto de B., M. y N.-.

    Por su parte, la querella ejercida por S.G., representada por el Dr. P.J.L., recurrió la citada decisión tanto respecto de los nombrados precedentemente como de D.A.L., quien fue procesado como partícipe necesario del delito de homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego.

  2. En sus agravios, el Dr. K. sostuvo en primer término la prescripción de la acción penal dado el tiempo transcurrido entre la comisión del hecho y el primer acto interruptivo del curso.

    Subsidiariamente, se expidió en torno a la imputación que se ha dirigido a D. señalando que se basa en la infracción a un protocolo que no resultaba de aplicación al caso, hallándose suficientemente aclaradas y corroboradas por diversas declaraciones cuáles eran las funciones específicas asignadas y de qué modo se desarrollaban.

    Por su parte, el Dr. A. planteó la nulidad de la declaración indagatoria prestada por B. en tanto en dicha ocasión no se le habría hecho conocer la totalidad de la imputación que pesa en su contra.

    Fecha de firma: 01/06/2018 Firmado por: M.I., JUEZ DE CAMARA Firmado por: L.B., Juez de Cámara Firmado(ante mi) por: L.V.L., Secretaria de Cámara #31177655#207862348#20180601125837074 A su tiempo, la Dra. C. señaló que desde el dictado de sus faltas de mérito, no se incorporó en relación a N. y M. ningún elemento que permita variar tal cuadro de incertidumbre, a la vez que sostiene que la hipótesis de encubrimiento agravado que se les imputa resulta producto de maquinaciones y planes ficticios carentes de respaldo. Tras relevar la prueba reunida, la defensa cuestiona cada uno de los puntos sobre los que se basa la imputación que el a quo plasmó en la pieza bajo examen.

    Asimismo, el Dr. L. expuso, en primer lugar, las razones por las cuales deviene procedente la apelación deducida, planteando subsidiariamente la inconstitucionalidad del artículo 311 del Código Procesal Penal de la Nación en cuanto pone límites al derecho a recurrir. En segundo término, se expidió entonces solicitando que se revoque lo decidido y se amplíe la base fáctica objeto de imputación de modo de abarcar suficientemente el hecho investigado y acreditado, reprochándosele a L., M., N., B. y D. su participación necesaria en el delito de homicidio agravado por el concurso premeditado de dos o más personas -artículo 80, inciso 6° del Código Penal-.

    Ya en esta instancia, los Dres. C., K. y L. desarrollaron ampliamente sus agravios, a la vez que la defensa técnica de D.A.L., a cargo del D.H.G.P. solicitó se declare mal concedida la apelación interpuesta por la parte querellante.

    Es de mencionar que el Dr. A., pese a estar debidamente notificado, no compareció a la audiencia oportunamente fijada, razón por la cual su recurso habrá de tenerse por desistido. Sin perjuicio de ello, su planteo en punto a la regularidad de la declaración indagatoria prestada por su asistido fue canalizado por vía incidental conforme dispuso el a quo en el mismo decreto en el que concedió su recurso.

  3. Esta investigación tiene por objeto la determinación de las circunstancias que rodearon la muerte de N.A.N., quien fue encontrado sin vida la noche del domingo 18 de enero de 2015 en uno de los baños del departamento 2 del piso 13 del Fecha de firma: 01/06/2018 Firmado por: M.I., JUEZ DE CAMARA Firmado por: L.B., Juez de Cámara Firmado(ante mi) por: L.V.L., Secretaria de Cámara #31177655#207862348#20180601125837074 Poder Judicial de la Nación CAMARA CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL - SALA 2 CCC 3559/2015/47/CA11 edificio ubicado en la Avenida Azucena Villaflor 550, complejo Le Parc, T.B., Puerto Madero.

    Conforme surge del análisis del expediente, la actividad instructoria evidenció en su curso la existencia de dos enfoques bien diferenciados.

    III.a. En una primera etapa, la actividad probatoria pareció desatender las diversas posibilidades que, como hipótesis, pueden presentarse frente al hallazgo de un cuerpo sin vida.

    Ello no sólo determinó la competencia para intervenir sino también el curso de las tareas emprendidas en sus primeras horas, precisamente, las más importantes en la investigación de un suceso de características semejantes.

    Obsérvese que la Unidad Médico Forense de Investigación Criminalística de la Policía Federal Argentina -que arribó al lugar de los hechos a la 1.05 horas del día 19 de enero, consignó en el acta que se trataba de una “A

  4. SUICIDIO” -fs. 40-. Una vez remitido el cuerpo a la Morgue -lo cual ocurrió a las 5.27 horas de ese mismo día, comenzando el estudio tanatológico a las 8.00 horas de ese mismo día -fs. 23-, durante el transcurso de la mañana la fiscalía entonces interviniente dejó constancia que “…siendo las 10.00 aproximadamente, la doctora V.B.F. recibió un llamado telefónico de quien dijo ser el doctor T. de la Morgue Judicial, quien brindo un adelanto del resultado de la autopsia practicada sobre quien en vida fuera A.N., y explicó que el cuerpo no presenta indicadores de lucha o defensa; que presenta espasmo cadavérico en su mano y dedo índice, y que por el momento todo ello permite inferir que no hubo participación de terceras personas en el resultado muerte, por lo que podría tratarse de un disparo auto-

    provocado…” -a fs. 95-.

    Dicho posicionamiento -asumido en la etapa más primigenia de la investigación- inclinó la pesquisa casi con exclusividad en un solo sentido, excluyéndose o demorándose la recolección de evidencias que pudieran aportar los indicios necesarios para definir -pues para esa altura no correspondía descartar ninguna hipótesis- las circunstancias en que acaeció el hecho fatal.

    En primer término, las tareas prioritarias fueron espacialmente circunscriptas al lugar del hallazgo desatendiendo la Fecha de firma: 01/06/2018 Firmado por: M.I., JUEZ DE CAMARA Firmado por: L.B., Juez de Cámara Firmado(ante mi) por: L.V.L., Secretaria de Cámara #31177655#207862348#20180601125837074 posibilidad de recoger elementos indiciarios relevantes en el resto de la vivienda. R. que una consigna policial fue apostada dentro de la habitación, en particular en el ingreso al pasillo que desemboca en el baño, mientras que el resto del inmueble fue transitado por decenas de personas que ninguna vinculación guardaban con la especialidad forense.

    Dicha limitación se extendió también al área secundaria, toda vez que los vecinos más próximos al domicilio de la víctima fueron interrogados tardíamente y, tan solo luego y con un nuevo recorte -ahora temporal- fueron preguntados exclusivamente en derredor de las actividades que realizaron el día domingo 18 de enero de 2015 -1988, 1991, 1999, 2000, 2008, 2009, 2017 y 2045-.

    Todo ello aconteció, además, en un contexto marcado por innecesarias confrontaciones: internamente y con independencia de a quién asistía razón, las discrepancias generadas desde el inicio mismo de la investigación entre la fiscal, la juez y la querella resintieron, de manera directa, la averiguación de la verdad -95, 182, 388, 390, 911, 918, 2383, 2387, 2392, 2393, 3002, 3182/5, 3195/7, 3200, entre muchas otras-.

    Externamente -pero gravitando directamente sobre el proceso-, diversos funcionarios, especialistas y opinólogos hacían públicas sus creencias en torno al devenir del sumario con un no acreditado conocimiento de los elementos obrantes en él.

    III.b. En una segunda etapa -primero bajo la dirección de la Sra. Fiscal-, la instrucción debió avanzar -a tono con los reclamos de las querellas- en derredor de un eventual homicidio.

    En ese marco, se realizaron nuevas inspecciones en la vivienda de N., se ahondó acerca de la actividad desplegada por el personal que se encontraba destinado a la custodia del magistrado, se dispuso la realización de una junta médica y la recepción de declaraciones testimoniales de algunas personas cuyo patrón de comunicaciones levantaron sospechas.

    Posteriormente -y reasumida la investigación por parte de la Juez- se buscó obtener, además, la información vinculada a las cerraduras de la vivienda, los planos, la temperatura a la época de los hechos y la mano hábil de la víctima, las declaraciones de quienes prestaban funciones en la Unidad Fiscal a cargo de N. y el cruce de las comunicaciones telefónicas relevadas hasta entonces.

    Fecha de firma: 01/06/2018 Firmado por: M.I., JUEZ DE CAMARA Firmado por: L.B., Juez de Cámara Firmado(ante mi) por: L.V.L., Secretaria de Cámara #31177655#207862348#20180601125837074 Poder Judicial de la Nación CAMARA CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL - SALA 2 CCC 3559/2015/47/CA11 Pero también se escuchó en declaración indagatoria a N. y M., quienes -hallándose a cargo de la custodia del funcionario durante el día domingo- fueron imputados por “… haber incumplido cuestiones vinculadas a la función de resguardar la integridad física de N.A.N., quien fue hallado sin vida en el interior de uno de los baños de la unidad funcional que ocupara…” -fs. 10895/901 y 10902/08-.

    El examen de los elementos recabados llevaron a la instructora a disponer la falta de mérito de los nombrados, pero también determinó la incompetencia de aquel fuero, al entenderse que “..Se advierte entonces la imposibilidad cierta, ya no prematura, de descartar la existencia - en esta encuesta - de otras conductas pasibles de adecuación típica inescindibles del hecho violento que tuvo por protagonista al Dr.

    N.A.N., lo que con claridad impone de oficio declinar la competencia en razón de la materia en favor de la justicia de excepción, ello incluso ahora, por fundamentos distintos a los pensados por los acusadores particulares” -fs. 11420/42, 11907/28 y 13909-.

    III.c. En este último tramo, que tramita por delegación ante el Sr. Fiscal Dr. T., se materializaron la autopsia psicológica -fs. 13552/70, 13654 y 13672-, los testimonios de todos los empleados de la Unidad Fiscal -fs. 14176 y siguientes- y de los centenares de habitantes de las torres Le Parc -14346 y siguientes-, a la vez que se amplió el marco de análisis del tráfico telefónico abarcando a todos los abonados que impactaron en la zona entre las 20 horas del sábado 17 de enero y las 13.00 horas del domingo 18 de enero- 14146, 14166, 14641, 15265, 15267/8, 15329-.

    Asimismo, y en el entendimiento de que de “los elementos obrantes en el sumario se desprende con claridad que no es posible arribar a una conclusión certera con respecto a la naturaleza del hecho investigado”, se encomendó a la Dirección de Criminalística y Estudios Forenses de la Gendarmería Nacional Argentina la realización de una junta interdisciplinaria, comprensiva de las áreas medicina legal, criminalística y análisis instrumental -fs. 15342-. Dicha tarea fue realizada en conjunto con los peritos designados por las querellas y la defensa de L., obrando sus resultados corriendo por cuerda.

    Fecha de firma: 01/06/2018 Firmado por: M.I., JUEZ DE CAMARA Firmado por: L.B., Juez de Cámara Firmado(ante mi) por: L.V.L., Secretaria de Cámara #31177655#207862348#20180601125837074 Paralelamente, se solicitó a la Secretaría Legal y Técnica de la Presidencia de la Nación que aportara el listado de teléfonos utilizados a la época de los hechos por los funcionarios públicos que fueron mencionados a lo largo de la investigación -15516, 15654, 15655/77, 16252, 16829 y 18932, entre otras-.

    De otra parte, se dispusieron diversos peritajes sobre los efectos tecnológicos secuestrados -conf. fs. 20140/1-.

    A resultas de todo ello el Sr. Fiscal, tras realizar un examen de los elementos recabados en autos, solicitó al a quo que citara a prestar declaración indagatoria a L., D. y B., y que se ampliaran aquellas prestadas oportunamente por M. y N. -fs.

    19006/549-. Al primero por “…haber prestado una colaboración necesaria en el hecho ocurrido entre las 20.00hs del sábado 17 de enero de 2015 y las 10.00hs del domingo 18 de enero de 20156, cuando una o más personas -aún no identificadas- ingresaron al departamento donde residía el fiscal general N.A.N., sito en la calle A.V. 450, Complejo “Le Parc”, T.B., piso 13°, departamento “2”

    de esta Ciudad y, luego de reducirlo, lo trasladaron hasta el baño ubicado en el cuarto principal de la vivienda y le dieron muerte a través de un disparo en la cabeza ejecutado mediante un arma de fuego marca “Bersa”

    calibre .22, serie nro. 35.099, que se encontraba registrada a nombre de L.…”, en tanto que a los cuatro restantes “..se les imputa el delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público -art. 249 del C.P.-…”.

    Aquellas fueron materializadas por el a quo a fs.

    1750/949, 2479/657, 2660/838, 2013/191 y 2192/367, sin perjuicio de lo cual, en relación a M., N. y B. la intimación formulada por el a quo resultó aún más abarcativa, en tanto entendió que sus incumplimientos “…ayudaron a la perpetración del ilícito, por cuanto ello facilitó el ingreso del arma homicida al domicilio del custodiado, franqueó el acceso de los ejecutores del hecho, permitió que estos lleven adelante su accionar sin riesgo de ser descubiertos, determinó su salida impune del lugar e impidió tomar conocimiento del hecho en forma inmediata a su producción…”, posibilitando con ello “…la concreción del hecho ocurrido entre las 20.00 horas del sábado 17 de enero de 2015 y las 10.00 horas del domingo 18 de enero de 2015…cuando una o más personas -aún Fecha de firma: 01/06/2018 Firmado por: M.I., JUEZ DE CAMARA Firmado por: L.B., Juez de Cámara Firmado(ante mi) por: L.V.L., Secretaria de Cámara #31177655#207862348#20180601125837074 Poder Judicial de la Nación CAMARA CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL - SALA 2 CCC 3559/2015/47/CA11 no identificadas- ingresaron al departamento donde residía el F.N.… a quien debían custodiar, el que luego de ser reducido, fue trasladado hasta el baño ubicado en el cuarto principal de la vivienda, donde le habrían dado muerte a través de un disparo en la cabeza ejecutado mediante un arma de fuego marca "Bersa" calibre .22, serie n°

    35.099 registrada a nombre de D.Á.L. y utilizada a modo de ‘arma amiga’, la que permitió simular un suicidio…”.

    Luego de formular sus descargos, el a quo resolvió sus situaciones procesales del modo que motiva la presente intervención.

  5. Pues bien. Relevado el contexto instructorio dentro del cual se lleva a cabo la presente investigación, corresponde entonces definir el hecho sobre el cual se asentará el examen atinente a las participaciones discernidas.

    IV.a. En primer lugar, se encuentra suficientemente acreditado -y sobre ello no existe debate- que conforme las primeras tareas realizadas en el lugar y los posteriores peritajes practicados, el fallecimiento de N.A.N. se produjo como consecuencia de las lesiones craneoencefálicas provocadas por el disparo de un arma de fuego calibre .22 cuyo proyectil impactó en la región temporal derecha.

    Así lo concluyó en primer lugar la Unidad Médico Forense de Investigación Criminalística de la Policía Federal Argentina al señalar que “…El occiso presenta lesión contuso perforante compatible con lesión por proyectil de arma de fuego en región temporal derecha (superior al pabellón auricular), con características compatibles con orificio de entrada (a determinar fehacientemente en Morgue Judicial). Se trata de una muerte violenta… Se indica la remisión del cadáver a la Morgue Judicial, a los efectos de efectuarle la correspondiente obducción y determinar fehacientemente el mecanismo, la causa y data de muerte...”.

    En el mismo sentido son las conclusiones del examen practicado por el tanatólogo del Cuerpo Médico Forense quien concluyó

    que “…LA MUERTE DE N.A.N. FUE PRODUCIDA POR LESIONES CRANEO ENCEFÁLICAS POR PROYECTIL DE ARMA DE FUEGO - HEMORRAGIA INTERNA..” -fs.

    186/99-.

    En ello coinciden, además, la junta médica realizada por el Cuerpo Médico Forense, los informes criminalísticos presentados por Fecha de firma: 01/06/2018 Firmado por: M.I., JUEZ DE CAMARA Firmado por: L.B., Juez de Cámara Firmado(ante mi) por: L.V.L., Secretaria de Cámara #31177655#207862348#20180601125837074 la querella y por la defensa de L. y la Junta Interdisciplinaria llevada a cabo bajo la dirección de Gendarmería Nacional -conf. fs.

    4811/5013 y cds reservados-.

    IV.b. Asimismo, tampoco existe debate en punto a cuál ha sido la escena primaria del hecho: tanto el disparo como la muerte de N.A.N. se produjeron en el interior del cuarto de baño al que se accedía desde su habitación.

    Corroboran lo expuesto los diversos informes periciales practicados que han examinado el lugar del hallazgo -con algunas diferencias en punto a la posición de la víctima, las proyecciones hemáticas y la trayectoria y la mecánica del disparo-, como así también las diversas fotografías, filmaciones y la recolección de evidencias, todas las cuales demuestran que no se detectaron rastros compatibles con la modalidad comisiva empleada -esto es, mediante el disparo del arma de fuego hallada en el lugar- en el resto del inmueble que habitaba el nombrado -conf. fs. 40, 155/64, 666, 4811/5013 y CDs reservados, entre otras-.

    IV.c. Ya sobre el momento exacto, la última comunicación verbal fehaciente que efectuó -alrededor de las 20.30 horas del día sábado-, el estado de los alimentos ingeridos -que reflejan su consumo alrededor de dos horas antes del fallecimiento-, los restos que se encontraban en la bolsa de basura y los testimonios que dan cuenta que no recogió el diario que se le había dejado en la puerta de servicio del departamento a primera hora del día domingo, permiten enmarcar razonablemente el espacio temporal de acaecimiento luego de las 20.00 horas del día sábado y antes de las 11.00 horas del día domingo.

    Veamos. En el informe elaborado por la Unidad Médico Forense de Investigación Criminalística de la Policía Federal Argentina, la cual arribó al departamento de N. alrededor de la 1.00 horas del día lunes 19 de enero de 2015 -trabajando sobre el cuerpo a partir de las 3.00 horas-, se consigna que “…De acuerdo a los fenómenos cadavéricos observados al presente examen (rigidez instalada difícilmente reductible, temperatura al tacto: fría), se estima la data de la muerte en un periodo de tiempo entre 12-15 horas previas a mi arribo al lugar del hecho…” -fs. 40-.

    Por su parte, en la autopsia practicada a las 8.00 horas de ese mismo día por el Departamento de Tanatología de la Morgue Fecha de firma: 01/06/2018 Firmado por: M.I., JUEZ DE CAMARA Firmado por: L.B., Juez de Cámara Firmado(ante mi) por: L.V.L., Secretaria de Cámara #31177655#207862348#20180601125837074 Poder Judicial de la Nación CAMARA CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL - SALA 2 CCC 3559/2015/47/CA11 Judicial de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, el perito interviniente, al momento de evaluar el intervalo post mortem, consignó las particularidades que presentaba el cuerpo al momento del examen, como así también la temperatura ambiental de la morgue -21°- y la del cuerpo -28°- fs. 186/99-.

    Si bien no expuso una hora estimada, al ser consultado sobre si podía “…precisar las horas transcurridas desde la muerte al ser examinado por el suscrito...”, refirió “…entre 15 y 18 horas desde que lo examiné, agrego que no tiene una exactitud absoluta porque depende del estado del cuerpo, del peso, de la temperatura ambiente…”

    -conf. declaración testimonial de fs. 675-.

    Es de mencionar que mientras en el examen realizado por la especialista forense en el lugar del hecho no se midió la temperatura ambiental, en el realizado por el perito tanatólogo del Cuerpo Médico Forense se tuvo en cuenta la temperatura de la Morgue. Dicha cuestión no es menor e incide, directamente, sobre el grado de exactitud de las estimaciones horarias efectuadas en los posteriores estudios practicados.

    Debe agregarse que los valores informados por el Servicio Meteorológico Nacional en punto a la temperatura ambiental promedio de los días sábado 17 y domingo 18 de enero no suplen la falencia apuntada y sólo adquieren carácter referencial toda vez que el cuerpo fue hallado en el interior de un baño, al que se accede por un pasillo interno de la habitación de un inmueble que contaba con sus puertas y ventanas cerradas, obrando además al menos un testimonio que da cuenta que en virtud del “calor sofocante” del lugar una persona encendió el aire acondicionado, precisamente cuanto se estaban llevando a cabo las primeras tareas periciales en el lugar -conf. fs. 3463-.

    Con esas dificultades, posteriormente la junta médica convocada bajo la coordinación del Decano del Cuerpo Médico Forense, tras señalar que “…La data de la muerte, (antes, denominada crono-tanato-diagnóstico), constituye una de las cuestiones de más difícil resolución en la disciplina forense… las estimaciones de IPM practicadas tempranamente, son las que menor margen de error poseen; por ello, algunas deberían ser practicadas en el lugar del hecho o, en caso de imposibilidad, al menos es importante contar con datos, tales como las características del medio, temperatura ambiente, humedad, ventilación, Fecha de firma: 01/06/2018 Firmado por: M.I., JUEZ DE CAMARA Firmado por: L.B., Juez de Cámara Firmado(ante mi) por: L.V.L., Secretaria de Cámara #31177655#207862348#20180601125837074 vestimenta, circunstancias en las que se encontró el cuerpo, etc…”, en torno al punto concluyó “…respecto de la estimación del IPM, retrospectivamente desde del inicio del acto de realización de la autopsia; es decir, a partir de las 08:00 horas del día 19 de enero de 2015: 1. - La integración de las variables consideradas de Transparencia Corneal, Livideces, R. y Enfriamiento Cadavérico permite estimar un: IPM amplio: entre 14 y 24 horas. IPM acotado: entre 18 y 23 horas. 2. - La integración de las variables citadas en el punto anterior con más la variable potasio en humor vitreo permite estimar un: IPM amplio: entre 14 y 27 horas. IPM acotado: entre 14 y 18 horas…” -conf. fs. 4811/5013 de la causa principal-.

    Por su parte, en el informe elaborado por los peritos de la defensa de L. se afirma “...Habiendo analizado los signos cadavéricos tempranos (livideces, deshidratación (transparencia corneal) temperatura, rigidez cadavérica, humor vítreo) y los tardíos (putrefacción), es decir un conjunto de variables, no solo el resultado del Humor Vítreo, podemos concluir que la muerte se produjo entre las 8 hs. y las 12 hs. del día domingo 18 de enero de 2015, es decir unas 20 hs. a 24 hs. antes de la autopsia realizada el día lunes 19 de enero de 2015 a las 8 hs…”.

    Finalmente, el Estudio Interdisciplinario llevado a cabo con especialistas de diversas áreas de Gendarmería Nacional -medicina forense, balística, planimetría, huellas y rastros- junto a peritos de las querellas y de la defensa de D.A.L. -con disidencia de los expertos de este último- concluyó “…EN BASE A LO EXPUESTO Y CON LA MAYOR RIGUROSIDAD CIENTIFICA QUE PODEMOS APORTAR ESTARIAMOS EN CONDICIONES DE AFIRMAR QUE LA DATA DE MUERTE RONDARIA LAS 29,2 HORAS CON UNA CERTEZA DE 98%...”. De allí, según infieren y tomando como punto de arranque el horario de inicio de la autopsia -8.00 horas del día lunes 19 de enero-, la “muerte se debería haber producido aproximadamente a las 02:46 horas del día domingo 18 de enero del 2015”.

    De allí que corresponda estar a la estimación horaria aludida en el inicio de este apartado.

    IV.d. En punto a la ejecución, la observación detenida de las fotografías tomadas y la videofilmación obtenida en la Fecha de firma: 01/06/2018 Firmado por: M.I., JUEZ DE CAMARA Firmado por: L.B., Juez de Cámara Firmado(ante mi) por: L.V.L., Secretaria de Cámara #31177655#207862348#20180601125837074 Poder Judicial de la Nación CAMARA CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL - SALA 2 CCC 3559/2015/47/CA11 escena del hecho, los estudios forenses y la valoración de las argumentaciones dadas por los diversos profesionales que intervinieron en los exámenes practicados, permiten concluir que el disparo no fue realizado por N.A.N. sino por una tercera persona que, por el tipo de arma utilizada y la trayectoria del disparo, buscó y obtuvo la muerte del nombrado.

    Veamos. Al inicio de los actuados se dejó constancia que “…en la fecha, siendo las 10.00 aproximadamente, la doctora V.B.F. recibió un llamado telefónico de quien dijo ser el doctor T. de la Morgue Judicial, quien brindo un adelanto del resultado de la autopsia practicada sobre quien en vida fuera A.N., y explicó

    que el cuerpo no presenta indicadores de lucha o defensa; que presenta espasmo cadavérico en su mano y dedo índice, y que por el momento todo ello permite inferir que no hubo participación de terceras personas en el resultado muerte, por lo que podría tratarse de un disparo auto-

    provocado. Fiscalía, 19 de enero de 2015” -conf. nota de fs. 9-.

    Este último aspecto no encontró luego reflejo ni en el estudio tanatológico ni en la declaración testimonial del perito interviniente: mientras que en el primero no se efectuó referencia alguna en torno al punto, al profesional le fue preguntado “…si teniendo en cuenta las características y demás precisiones informadas en la autopsia, se permite descartar de manera categórica la participación de terceras personas”, a lo que “ …manifiesta: no…” -fs. 346-.

    Tiempo después, el informe de la Junta Médica del Cuerpo Médico Forense expuso que “Es ajeno al dictamen pericial el pronunciamiento sobre el encuadre jurídico de los hechos peritados por tratarse de una cuestión reservada exclusivamente a los órganos jurisdiccionales…En consecuencia expresamente manifestamos que, desde la perspectiva médico-legal, no podemos afirmar ni descartar -con certeza científica-, cualquier hipótesis de causalidad subjetiva; es decir, que se trate de una muerte voluntariamente auto-provocada u ocasionada por la acción directa o indirecta de terceras personas. En tal sentido, consideramos haber aportado un análisis médico-legal de hechos, sobre la base de evidencias verificadas según pautas científicas y objetivas; la integración con las restantes constancias del expediente, a fin del pronunciamiento acerca de la causalidad subjetiva de la muerte Fecha de firma: 01/06/2018 Firmado por: M.I., JUEZ DE CAMARA Firmado por: L.B., Juez de Cámara Firmado(ante mi) por: L.V.L., Secretaria de Cámara #31177655#207862348#20180601125837074 investigada, corresponde al elevado criterio del órgano jurisdiccional…”

    -conf. fs. 4811/5013 de la causa principal-..

    En dicho informe se consigna, además y en punto a la detección del espasmo cadavérico como indicio de una conducta auto lesiva que “…si bien dicha asociación puede ser útil en los casos de muerte por proyectil de arma de fuego, no es de valor absoluto. No se observa en todos los casos de muertes intencionalmente auto-provocadas, mediante el uso de un arma de fuego; y nada impediría que pudiera ocurrir, si la persona (víctima) es obligada a ejecutarse con un arma de fuego y no opone resistencia a la orden (pues el acto sería carente de libertad)…”. Y agrega “…En cuanto a su significado médico-legal, habida cuenta de lo expuesto en las consideraciones precedentes y el análisis de otros elementos de autos de interés médico- legal (que no se contaban al tiempo de realizar la autopsia), consideramos que el mencionado signo no puede interpretarse como indicador indubitable y por sí solo, de que la muerte pueda atribuirse a una decisión voluntaria del occiso…”.

    Ya avanzando en el examen de los rastros, en el informe pericial practicado por los expertos designados por la defensa de L. se concluyó que “…Los patrones hemáticos de ambas manos guardan estrecha relación con salpicaduras provenientes de los gases que salen del orificio de entrada por rebote llevando microgotas y con la salida de sangre en forma de parábola o chorro proyectado desde dicho orificio.

    No habría posibilidad física de que se hubieran producidas estas manchas si ambas manos no estuvieran cercanas al orificio de entrada en la conformación de doble empuñadura…”.

    Dicha afirmación es contrarrestada por el testimonio del perito de la querella, en el cual se afirma que “…el doble empuñamiento se descarta porque es un ángulo invertido al que presenta la mano derecha de la víctima…” -conf. fs. 6334/42-.

    Sobre este punto, el estudio practicado por dicha parte refiere “…Las manchas de sangre halladas en la mano derecha determinan la presencia de un telón de interposición (otra mano derecha) sobre la de la víctima al momento de producirse la mancha de sangre, es decir en la misma acción y a instante seguido del disparo…”.

    Por su parte, la Junta Interdisciplinaria llevada a cabo en la Dirección de Criminalística y Estudios Forenses de Gendarmería Fecha de firma: 01/06/2018 Firmado por: M.I., JUEZ DE CAMARA Firmado por: L.B., Juez de Cámara Firmado(ante mi) por: L.V.L., Secretaria de Cámara #31177655#207862348#20180601125837074 Poder Judicial de la Nación CAMARA CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL - SALA 2 CCC 3559/2015/47/CA11 Nacional señaló "…la posición de los brazos para poder desarrollar la doble empuñadura, tal como se encuentra planteada en la hipótesis establecida por parte de la Defensa en representación del señor D.Á.L.. En esta posición, se debe de colocar indefectiblemente el brazo izquierdo por delante del cuerpo, que al posicionar el arma sobre la región temporal derecha, implica que el antebrazo izquierdo debería hallarse por delante de la boca o próximo a ella, por lo cual, en el hipotético caso de que se diera la expulsión vía oral de fluidos hemáticos, tal como lo planteara la defensa... ésta circunstancia de la anteposición del brazo izquierdo dificultaría su conformación…analizando las imágenes del cuerpo de la víctima, el antebrazo se encuentra sin vestigios hemáticos visibles".

    Si bien las discrepancias existentes entre los estudios ordenados por la jurisdicción, y los realizados por las querellas y la defensa se da en puntos cruciales, la interpretación final -como bien refirieran los especialistas- corresponde a la sede judicial, toda vez que son los magistrados quienes, encontrándose en contacto con los restantes elementos colectados y siguiendo las reglas de la sana crítica, se encuentran en posición de examinar tanto sus carencias como su fuerza convictiva, pudiendo incluso dejar de lado sus conclusiones en la medida en que la labor pericial se trata de una prueba más y no la única -conf. Sala II en causa CFP 15597/2000/17, resuelta el 25 de agosto de 2009, registro n°

    30265 y sus citas, entre muchas otras-.

    Conforme a tales pautas, cabe observar que las manchas de sangre que presentaba la mano derecha de la víctima sólo ocupan su dedo índice y pulgar -no existiendo rastros hemáticos semejantes en el resto de la mano-, formando un limpio triángulo cuyo vértice se dirige hacia el sector izquierdo de la muñeca, es decir, entre ambos dedos -pulgar e índice-. Dicho patrón es incompatible con la sobreempuñadura de su mano izquierda -sostenida en el estudio presentado por la defensa de L.-, pues en tal caso dicho vértice estaría orientado en sentido opuesto. En adición, es de mencionar que la observación detenida de su mano izquierda permite apreciar que tampoco presenta una proyección hemática compatible con aquella.

    De idéntico modo, la posición en que fue hallado el cuerpo de la víctima -sea cual fuere su ubicación al momento de recibir el Fecha de firma: 01/06/2018 Firmado por: M.I., JUEZ DE CAMARA Firmado por: L.B., Juez de Cámara Firmado(ante mi) por: L.V.L., Secretaria de Cámara #31177655#207862348#20180601125837074 disparo- resulta inconciliable con la existencia de una “…actividad cardio-

    circulatoria y sobrevida después de producida la grave lesión encefálica que sufriera, por proyectil de arma de fuego…” -conf. fs. 4811/5013 de la causa principal-.

    Los resultados del estudio de Microscopía de Barrido Electrónico concluyó en forma conteste con lo expuesto, en tanto señalan que no fueron habidas en las manos de N. partículas compatibles con elementos químicos que den cuenta de que el disparo fue efectuado con sus propias manos -fs. 2442/2458; 6110/6113; 7441/7448 y 116/129-.

    Todo lo expuesto se ve reforzado con la evaluación del escenario secundario: la ausencia de huellas dactilares en el departamento -a excepción de las halladas en una taza de café y las pertenecientes al occiso-; el perfil psicológico de la víctima confeccionado a partir de la reconstrucción de su personalidad, su estado anímico y la actividad desarrollada instantes previos a su muerte.

    Sobre estas últimas cuestiones, se ha de considerar en primer término que el examen pericial efectuado por la División Ciberdelito de la Dirección Criminalística y Estudios Forenses de la Gendarmería Nacional Argentina, en particular en lo que atañe al celular de N.A.N., dejó en evidencia la adulteración que presentaban sus registros, pues a estar a la reconstrucción efectuada a partir de los listados obtenidos y los aportes realizados a los actuados por las diversas personas que mantuvieron contacto con N. momentos previos al fatal desenlace, no encuentran explicación los motivos por los cuales:

    1. No se advierte la existencia de comunicaciones entrantes o salientes de mensajería de Whatsapp, almacenadas o borradas en el período comprendido entre día 17 de enero de 2015 a las 10:37:21 horas y el día 18 de enero de 2015 a las 7:54:16 horas.

    2. No se advierte la existencia de registros de llamadas telefónicas, almacenadas o borradas en el período comprendido entre día 09 de mayo de 2014 a las 10:46:19 horas y el día 18 de enero de 2015 a las 13:46:45 horas.

    3. No se advierte la existencia de registros de mensajes de texto (SMS), almacenados o borrados en el período comprendido entre día 12 de enero de 2015 a las 22:16:15 horas y el día 18 de enero de 2015 a las 9:51:42 horas.

    Fecha de firma: 01/06/2018 Firmado por: M.I., JUEZ DE CAMARA Firmado por: L.B., Juez de Cámara Firmado(ante mi) por: L.V.L., Secretaria de Cámara #31177655#207862348#20180601125837074 Poder Judicial de la Nación CAMARA CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL - SALA 2 CCC 3559/2015/47/CA11 d) No se advierte la existencia de registros de navegación de Internet, almacenados o borrados, posterior al día 15 de enero del año 2015 a las 12:26:17 horas.

    De adverso a ello, su computadora personal aparece teniendo una intensa actividad la mañana del domingo 18 de enero de 2015: el historial de navegación da cuenta del ingreso a diversos periódicos, redes sociales y un buscador entre las 10.01.49 horas y las 10.50.12 horas -recuérdese además que, para esa altura, el diario ya se encontraba desde tiempo antes en la puerta de servicio de su vivienda-.

    Conforme lo dicho, cabe reflexionar: si, por motivos desconocidos y en absoluta soledad, el estado de ánimo de N.A.N. había dado un brusco y dramático vuelco durante la noche del sábado y la madrugada del domingo de modo tal que decidió quitarse la vida con un arma que, sólo por casualidad, le había sido facilitada cuando se encontraba en plena actividad, la eliminación de los registros de su teléfono y la preocupación por conocer las noticias del día es, lógica mediante, irrazonable.

    Si, de adverso a ello, la víctima urdió un plan para hacerse de un arma que le permitiera ejecutar posteriormente su decisión de quitarse la vida, la premeditación que ello implica es absolutamente incompatible con el ritmo de trabajo que mantuvo desde allí

    hasta el momento de su muerte.

    Más absurdo aún es que, en ese hipotético y oscuro estado se hubiese preocupado por alimentarse dos horas antes de tomar la dramática decisión. Recuérdese que la Junta Médica del Cuerpo Médico Forense, al evaluar distintos parámetros que podrían incidir en la determinación del intervalo post mortem, concluyó “…Atento a las características y cantidad del contenido gástrico observado, es razonable categorizarlo como una comida ligera, conforme a la clasificación de A. y, estimar en aproximadamente 2 horas, el tiempo transcurrido entre la última ingesta y la muerte…” -conf. fs. 4811/5013 de la causa principal-.

    Sobre el punto, ha de decirse que si bien la Junta Pericial llevada a cabo por profesionales de las ciencias psiquiátricas y psicológicas dejó aclarado que la autopsia psicológica “…no pudo sustanciarse como tal por carecer de los mínimos elementos que la misma Fecha de firma: 01/06/2018 Firmado por: M.I., JUEZ DE CAMARA Firmado por: L.B., Juez de Cámara Firmado(ante mi) por: L.V.L., Secretaria de Cámara #31177655#207862348#20180601125837074 requiere…”, trabajándose en una aproximación psicobiográfica que resultó

    circunscripta y condicionada por diversos aspectos -tales como la falta de cotejo de documentación médica o de salud mental, las entrevistas con personas que no convivieron con N. las últimas 72 hs, la imposibilidad de inferir el entorno emocional inmediato y contexto y/o circunstancias, la insuficiencia de las videograbaciones del lugar del hecho-, no obstante ello concluyó que “…del grupo de personas entrevistadas y de las constancias de autos que se analizaron, no es posible inferir elementos de valor psicopátológico que permitan deducir que el occiso cursaba -al momento de su muerte- un síndrome o trastorno psíquico asociado a conducta autodestructiva…” -conf. fs. 13552/70-.

    En similares términos se expidieron los peritos de parte propuestos por las querellantes S.G. y S.R.N., al afirmar que “…no encontramos en la personalidad del Dr.

    N.A.N., indicadores de rasgos psico-clínicos vinculados a trastornos que lo tornen proclive a conductas autodestructivas, conductas de riesgo suicida u otras formas clínicas que nos indicaran la posibilidad de atentar contra su vida. No encontramos tampoco en los últimos momentos de su vida (día-horas) indicadores que pongan en evidencia esa condición…” -conf. fs. 13654/ 65-.

    Tales conclusiones no fueron contestes con aquellas a las que arribó el informe presentado por la defensa de D.A.L., en las cuales se señaló que “…es muy probable y con una muy escasa duda prudente en contrario, que el fiscal A.N. se hubiese quitado la vida…”. Aunque también se agregó “… que el suicidio hubiera sido inducido por alguien en forma dolosa desde fuera, es algo que escapa por completo a esta pericia, ya que la acreditación de ello debe correr por otra vía de probatoria, la perteneciente a la materia de comunicación, que no es competencia del experto (llamadas o mails)…”

    -conf. fs. 13672/81-.

    Pues bien. Las conclusiones a las que, por vía de aproximación, han arribado los diversos estudios psiquiátrico-psicológicos realizados, deben ser analizados -tal como sugiere el experto de la defensa-

    en conjunto con los diversos elementos colectados en autos.

    En lo que atañe a su estado anímico, debe mencionarse en primer lugar que su retorno al país no fue imprevisto sino Fecha de firma: 01/06/2018 Firmado por: M.I., JUEZ DE CAMARA Firmado por: L.B., Juez de Cámara Firmado(ante mi) por: L.V.L., Secretaria de Cámara #31177655#207862348#20180601125837074 Poder Judicial de la Nación CAMARA CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL - SALA 2 CCC 3559/2015/47/CA11 que había sido decidido previo a emprender su viaje. Pero también había planeado retornar a Europa para culminar su recorrido luego de formular la denuncia -conf. fs. 934-. Ello, a su vez, le había sido comunicado a G.B.G., empleada del nombrado, a quien le informó que estaría en el país entre el 12 y el 16 de enero de 2015 -conf. fs. 339/42- y a su secretaria privada -fs. 884/86-.

    Es de notar además que la denuncia tampoco había sido preparada intempestivamente, pues en autos se ha dado debida cuenta que la reunión de la prueba y la redacción de su texto fue un proceso que llevó más de un año de elaboración previo a su presentación.

    Lo único que para esa altura no se encontraba planeado era su concurrencia al Congreso de la Nación. Sin embargo, es oportuno destacar que fue el propio N.A.N. quien, sin titubeos y manteniendo la misma intensidad que tuvo al concurrir a una entrevista en un programa de televisión tras la presentación de la denuncia, aceptó sin restricciones la invitación que le fue cursada a efectos de exponer ante la comisión respectiva los pormenores de su proceder, centrándose a partir de entonces en la preparación de su exposición con decidida y activa dedicación.

    De hecho, todas las declaraciones de las personas que se comunicaron con N. el sábado 16 de enero de 2015, los mensajes de texto que pudieron recuperarse a través del aporte efectuado por ellos y las propias declaraciones de los imputados que tuvieron contacto con la víctima ese día, dieron cuenta que se encontraba abocado a la preparación de su presentación ante la citada comisión especial que lo recibiría en el Congreso Nacional el siguiente lunes 19, habiendo incluso programado reunirse con su secretaria a tales fines el domingo 18 de enero -conf. fs. 348/54-, y conceder una entrevista a una corresponsal extranjera el día lunes, luego de su concurrencia al citado organismo legislativo -conf. fs. 16453/6-.

    Las evidencias físicas directas -la posición del cuerpo al momento del hallazgo, la proyección hemática que presentaban ambas manos, la ausencia de partículas químicas compatibles con la deflagración-, los peritajes posteriores -forenses, tecnológicos y psiquiátricos-psicológicos-, y los testimonios que se refieren a la actividad desarrollada por la victima momentos previos al fatal desenlace, conforman Fecha de firma: 01/06/2018 Firmado por: M.I., JUEZ DE CAMARA Firmado por: L.B., Juez de Cámara Firmado(ante mi) por: L.V.L., Secretaria de Cámara #31177655#207862348#20180601125837074 el cuadro indiciario que habilita concluir que N.A.N. fue asesinado.

    IV.e. En lo que atañe al motivo, las circunstancias de tiempo, modo y lugar de ejecución, el contexto social e individual y los testimonios de las personas que tenían trato con la víctima en los diversos espacios de interacción alejan la posibilidad de que el homicidio fuera el resultado de una conducta precipitada por el devenir de una relación interpersonal.

    Antes bien, los indicios reunidos permiten concluir que N.A.N. fue asesinado entre el 17 y 18 de enero de 2015 en virtud de la denuncia que realizó como fiscal el día 14 de enero de 2015 y de la actividad que como consecuencia de aquella llevaría adelante inmediatamente después, encontrándose la primera prevista para el lunes 19 de enero de ese mismo año.

    La observación del contexto aporta los primeros indicios: N., que se encontraba a cargo de la Unidad Fiscal de Investigación del atentado terrorista perpetrado contra la sede de la AMIA, fue asesinado horas después de haber formulado una denuncia contra las máximas autoridades del Poder Ejecutivo Nacional y otras personas por haber encubierto a los presuntos responsables del atentado, y horas antes de exponer ante una comisión especial del Congreso Nacional los detalles de tan grave imputación.

    Si bien dicha circunstancia, por si sola, no permite definir el vínculo entre el homicidio y la actividad funcional de la víctima, el examen integral del escenario orienta la presunción en tal sentido.

    Téngase en cuenta que, pese a que la interrupción de su viaje era un dato conocido por pocas personas, su arribo al país el 12 de enero de 2015 -se desconoce incluso si desde antes- fue especialmente monitoreado por las cámaras ubicadas en el aeropuerto internacional Ministro Pistarini.

    Al procederse a la inspección del inmueble, en el interior del tacho de basura existente en la cocina se hallaron cortadas en pocos pedazos algunas hojas de la denuncia que había presentado días antes, pero que correspondían a una versión del documento cuya línea argumental había sido abandonada varios meses antes, precisamente Fecha de firma: 01/06/2018 Firmado por: M.I., JUEZ DE CAMARA Firmado por: L.B., Juez de Cámara Firmado(ante mi) por: L.V.L., Secretaria de Cámara #31177655#207862348#20180601125837074 Poder Judicial de la Nación CAMARA CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL - SALA 2 CCC 3559/2015/47/CA11 aquellas que aludían al pedido de detención de la máxima autoridad del Poder Ejecutivo Nacional -conf. fs. 20.553/80-.

    A su vez, debe repararse en que, además de las medidas de seguridad con que contaba el complejo habitacional en que vivía, en derredor de la víctima no sólo existía personal de inteligencia que monitoreaba su actividad -conf. fs. 20581/8 y 20590/7, entre otras- sino que además tenía asignada custodia de diversas fuerzas de seguridad en razón de las amenazas que el nombrado -como consecuencia directa de su función-, había recibido y se dirigían tanto a su persona como a su entorno familiar, desde tiempo antes. Incluso, se ha dado cuenta que, para el mes de diciembre de 2014, existían informes que daban cuenta que el nivel de alerta que rodeaba su persona se había elevado -conf. fs. 302 y siguientes, 676/9, 1626/8 y 8748/70, entre otras-.

    Pese a la presencia de tales barreras formales el hecho fue planeado y ejecutado en un momento clave de su actividad como fiscal sin enfrentar mayores obstáculos ni encender la más mínima alerta.

    O. que, en su concreción, debió contarse con tiempo suficiente para modificar la escena, no sólo en lo que atañe al cuerpo de la víctima y elementos circundantes sino también a través de la alteración de los registros en los aparatos tecnológicos que eran de su propiedad.

    Ello, además, favorecido por la existencia de cámaras de vigilancia no operativas, demoras en el ingreso a su departamento, irrupción indiscriminada de personas al lugar, invasión del perímetro pericial por personas ajenas a los expertos y deficiente relevo del lugar, identificación, selección y levantamiento de rastros en los momentos inmediatamente posteriores al hallazgo del cuerpo.

    No se desconoce que algunas de las cuestiones aquí apuntadas conforman, al menos hasta el momento, el objeto de investigación de otros sumarios. Sin embargo, no caben dudas en cuanto a que el examen del hecho no puede realizarse aislado de su contexto, el cual no sólo incluye el momento y lugar del hallazgo sino también el análisis extendido del espacio temporal y físico que lo rodearon con la finalidad de procurar una respuesta suficientemente razonable a la motivación y, a partir de allí, avanzar en la cabal individualización de todos sus responsables.

    Es de notar además que todo lo hasta aquí

    apuntado se produjo en un contexto particular, rodeado de llamativas, Fecha de firma: 01/06/2018 Firmado por: M.I., JUEZ DE CAMARA Firmado por: L.B., Juez de Cámara Firmado(ante mi) por: L.V.L., Secretaria de Cámara #31177655#207862348#20180601125837074 reiteradas y no habituales comunicaciones entre funcionarios de diversas áreas del Estado Nacional -algunos de ellos abarcados por la denuncia que había formulado N. días antes- que se extendieron desde la noche del sábado hasta avanzado el domingo -incluyendo casi ininterrumpidamente horarios de madrugada-, hallándose actualmente la instrucción dirigida a ahondar en derredor de tales extremos.

    El momento en que se cometió el delito, el grado de organización evidenciado y la amplitud de la cobertura colocan en una razonable perspectiva funcional el desarrollo del hecho, pues todos ellos se presentan como indicios de entidad suficiente como para sustentar seriamente como hipótesis que el destino de N.A.N., que se desempeñaba como F. de la Unidad Fiscal de Investigación del Atentado Terrorista perpetrado contra la sede de la AMIA, fue decidido a consecuencia de la naturaleza, gravedad y alcances de la denuncia que presentara unos pocos días antes.

  6. Conforme cuanto se ha expuesto, ha quedado a esta altura suficientemente acreditado que, pese a la protección que, formalmente, existía en derredor de N.A.N. -del edificio, de prefectura, de policía federal y, eventualmente, de otros organismos de inteligencia-, existió un punto ciego temporal que sirvió a la comisión del hecho ilícito.

    Recuérdese entonces que la víctima, receptando la invitación que le había sido dirigida, se encontraba a escasas horas de concurrir al Congreso Nacional a fin de exponer las razones de la grave denuncia formulada contra las máximas autoridades del país, alcanzando su actividad una repercusión pública de naturaleza visible hasta para los más ajenos al devenir judicial y político.

    A dicho contexto debe sumarse que se encontraba amenazado desde tiempo antes, siendo dicha circunstancia conocida tanto por las autoridades como por los responsables directos de brindarle protección.

    Sin perjuicio de ello, al menos una persona pudo entrar a su departamento, asesinarlo y dejar el lugar -favorecido por diversas y selectivas disfuncionalidades de los mecanismos de filmación-

    sin que se encendiera la más mínima alerta hasta su tardío -y ensombrecido-

    hallazgo.

    Fecha de firma: 01/06/2018 Firmado por: M.I., JUEZ DE CAMARA Firmado por: L.B., Juez de Cámara Firmado(ante mi) por: L.V.L., Secretaria de Cámara #31177655#207862348#20180601125837074 Poder Judicial de la Nación CAMARA CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL - SALA 2 CCC 3559/2015/47/CA11 Es en base a ello que el a quo escuchó en declaración indagatoria a quienes se encontraban a cargo de su custodia entre el sábado y el domingo, describiéndoles su conducta como “el haber incumplido los deberes funcionales que tenían a su cargo el día 17 de enero de 2015, al no proteger a su custodiado en forma debida, en consonancia con lo estipulado por el Protocolo de Actuación n° 7 para la Custodia de Funcionarios y Dignatarios -aprobado mediante resolución n°

    266 del 15 de febrero de 2012 de la Jefatura de la Policía Federal Argentina y publicado por la ODI n° 52 de dicha fuerza-. Concretamente, sus incumplimientos ayudaron a la perpetración del ilícito, por cuanto ello facilitó el ingreso del arma homicida al domicilio del custodiado, franqueó

    el acceso de los ejecutores del hecho, permitió que estos lleven adelante su accionar sin riesgo de ser descubiertos, determinó su salida impune del lugar e impidió tomar conocimiento del hecho en forma inmediata a su producción…”.

    De esa forma, agrega, posibilitaron “…la concreción del hecho ocurrido entre las 20.00 horas del sábado 17 de enero de 2015 y las 10.00 horas del domingo 18 de enero de 2015, cuando una o más personas -aún no identificadas- ingresaron al departamento donde residía el F.N., sito en la calle A.V. n° 450, Complejo "Le Parc", T.B., piso 13°, departamento "2" de esta Ciudad a quien debían custodiar, el que luego de ser reducido, fue trasladado hasta el baño ubicado en el cuarto principal de la vivienda, donde le habrían dado muerte a través de un disparo en la cabeza ejecutado mediante un arma de fuego marca "Bersa" calibre .22, serie n°

    35.099 registrada a nombre de D.Á.L. y utilizada a modo de ‘arma amiga’, la que permitió simular un suicidio…”.

    Tal descripción de los hechos fue cuestionada por la querella inmediatamente después de sus materializaciones -fs.

    2368/73 de las actuaciones complementarias-, sin perjuicio de lo cual y más allá de cuanto se dirá infra en punto al curso instructorio que debe seguirse en estos actuados, ese es el marco sobre el cual habrán de examinarse las concretas responsabilidades que, hasta el momento y con la provisoriedad que caracteriza su dictado, han sido atribuidas.

    V.a. L.I.M.F. de firma: 01/06/2018 Firmado por: M.I., JUEZ DE CAMARA Firmado por: L.B., Juez de Cámara Firmado(ante mi) por: L.V.L., Secretaria de Cámara #31177655#207862348#20180601125837074 Toda la actividad desarrollada por el nombrado el día domingo 18 de enero de 2015 deja sin respaldo razonable cualquier explicación ensayada al respecto.

    Recuérdese que tras su arribo al edificio junto a N. alrededor de las 11 de la mañana de ese día, no fue sino recién a las 13.46 horas que intentó comunicarse con N., repitiendo su intento a las 14.24 horas y a las 16.31. Sin perjuicio del resultado negativo obtenido hasta ese momento, fue a las 16.38 horas que la preocupación lo hizo llamar a una de las colaboradoras de la fiscalía, y luego de varios intercambios de comunicaciones y pese a conocer a partir de allí que el silencio de N. no era exclusivo para con ellos -circunstancia sobre la que pretende justificar su accionar - fue recién a las 17.24 horas que decidió

    subir junto a N..

    Aún cuando fue en esa misma oportunidad que, conforme refiere, resultaba raro que el diario aún se hallara en la puerta y que no se escucharan ruidos de la radio o del televisor dentro del departamento -algo que era común que ocurriera-, volvió sobre sus pasos e intentó nuevas comunicaciones con los colaboradores de la víctima.

    Hasta aquí, precisamente, ya se verificaba una “situación fuera de lo normal” que exigía que estuviera “más alerta de lo habitual” –conf. fs. 11151/60-.

    T. en cuenta que, a esa altura del día, nadie había podido ubicar a N.A.N., y M. conocía perfectamente la denuncia que había formulado el nombrado, su trascendencia y la presentación que debía efectuar el día lunes ante la comisión especial del Congreso. De hecho, y según refirió, fue en razón de dicha actividad que se habría sugerido la realización de un “servicio adelantado” para ese día.

    Sin perjuicio de ello, y a soslayo de la gravedad que -para esa altura- presentaba la situación, emprendió un recorrido por demás sugestivo, pues tras siete horas de intriga, dejó el lugar y partió con N. en búsqueda de la madre de la víctima para que aportara la llave del inmueble, dejando solo el domicilio de la víctima.

    Arrancó a partir de allí un no menos llamativo procedimiento hasta lograr finalmente el ingreso al departamento: buscaron a la madre, a una amiga de esta, regresaron a la torre, una llave puesta del Fecha de firma: 01/06/2018 Firmado por: M.I., JUEZ DE CAMARA Firmado por: L.B., Juez de Cámara Firmado(ante mi) por: L.V.L., Secretaria de Cámara #31177655#207862348#20180601125837074 Poder Judicial de la Nación CAMARA CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL - SALA 2 CCC 3559/2015/47/CA11 lado interno de la puerta de servicio y una clave del ascensor principal que no respondió al mando derivó en un nuevo viaje al domicilio de la madre, todos nuevamente a bordo del vehículo, a efectos de obtener la agenda que corroboraría el número ingresado.

    Según el imputado “nosotros a esa altura estábamos preocupados. Esto fue a las 19.30 o 19.45 hs. No le dimos aviso a ningún superior porque ya estaba la madre y porque no sabíamos si el doctor estaba o no ahí…” – conf. fs. 2479/657-, mas su afirmación es inconsistente si se repara en que, para esa altura, ya sabía que las puertas se hallaban trabadas por dentro.

    Finalmente, un nuevo intento fallido derivó en la convocatoria de un cerrajero que terminó franqueando el acceso a la vivienda alrededor de las 22.30 horas.

    Si dicho proceder resulta difícil de aceptar conforme las reglas de la lógica, lo sucedido a partir de allí agrava el cuadro: pese a que habían pasado más de diez horas sin haber tenido noticias de N. -quien, debe recordarse, no contestó el timbre ni los llamados efectuados tanto por el imputado, como por N., sus empleados y su madre-, que el diario no había sido recogido, que su vehículo se hallaba en el lugar, que fue necesario convocar a un cerrajero por cuanto la puerta de ingreso a la vivienda se encontraba trabada desde adentro, el imputado siquiera sintió curiosidad por ingresar al inmueble a efectos de conocer lo que había ocurrido.

    Lógica mediante, toda la actividad desarrollada por el imputado y que fuera aquí descripta, sólo resulta compatible con la imputación que -al menos hasta aquí- se le ha dirigido, razón por la cual y sin perjuicio de cuanto resulte del avance de la encuesta, habrá de homologarse el auto de mérito dictado a su respecto.

  7. b.A.N. A idénticas conclusiones corresponde arribar en lo que atañe a A.N..

    En ningún momento se ha exigido al nombrado que su función la ejerciera en el interior del departamento de N.. La imputación que se le dirige deriva, concretamente, del incumplimiento de sus funciones con la finalidad de encubrir al autor o autores del homicidio Fecha de firma: 01/06/2018 Firmado por: M.I., JUEZ DE CAMARA Firmado por: L.B., Juez de Cámara Firmado(ante mi) por: L.V.L., Secretaria de Cámara #31177655#207862348#20180601125837074 perpetrado, procurando a través de su accionar la impunidad de sus responsables.

    En esa dirección, sus explicaciones ensayadas hasta la fecha -conf. presentación de fs. 11161/11171 y declaración indagatoria prestada a fs. 2660/838 de las actuaciones complementarias-, examinadas bajo las reglas de la lógica, no logran contrarrestar el cuadro indiciario que se alza en su contra: las inconsistencias de su relato y las contradicciones que presenta en relación a la versión dada por su consorte conforman el escenario que habilita su sometimiento a proceso en los términos prima facie definidos por el a quo.

    En este punto, toda la secuencia relatada al tratar la situación de M. se proyecta sin más sobre el aquí imputado, toda vez que permaneció en todo momento junto a él durante las once horas que transcurrieron hasta el hallazgo del cuerpo sin vida de N..

    En particular, a las 14.24 horas el imputado también intentó comunicarse con N. con resultado negativo, al igual que las llamadas que le cursó a las 16.35 horas y 17.14 horas. Luego de ello, a las 17.24 horas subió junto con M. al departamento, tocaron el timbre de la unidad, advirtió que el diario se encontraba en la entrada, que no se oía ningún tipo de ruido en su interior, recibió posteriormente las llamadas de diversas personas que se desempeñaban con N. en las que le transmitían la preocupación derivada de la falta de respuesta.

    Ello, además, en momentos previos a que el magistrado se presentara ante la comisión especial del Congreso Nacional a efectos de exponer en detalle las circunstancias de la grave denuncia que efectuara.

    Sin perjuicio de ello, abandonó junto a M. el lugar en búsqueda de las llaves de ingreso al inmueble revelando de tal forma que su preocupación no era la situación en que podría hallarse el custodiado sino que se pudiera ingresar a su vivienda sin violentar la puerta de acceso.

    Pese a la situación dada, el imputado pretende convencer que “…los intentos fallidos de comunicación con el Sr. Fiscal no fueron tomados como una situación extraña o anormal que nos diera el indicio de que algo malo le estaría sucediendo, sino simplemente que consideramos estar frente a una circunstancia que no acontecía todos los Fecha de firma: 01/06/2018 Firmado por: M.I., JUEZ DE CAMARA Firmado por: L.B., Juez de Cámara Firmado(ante mi) por: L.V.L., Secretaria de Cámara #31177655#207862348#20180601125837074 Poder Judicial de la Nación CAMARA CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL - SALA 2 CCC 3559/2015/47/CA11 días, pero tratándose de fin de semana, momentos en que el doctor descansaba o bien decidía no salir de su domicilio, y que en otras oportunidades, luego de estar largas horas esperándolo, nos avisaba que no saldría y que podíamos retirarnos a nuestro domicilio; pensamos que estaríamos frente a este caso…”

    Incluso en el contexto referenciado, pretende hacer pasar como razonable que tras ingresar al inmueble junto a la madre de la víctima, el hallazgo del cuerpo en el interior del baño, rodeado de un charco de sangre que se notaba seca -según afirmó-, permitía presumir que se encontraba desvanecido y era aceptable receptar la sugerencia de la madre del occiso de requerir el servicio médico de la medicina prepaga.

    Sin embargo, sostener -como pretende- que dicho lapso temporal se encontraba dentro del “tiempo prudencial” de espera, que no era extraño que no le atendiera el teléfono a ninguna de las personas que intentaron comunicarse con él, que su vehículo estuviera en el lugar, que hubiesen tocado timbre y no obtuvieran respuesta y que la puerta de servicio se hallara trabada por dentro, son circunstancias que no sólo carecen de la lógica desincriminante pretendida, sino que -de adverso a ello- se comportan como elementos que conforman un cuadro indiciario con la suficiente fuerza probatoria como para sostener su responsabilidad en el hecho atribuido, del modo prima facie definido por el Sr. Juez.

    V.c. N.O.D. Es razonable sostener, a esta altura, que su actividad no se llevó a cabo dentro de los deberes propios de su función, ceñida especialmente a la custodia del magistrado.

    Poco importa entonces a este respecto la aplicabilidad o no del Protocolo de Actuación n° 7 para la Custodia de Funcionarios -complementario de las estipulaciones del Decreto Ley n°

    333/58 y las previsiones del art. 20 de Ley Orgánica de la Policía Federal Argentina (0.D.

  8. N° 174 del 18/09/2008)-, objeto de agravio de la defensa, sino razones de lógica elemental: las características metódicas, estrictas y distantes con las que los imputados se refirieron a la personalidad de N.A.N. son precisamente las mismas que debieron llevarlo a actuar de manera diametralmente opuesta a la verificada.

    Sin dudas, durante ese fin de semana la situación del F. no era la misma: a las amenazas que ya pesaban en su Fecha de firma: 01/06/2018 Firmado por: M.I., JUEZ DE CAMARA Firmado por: L.B., Juez de Cámara Firmado(ante mi) por: L.V.L., Secretaria de Cámara #31177655#207862348#20180601125837074 contra se sumaba la mayor alerta derivada de la denuncia que formulara dos días antes, y sobre la que habría de exponer dos días después. De ello se encontraba en cabal conocimiento el imputado, quien afirmó que uno de los coimputados había informado que ese lunes debían presentarse los diez custodios para asistir a N. en el Congreso Nacional.

    Pese a ello, el día sábado partió en diferentes oportunidades del edificio junto a su compañero de guardia, dejando en todas esas ocasiones sin protección al...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS