Sentencia de CAMARA FEDERAL DE CORRIENTES, 31 de Julio de 2015, expediente FCT 036019469/2007/2

Fecha de Resolución31 de Julio de 2015
EmisorCAMARA FEDERAL DE CORRIENTES

Poder Judicial de la Nación CAMARA FEDERAL DE CORRIENTES FCT 36019469/2007/2 Corrientes, treinta de julio de dos mil quince.

Vistos: los autos caratulados “D. B., R. Genaro Filippo,

H., J., C.ón Ilegal de

la Libertad Agravada (Art. 142 inc. 1º)”, Expte. N° FCT 36019469/2007/2 del

registro de este Tribunal, provenientes del Juzgado Federal de Paso de los Libres.

Considerando:

Que las actuaciones individualizadas en el exordio arriban a esta Cámara,

en virtud de los recursos de apelación promovidos por las defensas de los

encausados C. y H. (fs. 1927/1930), Ramón

Genaro Díaz Bessone (fs. 1934/1941) y J. (fs. 1943/1947 vta.),

todos contra la resolución N° 06L (fs. 1869/1905 vta.) por medio de la cual la

titular de la judicatura de anterior grado dispuso el procesamiento de los

nombrados en orden a los delitos provisoriamente imputados, que encontrarían

como víctima a E. H. A.. Asimismo, se verifica recurso de

apelación deducido por la defensa de P. a fs. 1988/1989 y vta. contra la

providencia Nº 104L (fs. 1949) que rechaza in limine la nulidad planteada en

punto a la desestimación de la producción de diligencias propuestas por esa parte.

Constatado que fuera el cumplimiento de los requisitos de admisibilidad

formal, la Dra. M. de A. manifiesta que vota ratificando su

postura expresada respecto de la garantía del juez natural en las Acordadas Nº

248/09, Nº 60/12 y concordantes dictadas por este Tribunal, incorporando sus

fundamentos. Los restantes miembros del Tribunal expresan que ratifican su

posición de continuar con el trámite recursivo. Atento a lo resuelto por mayoría,

se procede al tratamiento de los agravios expuestos por el recurrente.

A esta altura, corresponde adentrarse al tratamiento de los agravios

expuestos por los recurrentes, los que, en lo medular, serán desarrollados

conforme al orden en que fueron planteadas las referidas impugnaciones.

La defensa de C. F. y H. M. J. F. plantea la

nulidad del decisorio recurrido por haberse valorado elementos probatorios de

otras causas tramitadas ante el mismo juzgado de anterior grado (Exptes. Nº 1

18.239/04 y Nº 119.468/07), los que –según sostiene el recurrente no fueron

agregados por cuerda al presente legajo, lesionándose elementales derechos y la

garantía del debido proceso. Al respecto, sostiene que en el punto II, apartado 2º

del auto atacado (Contexto Histórico – Plan Sistemático), la magistrado de

anterior grado tiene por probados los hechos investigados en otra causa, que no

forman parte de este legajo ni se halla agregados por cuerda, concluyendo sobre

dicha base que sus defendidos han cometido delitos de lesa humanidad.

Continua diciendo que se habría analizado erróneamente el actuar del

Destacamento de Inteligencia 123 de Paso de los Libres y su vinculación con

operativos llevados a cabo por unidades de combate, la que no tendría

dependencia alguna de la Brigada de Infantería III, siendo una unidad técnica,

agregando que al momento de haber acaecido presuntamente el hecho investigado

en autos (22/03/76), no había golpe de estado por lo que no se podría hablar de

dependencia con la Junta Militar.

Critica el apartado V de decisorio apelado, cuando sostiene que el referido

Destacamento de Inteligencia 123 desplegó una serie de acciones tendientes a

recabar datos sobre E., información que procesada transformó al

nombrado en un blanco de detención, interrogatorio y posible eliminación, habida

cuenta que dicho análisis no se corresponde con la estructura funcional del

Ejército ni del Destacamento de Inteligencia 123, cuyo trabajo era la reunión de

información pero no su procesamiento o la toma de decisiones de la índole

indicada. En idéntico sentido, niega que el aludido D. remitiera

informes al Batallón de Inteligencia 601, insistiendo en destacar que el Ejército

contaba con personal idóneo en el Regimiento de Infantería 5 o el Grupo de

Fecha de firma: 31/07/2015 Firmado por: R.L.G., JUEZ DE CAMARA Firmado por: M.G.S., JUEZ DE CAMARA Firmado por: SELVA A.S., JUEZ DE CAMARA Firmado(ante mi) por: C.O.G., SECRETARIO DE CAMARA Poder Judicial de la Nación CAMARA FEDERAL DE CORRIENTES FCT 36019469/2007/2 Artillería 3, que dependía del Batallón III en sus áreas de Personal, Inteligencia,

Operaciones y Logística, identificados como S1, S2, S3 y S4 respectivamente.

Cuestiona el análisis de la testimonial brindada por Gladis del Carmen

Acosta, en atención a la subjetividad del mismo y los cambios reiterados con

respecto a la narración realizada en Expte. Nº 969/76 caratulado “Autores

Ignorados S/Supuesta Privación Ilegítima de la Libertad e Infracción al art. 2 de

la ley 20.840 – Víctima: E.”.

Le agravia que se sostenga que se halla debidamente acreditado que

F., como J. del Destacamento de Inteligencia 123, emitiera y retrasmitiera

órdenes para que el crimen se ejecutara, toda vez que en la causa no existen

órdenes en tal sentido ni se halla demostrado que sus asistidos cumplieran

mandatos que implicaran la comisión de delitos, no exponiéndose de qué

informes o documentos emerge tal afirmación.

Tacha de violatorio a los principios constitucionales del debido proceso y

la defensa en juicio, el hecho de que se atribuya a sus asistidos el pertenecer a una

asociación ilícita con sustento en el procesamiento dispuesto en Expte. Nº 1

19468/07 del registro del juzgado de origen, habida cuenta no determinarse en

qué momento prestaron su consentimiento para la conformación de aquélla,

quiénes la componían y qué funciones cumplían.

Sostiene que la resolución puesta en tela de juicio resulta ser violatoria del

principio constitucional de inocencia, desde que atribuye a F. la ejecución de

operativos externos por la circunstancia de figurar en la estructura del

mencionado Destacamento (Libro Histórico) como encargado de la Sección

Ejecuciones, cuando la tarea del nombrado consistía en la remisión de

información obtenida, agregando que incorrectamente se lo ubica en la época de

ocurrencia de los hechos investigados (1976) en el rango de Capitán, cuando este

era Teniente y el de menor jerarquía dentro del Destacamento de Inteligencia 123.

Hacer reserva del Caso Federal y del recurso Extraordinario para el supuesto de

una resolución adversa a sus pretensiones.

Por su parte, la Defensa Oficial que representa a Ramón Genaro Díaz

Bessone plantea la nulidad absoluta de la resolución atacada por violación de

principio de congruencia, carecer de fundamentos y de valoración de la prueba

colectada en autos, en los términos del art. 123 del CPPN. Al respecto, alega que

la decisión recurrida se funda en la sola voluntad de la magistrado a quo, pues –a

su modo de ver no se ha incorporado prueba de manera correcta que demuestre

de manera directa o indirecta el reproche penal provisoriamente atribuido a su

defendido. Sigue diciendo que se ha violado el debido proceso por falta de

fundamentación del auto atacado, habida cuenta que se atribuye a su asistido el

integrar una supuesta asociación ilícita sin probar, aún con el grado de

probabilidad que se exige para el dictado del procesamiento, que rol cumplió,

cómo obró, que acciones ejecutó y en que lapso de tiempo lo habría hecho dentro

de dicha asociación, de conformidad a lo exigido por el art. 210 del Código Penal.

Alega que no existe una sola prueba que se relacione directa o indirectamente con

aseveraciones efectuadas al analizar la “materialidad del hecho ilícito”,

destacando que el único elemento instrumental donde aparece la orden de

detención de A. no se halla firmado por su asistido y data de fecha posterior a

su desaparición.

Cuestiona que se traiga a colación la causa 13/84 al sopesar

específicamente la asociación ilícita, pues –en opinión de la defensa nada tiene

que ver con la presente instrucción, no habiendo sido investigada la conducta de

D. en el referido proceso, criticando, asimismo, que se sostenga que el

Destacamento 123 dependía del nombrado por la posición jerárquica que ocupaba

en el Ejército Argentino, omitiendo probar qué ordenes emitió, cómo y quién las

habría ejecutado, haciéndose meras referencias a conductas de los coimputados,

insuficientes para conmover el estado de inocencia del que goza.

Fecha de firma: 31/07/2015 Firmado por: R.L.G., JUEZ DE CAMARA Firmado por: M.G.S., JUEZ DE CAMARA Firmado por: SELVA A.S., JUEZ DE CAMARA Firmado(ante mi) por: C.O.G., SECRETARIO DE CAMARA Poder Judicial de la Nación CAMARA FEDERAL DE CORRIENTES FCT 36019469/2007/2 Afirma que el decisorio impugnado contiene interpretaciones equívocas,

reiterando argumentos que esta Cámara habría revocado en el caso de la

asociación ilícita, sin que haya variado la prueba que se utilizó en la referida

oportunidad, agregando que se advierte un grosero error cuando expresa que su

asistido “…retrasmitió ordenes que provenían de la Junta Militar…”, pues al

momento del hecho objeto de investigación imperaba el régimen democrático,

gobernando la Sra. I. de P., produciéndose el Golpe de Estado

que instauró la mencionada Junta el 24 de marzo de 1976, siendo que la

desaparición de A. es un hecho ocurrido mientras imperaba el régimen

democrático, no siendo competencia de su asistido en esa época dar órdenes para

detener personas como se sostiene en el auto puesto en tela de juicio.

Continúa diciendo que se omite especificar cuáles son los elementos de

convicción incorporados al expediente cuyo examen permite concluir que Días

Bessone conformaba una asociación ilícita y que dio la orden de secuestro y

desaparición de A., alegando que la orden de detención del nombrado no

lleva la firma de su asistido, como tampoco consta en la misma que V. la

deba retrasmitir por disposición de aquél, destacando el hecho de que...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR