Sentencia de TRIBUNAL ORAL FEDERAL DE PARANÁ - SECRETARIA EJECUCION PENAL, 8 de Julio de 2017, expediente FPA 013000001/2012/TO01/5

Fecha de Resolución 8 de Julio de 2017
EmisorTRIBUNAL ORAL FEDERAL DE PARANÁ - SECRETARIA EJECUCION PENAL

Poder Judicial de la Nación TRIBUNAL ORAL FEDERAL DE PARANÁ

raná, 08 de julio de 2017.

VISTO:

El presente legajo N°FPA 13000001/2012/TO1/5 caratulado “CÉPARO, A.R.P.I.. ART. 144 BIS EN CIRC. ART. 142 INC. 1,2, 3, 5”; Y CONSIDERANDO:

I.a). Que a fs. 132/146 vta. el Sr. Defensor Dr. J.E.O. interesa se conceda la prisión domiciliaria a su defendido A.R.C., en virtud de lo establecido en los arts. 32 inc. a) de la ley 24.660. En su sustento cita los arts. 18 y 75 inc. 22º de la C.N. y tratados internacionales de rango constitucional, especialmente arts. 9.1, 9.3 y 14.2 del PIDCyP y art. 7 de la CADH. Acompaña documental médica a fs. 93/131.

En fundamento de su solicitud expresa que la concesión del arresto domiciliario no debe ser interpretada como una facultad discrecional del juez sino como un derecho de las personas en conflicto con la ley penal. Ello, en tanto la protección de la salud de las personas en situación de cárcel tiene un fundamento humanitario que cuenta con resguardo constitucional.

Remarca que la atención médica que recibe su pupilo en la Unidad Penal Nº 1 resulta escasa, inadecuada o nula, y que para supuestos como el presente se creó el instituto de la prisión domiciliaria. Luego, prosigue su argumentación efectuando un análisis histórico del instituto cuya aplicación pretende para su ahijado procesal.

Refiere que, los informes médicos informan que Céparo “…evidencia un deterioro severo de su salud, afectada por patologías de elevado riesgo… y que obran expuestas claramente en el material médico que se encuentra en la causa y a los cuales se le agregan nuevos informes médicos…” (cfr. fs. 134).

Prosigue su relato afirmando que de acuerdo al material médico compulsado, se está ante un geronte de 68 años de edad, con antecedentes importantes de exposición constante y continua al estrés “…en donde se destaca el dolor torácico recurrente crónico de aparición súbita con sensación de muerte, cardiopatía isquémica (Angioplastia con stent diagonal), la psicopsiquiatría depresiva con trastornos de angustia, gastritis crónica moderada, hipotiroidismo Fecha de firma: 08/07/2017 descompensado, obeso, sedentarismo, escotoma superior en ambos ojos Firmado por: N.M.B., JUEZ DE CAMARA Firmado(ante mi) por: F.A.M., SECRETARIO DE JUZGADO #29259626#183415526#20170708212229521 sinónimo de ceguera parcial, temporal y permanente, síndrome vestibular, deterioro cognitivo, dislipemia, y otras, que con el correr del tiempo de prisión se han ido agravando de modo paulatino debido a la permanente acción deletérea propia de la coerción penal sostenida… …medicación irregular, imposibilidad de rehabilitación especializada cardiovascular y sobre todo, la zozobra permanente de saber que, de producirse una descompensación inesperada, se ingresaría en grave riesgo de vida…” (cfr. fs. 134 y vto.).

Remarca luego que en fecha 07/03/2017 C. fue atendido en el Sanatorio Adventista del Plata, oportunidad en la que presentó “…cansancio, apatía e indiferencia, depresión, disminución de memoria y de la capacidad de concentración mental, piel seca y cabello quebradizo, fragilidad de uñas, aumento de peso (más de 15 kg.) con disminución de apetito y no por el aumento de ingesta, estreñimiento y somnolencia excesiva. Edema duro de miembros inferiores y superiores”, arribándose “al diagnóstico de Hipotiroidismo”. Agrega que “el trastorno de la visión y la patología gástrica no se evidenciaban en Céparo antes de su ingreso al Penal….” (cfr. fs. 135 vto., el resaltado y subrayado es del original)

Añade que el interno C. padece pequeñas lesiones cerebrales, las que “se corresponden con la edad avanzada y la hipertensión, son los dos factores más frecuentes de las lesiones de la sustancia blanca, producida a través de la enfermedad de las arterias pequeñas que generan isquemia” (cfr. fs.

136 vto.). Asimismo destaca que sufre de pérdidas de equilibrio, y que dicha patología no fue detectada por ninguno de los profesionales de la unidad penal o el médico forense.

Pone luego de resalto el informe elaborado por el cardiólogo Dr.

R.A., con el que –según refiere- se acredita que A.C. es un paciente de 68 años con antecedentes de cardiopatía isquémica y -entre otras afecciones que padecería el condenado-, trastornos de angustia y depresión “que requiere de una terapéutica farmacológica de rehabilitación psiquiátrica y cardiovascular controlada de ejercicios físicos, alejados de toda situación de estrés” (cfr. fs. 138 vto).

Fecha de firma: 08/07/2017 Firmado por: N.M.B., JUEZ DE CAMARA Firmado(ante mi) por: F.A.M., SECRETARIO DE JUZGADO #29259626#183415526#20170708212229521 Poder Judicial de la Nación TRIBUNAL ORAL FEDERAL DE PARANÁ

Seguidamente refiere a lo resuelto por el Tribunal Oral en su anterior postulación sobre un planteo similar, y remarca que pese a lo decidido en dicha oportunidad –a su entender- el encierro impide la recuperación de Céparo, como así también el tratamiento adecuado de las múltiples enfermedades adquiridas durante su encierro. En ese andarivel, critica los informes efectuados por el Médico de la Excma. Cámara Federal de Apelaciones de la Jurisdicción y justifica la negativa de su asistido a ser atendido por el Área de Sanidad de la Unidad Penal Nº1 en función de que -entiende que- la atención médica que le proporciona la institución penitenciaria es deficitaria y que, en su reemplazo, optó por las consultas médicas extramuros.

Remarca que ningún establecimiento carcelario argentino se encuentra en condiciones de brindar tratamientos de contención y apoyo en caso de urgencias a minusválidos gerontes con poli-patologías como las que padece su asistido.

Cita precedentes jurisprudenciales que considera de aplicación al caso de marras, consigna el lugar de cumplimiento de la medida solicitada y la cuidadora/garante personal, y ofrece prueba documental (la que se agrega a fs.

93/131). Solicita pericia médica y peticiona que se acuerde en favor de su defendido el beneficio del arresto domiciliario.

I.b). Que, complementando su solicitud, a fs. 152 y vto. la defensa comparece a los fines de adjuntar informe médico de parte suscripto por el Dr.

M.N.C. (fs. 153/169) y ofrece perito de parte. En su informe, el Dr.

Castex concluye su evaluación médico legal respecto de Céparo –por compulsa de la documentación médica que la defensa le suministrara- afirmando que “se trata de un enfermo en claro estado crónico –no necesariamente agudo sino en los períodos de descompensación- de distrés severo y en progreso”. Expresa que “El causante por consiguiente encuadra claramente en los incisos a) y/o c) que modifica el art. 32 de la ley 24.660”. Concluye en que “Por tales motivos en el momento actual, de no impulsarse una opción morigeradora en el modo de detención en el que se encuentra incurso el causante, se lo estaría poniendo en estado de un innecesario riesgo para su salud y vida”. Por último propone la Fecha de firma: 08/07/2017 realización de una junta para la realización de una peritación médico legal.

Firmado por: N.M.B., JUEZ DE CAMARA Firmado(ante mi) por: F.A.M., SECRETARIO DE JUZGADO #29259626#183415526#20170708212229521 II). Que, corrida la pertinente vista el Sr. Fiscal General, Dr. José

Ignacio Candioti, se expide a fs. 173/179 interesando el rechazo del pedido de prisión domiciliaria efectuado por la defensa técnica de A.R.C..

Comienza su dictamen referenciando precedentes de la Excma. Corte Suprema de Justicia de la Nación, en los que el alto Tribunal se expidió respecto del instituto interesado por la defensa en causas de lesa humanidad, en este sentido destacó los fallos “Vigo”, “O.R.” y “Alespeiti”.

Agrega que, en razón de que se ha afirmado –por la CFCP- que el arresto domiciliario comporta objetivamente un aumento del riesgo de fuga de quien se encuentra acusado por la comisión de delitos de lesa humanidad, no basta que se acredite la concurrencia de algunas de las causales previstas en el art. 32 de la ley 24.660, sino que además deben ponderarse los peligros que ello supondría para la consecución de los fines del proceso.

Añade que en casos como el presente la decisión debe fundarse en informes médicos cuya realización debe preferentemente realizarse por el Cuerpo Médico Forense de la C.S.J.N..

Remarca que, en referencia al inciso a) del art. 32 de la ley 24.660, debe verificarse si C. padece de una enfermedad cuya recuperación o tratamiento se encuentre impedida por su alojamiento en la Unidad Penal Nº1, que ello exige “1º) que el interno posea una patología debidamente acreditada a través de exámenes médicos; 2º) que la recuperación o tratamiento de la dolencia no pueda realizarse de ningún modo (‘resulte impedida’) por su alojamiento en una institución penitenciaria; 3º) que no corresponda su internación en un establecimiento hospitalario, y 4º) que el arresto en su domicilio permita abordar eficazmente dicha recuperación o tratamiento”.

En este sentido, el titular de la acción penal pública sostiene que, en el caso, no se ha dado cumplimiento a lo dispuesto en el art. 33 de la ley 24.660, por lo que el Ministerio Público Fiscal no puede tener por constatada la existencia de una enfermedad comprendida en el...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR