Sentencia de Sala SALA, 12 de Junio de 2014, expediente CPE 000477/2014/7

Fecha de Resolución12 de Junio de 2014
EmisorSala SALA

Poder Judicial de la Nación LEGAJO DE APELACIÓN DE R.P.J.W. FORMADO EN LA CAUSA N° 477/2014, CARATULADA:

B.K.; W.R.P. SOBRE INFRACCIÓN LEY 22.415 EN TENTATIVA

. J.N.P.E. N° 8. SEC. N° 15.

EXPEDIENTE N° CPE 477/2014/7/CA1. ORDEN N° 25.897. SALA “B”.

Buenos Aires, 12 de junio de 2014.

VISTOS:

El recurso de apelación interpuesto por la defensa oficial de R.P.J.W. a fs. 211/215 vta. de los autos principales (fs. 32/36 vta. del presente)

contra la resolución de fs. 162/175 vta. del mismo legajo (fs. 17/30 vta. de este incidente), en cuanto por aquélla se dictó el auto de procesamiento del nombrado por considerárselo “prima facie” coautor del delito previsto por el art. 864, inc. “d”, del Código Aduanero, con la circunstancia agravante establecida por el art. 866 segundo párrafo, segundo supuesto, del mismo cuerpo legal, en grado de tentativa, y se dispuso la prisión preventiva y la traba de un embargo respecto de aquél.

La presentación de fs. 46/50 vta. de este incidente, por la cual la defensa oficial de R.P.J.W. informó en los términos del art. 454 del C.P.P.N.

Y CONSIDERANDO:

  1. ) Que, en los autos principales a los cuales corresponde este incidente, se imputa a R.P.J.W. haber intervenido, junto con K., en el intento de extraer del país, el día 13 de abril de 2014, en el vuelo IB-6844 de la empresa aerocomercial Iberia, con destino a la ciudad de Madrid, Reino de España, y posterior conexión al vuelo IB-3214 de la misma empresa aérea,

    con destino final a la ciudad de Bruselas, Reino de Bélgica, “…la cantidad aproximada de mil ochocientos cincuenta (1850) gramos (incluida la resina que la recubre) de sustancia presuntamente estupefaciente (cocaína)…”, la cual se encontraba acondicionada en el interior de “…cinco artesanías de resina…” que fueron halladas en la valija que K. despachó en la calidad de pasajero de aquel vuelo (confr. fs. 1/3, 13/20 y 118/120 vta. de los autos principales, y el considerando 1° de la resolución recurrida).

  2. ) Que, en cuanto a la decisión del juzgado “a quo” de dictar un auto de procesamiento respecto de R.P.J.W., la defensa oficial del nombrado discrepó con la valoración de los elementos de prueba a partir de la cual el Poder Judicial de la Nación tribunal de la instancia anterior desestimó las manifestaciones que R.P.J.W. y K. efectuaron al prestar la declaración indagatoria para negar que el primero de los nombrados haya estado en conocimiento de la razón verdadera por la cual K. estaba interesado en visitar la República Argentina, relativizó

    el hecho de que R.P.J.W. no haya concurrido el día 13 de abril de 2014 al Aeropuerto Internacional de Ezeiza a pesar de encontrarse entre las personas mencionadas por el listado de pasajeros del vuelo por el cual K. pretendió

    salir del país, y sustentó la estimación provisoria sobre la intervención culpable de R.P.J.W. en el hecho investigado.

  3. ) Que, contrariamente a lo argumentado por la parte recurrente,

    los elementos de prueba existentes en la causa al tiempo del dictado de la resolución cuestionada, y los colectados con posterioridad, los cuales también deben ser tenidos en cuenta en esta instancia, aunque la incorporación de aquéllos haya sido sobreviniente a la interposición del recurso en examen (doctrina de Fallos: 266:148; 308:1489 y 313:701, entre otros; R..

    Nos. 80/11, 623/11, 738/11, 161/12 y 158/13, de esta Sala “B”, también entre otros), constituyen un cuadro probatorio idóneo y suficiente para sustentar,

    con el alcance exigido por el art. 306 del C.P.P.N., la estimación provisoria acerca de la intervención culpable de R.P.J.W. en el hecho respecto del cual se dictó el auto de procesamiento recurrido.

  4. ) Que, en el sentido indicado por el considerando que antecede, corresponde establecer que el hecho de que K. haya manifestado,

    al prestar la declaración indagatoria, encontrándose incomunicado, que R.P.J.W. desconocía que el primero de los nombrados intentaría extraer del país la sustancia estupefaciente secuestrada en autos, no constituye una circunstancia de la cual se derive, como conclusión fáctica necesaria, que R.P.J.W., efectivamente, fue ajeno al desarrollo de aquel suceso.

    En efecto, una manifestación de aquel tenor, considerada en abstracto, también podría encontrar una explicación posible en razones de otro tipo, incluso opuestas a la cual se mencionó por el párrafo anterior, de modo que deviene ineludible, a los fines de la presente, valorar aquella circunstancia junto con las restantes que han podido establecerse, hasta el momento, con respecto a los sucesos investigados.

    Poder Judicial de la Nación 5°) Que, se encuentra suficientemente acreditado, con el grado de probabilidad propio de esta etapa del proceso, que R.P.J.W. y K. ingresaron a la República Argentina el día 7 de abril de 2014, desde la República de Chile, por el cruce fronterizo Paso de J., después de haber permanecido en la República del Perú desde el día 25 de febrero de 2014 hasta el día 6 de abril de 2014 (confr. fs. 37 y 60 de los autos principales, como también el pasaporte de K., secuestrado al momento de la detención de aquél, y los ejemplares de la “TARJETA ANDINA DE MIGRACIÓN” de la República del Perú, y de la “TARJETA UNICA MIGRATORIA” de la República Argentina, a nombre de R.P.J.W. y de K., secuestrados al momento de procederse al registro de la habitación N° 14 del Hotel Residencial “SOUTULLO”,

    reservados por la secretaría).

  5. ) Que, al prestar la declaración indagatoria, K. manifestó

    que, mientras se encontraba de vacaciones en la República del Perú junto con R.P.J.W., en donde permanecieron durante “…seis semanas…”, tuvo “…

    contacto con una persona de Francia y él me propuso un trabajo en Argentina…”, circunstancia a partir de la cual B. convenció a R.P.J.W. “…de la buena idea de recorrer la cordillera por Chile con el micro hacia Buenos Aires…”. Asimismo, manifestó que “…[e]l contacto de Francia [tenía], a su vez, un contacto en Argentina que se llama J.…”, con quien se encontró en una primera oportunidad “…en un restaurante en donde habla[ron] cómo [iban] a hacer las cosas, y la segunda vez que lo [vio], [fue] al hotel…”, en aquella segunda ocasión “…J. subió hasta [la] habitación cuatro horas antes de que [B.] dejara el hotel, para ir a abordar [el] vuelo de las 21.40 hs.,

    y allí [le] entregó las cosas…”.

    Con respecto a aquel tramo del viaje que K. realizó junto con R.P.J.W., el primero de los nombrados también manifestó: “…Mi amigo, con el cual fui de vacaciones a Perú, R.W., no estuvo presente en el momento que me entregaron las cosas y no sabe nada de todo esto […] La persona de contacto en Francia pagó mi pasaje y yo le pedí a mi amigo si me quería acompañar, pero mi amigo se pagó su pasaje. No hubo sugerencia de mi contacto para que viaje acompañado, porque fui directamente yo quien tuvo contacto con él y nadie más estuvo involucrado…” (confr. fs. 74/78 de los autos principales).

    Poder Judicial de la Nación 7°) Que, asimismo, R.P.J.W., también al prestar la declaración en los términos del art. 294 del C.P.P.N., manifestó: “…a principios de este año conoció a K., más o menos en febrero. En esa conversación me preguntó si iba a ir de vacaciones y si quería ir con él. Me contó que iba a Perú y me pareció una excelente idea, ya que tenía ganas de conocer. Como fue su idea,

    la mayoría de las cosas las arregló él, o sea, también donde íbamos a alojarnos y esas cosas […] Llegamos al hotel en Perú que él [en alusión a K.] había reservado, y la tercer noche nos robaron los celulares. Cada uno pagó su pasaje, y los demás gastos los pagábamos generalmente mitad y mitad. Lo único extraño que sucedió es que nos robaron el celular, pero por lo demás las vacaciones fueron muy agradables […] Mis vacaciones ya casi se terminaban, y K. me dijo que estaría bueno conocer la cordillera, pasar por Cuzco y por M.P., e ir por Chile hasta Argentina. Cuando llegamos a Argentina, K. comenzó a llamar a una persona en los locutorios por teléfono e Internet. Nos quedamos en el hotel, primero uno que queda en la calle La Rioja, llamó otra vez por teléfono desde un locutorio, y regresamos a este hotel ubicado en la calle La Rioja, se duchó, volvió a salir,

    y regresó con un celular […] Yo no sabía que K. tenía un celular hasta que lo escuché, y cuando él lo escuchaba sonar K. salía afuera para hablar. Cuando regresó, le pregunté quién era el que lo llamaba, y me respondió

    agresivamente que eran cosas que no me importaban […] A la noche recibió

    otro llamado al celular, y volvió a llamar a través del locutorio, y se que recibió alguna llamada de un tal J., y me dijo que tenía algo privado que hacer y que me fuera a comer algo. No me levanté enseguida pero al final me fui y al dirigirme hacia fuera puede ver quién era ese tal J.. Éste tenía una gorra con visera, lo ví de pasadas y ví que tenía panza y una mochila. Es de raza negra muy oscuro. No recuerdo su estatura. Cuando regresé ya se había ido el tal J., y mientras K. se bañaba, porque ya eran unas horas antes del vuelo en el que se tenía que ir, le pregunté quién era esa persona. Otra vez fue evasivo y no me quiso responder y entonces fue que decidí no viajar con él. Me quería convencer que fuera pero yo no quise. Mis vacaciones ya estaban por terminar y me quedaba poco dinero, pero no me importaba, no quise ir con él. K. se fue enojado, ni siquiera me saludó, y se tomó un taxi. Lo que yo quería era al día siguiente […]...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR