De los lectores: cartas & e-mails

 
EXTRACTO GRATUITO

Carta de la semanaUn daño a futuro para el paísTengo la impresión de que las demostraciones contra la reforma judicial se hacen pensando en la posible impunidad de los delitos cometidos durante el anterior gobierno kirchnerista, cuando el problema es mucho más serio. Nos estamos jugando el futuro del país, de la república, porque si se acomoda la Justicia para favorecer el salvataje de los actuales actores, va a quedar acomodada para todos los corruptos que vengan atrás y entonces ahí seremos Argenzuela.Esta es una realidad que deben tener en cuenta los responsables políticos a la hora de evaluar los intereses personales o inmediatos contra el daño que pueden ocasionar para el futuro de la patria que juraron defender.Ernesto Hammarmailto:inghammar@fibertel.com.arNosotros sabemosEl presidente Alberto Fernández expresó: "Nosotros sabemos a qué vinimos". Desafortunadamente nosotros también lo sabemos, por eso salimos a la calle el 17-A, arriesgándonos a perder la salud para no perder la libertad.Ricardo CommengeDNI 10.897.651Jueces profesionalesMe imagino con tristeza la clase de jueces que se pretende nombrar si van a necesitar denunciar las presiones mediáticas que pudieran recibir para el ejercicio del cargo. Pasé casi treinta años en el Poder Judicial y conviví con jueces de carrera y otros nombrados por influencias político-partidarias. A los primeros siempre los vi con reservas morales y vocación para defenderse solos. Recuerdo a mi querido colega de la Sala B de la Cámara Nacional en lo Civil, doctor Antonio Collazo. Cuando en épocas difíciles para la república debíamos fallar defendiendo nuestra Constitución nacional y la ley, muchas veces con una sonrisa decía: "Y, bueno, Palmieri, los jueces morimos con las botas puestas". Lo recuerdo con admiración y nostalgia.Espero que las nuevas generaciones sepan seguir su ejemplo.Jorge Horacio PalmieriDNI 4.198.710Morir sin compañíaEl morir acompañados es un derecho establecido por la OMS que todas las personas tenemos. Lo que pasó con Solange es una experiencia que nadie en esta vida debería vivir. Ella ya se murió y se llevó puesto el sufrimiento innecesario de no poder ver a su padre. Pero para su familia, que hoy tiene que seguir sacando fuerzas de no sé dónde para seguir con sus vidas, esa "no despedida" dejará una herida que, en el mejor de los casos, les llevará mucho tiempo poder cicatrizar y, ojalá, algún día, puedan sanar para volver a sentir paz. No quiero juzgar a quienes son los...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA