De los lectores: cartas & mails

Voto del conurbanoEl hecho de que el conurbano sea el que generalmente decide quién va a administrar los destinos del país es algo relativamente aceptable. Pero lo que no es correcto es que decida quién gobernará la provincia (en este caso ni siquiera es bonaerense), porque las necesidades y realidades del resto del distrito son totalmente diferentes a las del conurbano. La foto general en color publicada por LA NACION así lo demuestra y la diferencia de porcentaje en los partidos donde ganó el Frente de Todos no condice con la del resultado final.Mariano E. CorreaDNI 10.809.024Defensor del PuebloEl defensor del Pueblo está acéfalo desde hace más de diez años. Es una institución fundamental para la defensa de los derechos humanos. Su ausencia revela la endeblez institucional actual y la falta de consenso político entre las fuerzas parlamentarias. Se impone ahora nombrar democráticamente a alguien de probada honestidad cívica, que sea un bastión en la defensa de los derechos de los ciudadanos y la comunidad y que termine con las prácticas clientelistas y nepotistas. Tiene que actuar como vínculo dinámico con toda la sociedad, estando en contacto diario con las personas, y hacer honor a su nombre: defender los derechos de todos los habitantes, en especial los más carenciados y desprotegidos.Torcuato E. Finothenryfine@gmail.comHalloweenEn la edición de LA NACION del jueves pasado se le dedicó la página 28 a la celebración de Halloween. Al Día de la Tradición, 10 del actual, ¿se le dará igual espacio en diarios, radio y televisión? ¿Veremos gauchitos por las calles?Festejamos las costumbres de otros países, perdiendo personalidad. ¡Seamos argentinos!Nydia RodríguezDNI 2.338.962Industria vitivinícolaComo mendocino quiero comentar que hace más de 100 años que se presenta, en nuestra provincia, el mismo escenario de intervención estatal por la falta de rentabilidad en algunos sectores de la actividad vitivinícola, y que esta desdichada historia se ha repetido, con múltiples variantes, año tras año. A causa de un antiguo, arraigado y perjudicial criterio estatista, las pérdidas han sido siempre soportadas por el Estado en virtud de su indebida participación, directa o indirecta. Lo peor es que ninguna de esas intromisiones haya podido corregir los problemas de fondo, y por eso se siguen repitiendo desde hace tanto tiempo. Además, es un buen ejemplo de cómo los políticos apartan al Estado de sus funciones esenciales e incrementan arbitrariamente el...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR