De los lectores: cartas & mails

Carta de la semanaLa discusión gira en torno a si se debe o no bajar la edad de imputabilidad de los menores que delinquen o si previamente se deben crear las condiciones óptimas para su resocialización. Bajar la edad podría ser políticamente correcto pero? mientras tanto, ¿qué hacemos? ¿Permitimos que los mayores sigan utilizando a sus "socios menores" para delinquir? Está claro que seguimos concentrándonos en el problema y no en la solución. Esta consistiría en la formación de una infraestructura previa de contención y cambio. Si queremos rescatar y reformar menores, no sirve solo construir una mayor cantidad de cárceles. Seguramente esto solo colaboraría para que los menores se recibieran de "delincuentes profesionales". Como alternativa, existen fundaciones como María de las Cárceles, con programas intensivos de "segunda posibilidad", voluntariado, etcétera, que no reciben todo el apoyo que deberían tener, ni público ni privado. Parece que es necesario refrescar el ya conocido "argentinos, a las cosas". De todos depende que se genere un cambio real en la sociedad. Incluyéndote a vos, que sos la persona que acaba de terminar de leer esta carta de lectores. Muchas gracias por pensarlo.Mauricio Maurettemailto:maumaurette@gmail.comVenezuelaResulta muy curioso por no decir decepcionante que el papa Francisco critique abiertamente la construcción de un muro para evitar la entrada de inmigrantes no legales a los EE.UU., pero al mismo tiempo no analice las causas que justifican que millones de personas quieran huir de sus corruptos países populistas, creadores de pobreza y desesperanza, en busca de los beneficios de la libertad y condiciones de progreso de las que carecen.Jorge H. PalmieriDNI 4.198.710Con motivo de la ruptura de relaciones diplomáticas de Venezuela con los Estados Unidos, he escuchado en los medios, por parte de personas bien intencionadas, una infinidad de calificativos sobre el presidente Trump y los estadounidenses: "imperio", "usurpadores", "explotadores", "chupasangres", entre otros. La verdad, me han hecho reaccionar y creo que hay que hacer algo. Entonces, hago un llamado humanitario a todas las naciones de buena voluntad para que envíen psicólogos y sociólogos a la frontera sur de los EE.UU. a fin de hacer recapacitar a los miles y miles de hombres, mujeres y niños que, diariamente, engañados por el salvaje capitalismo, quieren ingresar al imperio. Deben advertirles que lo van a pasar peor que en sus países de origen, y...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba