De los lectores: cartas & mails

 
EXTRACTO GRATUITO

Carta de la semanaAlgo huele malEl ministro de Justicia, Germán Garavano, nos sorprende al declarar que "nunca es bueno que un expresidente sea detenido". Quisiera recordarle que lo que nunca es bueno es que un presidente robe, estafe, trafique armas u otros delitos. Nunca es bueno que, con la complicidad de senadores de la Nación -quienes se supone que nos representan- se utilicen los fueros para eludir a la Justicia. Nunca es bueno que procesos de corrupción lleven tantos años en ser juzgados y aun con sentencias firmes no se cumplan las sanciones de los veredictos.Parafraseando la frase incluida en Hamlet, de Shakespeare: "Algo huele a podrido en el reino de Dinamarca", podemos decir que algo huele a podrido con la Justicia en este país.Andrés ScheimbergDNI 13.080.010HumildadLos aportes de Elisa Carrió en la lucha contra la corrupción son indudables, y muchos valoramos su valentía y nos alegramos de que esté siempre atenta cuando otros se hacen los distraídos. Sin embargo, en los últimos tiempos algunas de sus declaraciones nos hacen creer que al parecer ha caído en las garras del divismo, con ciertos atisbos de soberbia. ¿A qué se refiere la diputada Carrió cuando se atribuye a ella misma los triunfos electorales de Cambiemos? Parece olvidar que cuando se presentaba como candidata con su propia lista, el porcentaje que obtenía solía languidecer entre el 1 y el 3%. Alguien debería advertirle que el histórico 50% que obtuvo en las últimas elecciones quizá no se debió a su persona, sino al partido y a las ideas que representaba.A muchos de los que creemos que Carrió es imprescindible en la vida democrática de nuestro maltrecho país nos gustaba más en la época en que vivía en consonancia con la humildad a la que la obligaba que solo la eligiera el 3%.José Luis SegadeDNI 11.266.703De crédito en créditoCorría la década del 70, irrumpía la inflación, algunos comerciantes aún no la conocían, comenzaría a nacer el endeudamiento. Cierto día, en una reunión de padres que acompañaban a las autoridades de un colegio a elaborar ideas para conseguir fondos para obras de restauración en la escuela, uno de los padres tomó la palabra y comentó que se podría sacar un crédito en el Banco Provincia, al vencer cancelarlo con uno del Banco Nación y al vencer este, cancelarlo con uno de un banco privado, cuyo gerente (y profesor mío del colegio) estaba allí presente. Este hombre se levantó de su silla para "acogotar" al sujeto, tuvieron que calmarlo y aplacar...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA