De los lectores: cartas & mails

 
EXTRACTO GRATUITO

Carta de la semanaPensar diferente no es ser un enemigoEl viernes pasado, recibí tantas cadenas de mensajes para bancar a "nuestro" presidente contra los empresarios corruptos, los sindicalistas, los cristinistas, los comunicadores mediáticos, que me entristeció más que el propio jueves negro que hemos vivido y signará nuestro devenir. La histórica dicotomía de la sociedad argentina, que en otros tiempos llamábamos "polarización" y se representaba como conservadores y anarquistas, peronistas y radicales, River y Boca, se ha transformado en la grieta de ellos "o" nosotros.Umberto Eco escribió "Construir al enemigo", un ensayo que los argentinos hemos convertido en una ciencia o un arte, según las preferencias. ¿Cuándo dejaremos los argentinos de considerarnos enemigos por el hecho de simpatizar con diferentes ideologías o propuestas políticas? ¿Por pensar diferente? Al fin y al cabo, la diversidad ha sido el motor para el enriquecimiento y la superación de las especies. Incluyendo la especie humana.Mientras sigamos considerando la diferencia como un enemigo, seguiremos involucionando como país y como humanos.Graciela L. CortezDNI 14.327.303.Tensión cambiariaDólar y emisiónCuando asumió Néstor Kirchner, en mayo de 2003, los pasivos monetarios del Banco Central (incluyendo Lebac) eran de 39.000 millones de pesos y las reservas, 31.300 millones de dólares. Esto equivalía a una "convertibilidad" de 1,25 pesos por dólar. Como el dólar cotizaba a $2,88, asumía con un peso muy devaluado y amplias reservas de dólares frente a los pesos existentes. El gasto público ascendía a 55.000 millones de pesos anuales. En 2015, Cristina Kirchner dejó el gobierno habiendo multiplicado por 25 veces la emisión monetaria y el gasto público existentes en 2003. Pero el dólar "oficial" valía unos muy modestos 9,50 pesos, muy por debajo del valor de "convertibilidad" de 40 pesos por dólar que resultaba de tomar los pasivos monetarios del BCRA (con Lebac) y las reservas de dólares (24.800 millones de dólares). A partir de diciembre de 2015 -déficit público mediante-, la emisión monetaria fue en promedio del 42% anual y llegamos al dólar de 40 pesos. Ese valor ya estaba potencialmente en diciembre de 2015, pero la alquimia de endeudarnos en dólares y esterilizar la consecuente emisión monetaria mediante colocación de Lebac difirió la explosión.En economía (como en la vida), puede hacerse cualquier cosa, salvo evitar las consecuencias.Ignacio NoelDNI 13.417.535Guarden...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA