De los lectores: cartas & mails

 
EXTRACTO GRATUITO

El paro general

Apología del delito

Mis abuelos inmigrantes llegaron a la Argentina sin más equipaje que la esperanza de vivir en paz, y dedicaron sus vidas al trabajo, el esfuerzo, el amor y la dedicación a nuestra patria, bendiciéndola cada día. ¿Qué sucede que la mala hierba lo quiere cubrir todo, destruyendo y dejando odio a cada paso? El lunes vi individuos haciendo apología del delito, a los gritos, con consignas ajenas al trabajo y al desarrollo, caras tapadas y cartelones de grupos sin más poder que la violencia. ¿Por qué no estaban trabajando, estudiando y produciendo por un país mejor? ¿Quiénes son? ¿Qué quieren? ¿Cuál es la respuesta de la Justicia ante las oprobiosas palabras que se dijeron y a los que se sintieron dueños del paso en autopistas y rutas, que son de todos? ¿Existe la justicia o es solo una ilusión?

Susana Juana Munichor

DNI 6.181.818

Trasfondo político

El paro del lunes no tuvo motivo alguno y fue destituyente, con un trasfondo político. Países que atravesaron guerras atroces, como Alemania y Japón (por citar solo dos), destruidos hasta sus raíces, se levantaron trabajando y no haciendo paros insensatos. Según el Gobierno se perdieron 28 mil millones de pesos solo por el capricho de nuestros líderes sindicales y el regocijo de la oposición. Esta misma gente se opone a que el FMI nos preste dinero y nos damos el lujo de desperdiciar esa suma. Mientras tanto llegan a la Argentina personas de otros países (Venezuela, por ejemplo) y consiguen trabajo. Y sin embargo tenemos compatriotas a los que mantenemos todos con subsidios. ¿Qué le pasa a este país, uno de los más ricos del mundo? La respuesta es muy simple: no quieren que salga adelante. Eso, para mí, se llama traición a la patria.

Jorge E. R. Lete

DNI 4.703.257

Derecho de peticionar

¿Cuándo será el día que el Poder Judicial y el Poder Ejecutivo hagan cumplir la Constitución? La huelga es "una cesación concertada de tareas, con abandono del lugar de trabajo y en defensa de intereses profesionales". Es lo que la Carta Magna ampara en el artículo 14 bis. El paro (como el de ayer) es, lisa y llanamente, un delito de sedición. ¿Por qué? Porque "toda reunión de personas o fuerza armada que se arrogue los derechos del pueblo o peticione a nombre de este" está incluida en ese delito, pues "el pueblo no delibera ni gobierna sino por medio de las autoridades y representantes establecidos por esta Constitución". No confundir con el "derecho de peticionar a las...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA