De los lectores: cartas y mails

El debate sobre el aborto

El predictamen del proyecto de aborto legal discrimina a muchos millones de argentinos que sostenemos o nos movilizamos en defensa de las dos vidas. La mayor parte cumplimos un papel importante en la sociedad o querremos hacerlo en el futuro, buscando promover el bien de los argentinos. Si el proyecto se aprobara y se penara con varios años de cárcel (hasta 5) o se tomaran otro tipo de medidas contra quienes quieran evitar el crimen del aborto, muerte de un niño por nacer, en su propia institución (sea o no esta religiosa), eso discriminará a muchos y por sostener motivos fundados, de conciencia. Por otra parte, amén de los motivos éticos y morales (hablamos de que en el aborto se mata a seres humanos), el proyecto es claramente discriminatorio hacia quienes sostienen, adhieren o profesan una religión. Por favor, construyamos un país que no discrimine a quienes quieran o querrán vivir libremente según su propia conciencia o valores religiosos y tengan una vocación de servicio en la dirección de instituciones sanitarias.

Jorge B. Aquino

DNI 20.410.270

Frente a tantas buenas ponencias y testimonios en favor de las dos vidas en el debate sobre el aborto, quisiera remarcar una idea para cada grupo de interés. A las mujeres adolescentes y jóvenes abandonadas al miedo por un embarazo en soledad, decirles que ya hay proyectos de ley presentados para acompañarlas hasta en lo práctico. A los diputados, que la violencia no es por falta de leyes, sino por causa de los mismos agresores, por lo cual hay que legislar contra los culpables y no contra el inocente. A los médicos y enfermeras que no saben cuándo empieza la vida, que aprendan de la ciencia, que ya lee el genoma humano. A los juristas, recordarles que no está en ellos definir "nuevos" derechos, sino reconocer los que brotan de la dignidad de la persona. A los grupos de variados géneros que fuerzan la realidad sin respetar la naturaleza, les recordamos que solo sirve y se puede transformar la realidad respetando la naturaleza de la persona y de las cosas. A los políticos, recuerden que juraron hacer el bien para todos, no para algunos, y que solo pasaran a la historia los valientes que sepan defender la virtud y el bien. A nuestro pueblo, pedirle que apoyemos políticas públicas orientadas a erradicar el mal desde las causas, no atacando las consecuencias.

Para el futuro, espero que podamos defender la vida y la familia como base de la organización social respaldada...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba