De los lectores: cartas & mails

 
EXTRACTO GRATUITO

Carta de la semana

La breve columna de Sergio Suppo referida a una visita guiada en el Museo Sarmiento, si bien escrita en forma irónica, me generó una profunda preocupación. No conozco cuáles son los títulos académicos de la guía en cuestión, pero, sin pretender que su discurso sea apologético, es inadmisible que destile semejante ignorancia, intencional o no. Aun los más enconados detractores de Sarmiento no pueden dejar de reconocer que fue una figura central del siglo XIX, que trasciende hasta nuestros días. La presencia mediática de seudohistoriadores, promovidos desde la anterior órbita oficial kirchnerista, ha sido nefasta en la conformación intelectual de las jóvenes generaciones. Su discurso, que no tiene en cuenta contextos ni circunstancias, está plagado de eslóganes y afirmaciones panfletarias que solo contribuyen a confundir, en lugar de generar lo que debería ser: una saludable confrontación de interpretaciones de hechos históricos.

Por mi parte, no puedo menos que transcribir las palabras de Jorge Luis Borges: "Ya se sabe la elección de los argentinos. Si en lugar de canonizar el Martín Fierro, hubiéramos canonizado el Facundo como nuestro libro ejemplar, otra sería nuestra historia y sería mejor".

Susana Beatriz Steinberg

DNI 5.619.380

República avasallada

Los que atentan contra la república son todos aquellos que no respetan sus instituciones y las normas establecidas en la Constitución y las leyes, y generan situaciones que afectan la convivencia civilizada. Como ejemplo paradigmático veamos lo que sucedió en el acto de inauguración de la Feria del Libro: un grupo de ciudadanos, supuestamente ilustrados por su condición de alumnos de profesorados, interrumpió, violentamente, la presentación que iban a hacer las autoridades del evento y dos ministros, para protestar contra una iniciativa del gobierno local que crea un instituto universitario para la formación de docentes, lo que está a consideración de la Legislatura. Esa actitud fascista se completó con la negativa de ese grupo de permitirle el uso de la palabra a un ministro de la Nación. Se violaron varios principios constitucionales y legales, con la violencia ejercida sobre los organizadores del acto; la pretensión de suplantar el sistema institucional, ya que la cuestión está siendo considerada por el órgano legislativo local; el menosprecio de los partidos políticos con representantes en ese órgano, que es el encargado de estudiar los proyectos y recoger todas las...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA