Lavagna y Massa tuvieron su cumbre, en secreto y sin fotos

 
EXTRACTO GRATUITO

Luego de recibir en su casa de Cariló -- al gobernador santafesino, , y al senador nacional , que en declaraciones posteriores se encargaron de subirlo a la carrera presidencial, se reunió anteayer, en su domicilio porteño, con . A solas, sin asesores ni fotos.El contraste puede interpretarse desde más de un extremo. Que se trató de un encuentro más de los que cada 15 días -y hace meses- comparten el exministro de Economía y el líder del Frente Renovador y que, como los anteriores, no necesitaba ser retratado ni divulgado. O que, en el otro extremo, no darlo a conocer fue la opción elegida para que el vínculo entre Massa y Lavagna no sea equiparado con el del resto de los feligreses que se acercan por estos días al economista.Las dos visiones eran parte de las teorías que ayer se aventuraban cerca de los protagonistas, que en todos los casos negaron que las versiones de una postulación nacional de Lavagna hayan generado tensión con el tigrense, quien ya blanqueó su ambición presidencial y tuvo en Lavagna, desde 2013, a un consultor y socio político, no un rival. No porque la candidatura de Lavagna sea una realidad, sino porque su sola mención proyecta una sombra que opaca los movimientos de Massa, de Pichetto y del tercer contendiente de Alternativa Federal, el gobernador salteño Juan Manuel Urtubey.La proyección real de esa sombra también es materia de debate. Con Lifschitz a la cabeza, quienes visitaron a Lavagna en estos últimos días no dudaron en señalar que el economista está interesado en dar la pelea, aunque plantearon condiciones que parecen hoy imposibles de concretar: que el exministro aceptaría ser candidato de una unidad opositora sin internas y con la potencia suficiente para superar la polarización entre el presidente Mauricio Macri y Cristina Kirchner.Para cumplir ese planteo, solo restaría convencer a Massa, Urtubey y a los votantes de la expresidenta.En el entorno cercano de Lavagna repiten el mismo mantra de otros años electorales: que el economista no piensa ser candidato, que cree que es tiempo de "los jóvenes" y que solo le interesa ayudar a construir una unidad electoral capaz de traducirse en un gobierno de unidad nacional.Interpretan que progresistas como el gobernador Lifschitz necesitan de una figura como Lavagna en la boleta...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA