Lasso no reconoce el triunfo de Moreno y hará impugnaciones

 
EXTRACTO GRATUITO

QUITO.- Pese a las impugnaciones y marchas de opositores frente al Consejo Nacional Electoral (CNE), el oficialista Lenín Moreno se presentó ayer en los balcones del Palacio de Carondelet, y como nuevo presidente electo, habló a la multitud reunida en la plaza mayor de Quito. "Jamás habrá un corazón más agradecido que el de este ciudadano con ustedes, por haberme elegido", dijo, mientras hacía con las manos un gesto de abrazo.

Según los datos del CNE, escrutado el 99,46% de los votos, la fórmula de Alianza País, Moreno-Jorge Glas logró en el ballottage de este domingo el 51,17% de los sufragios, y el binomio derechista de Movimiento Creo-Suma, el 48,83%.

Pero ante centenares de manifestantes reunidos cerca del edificio del CNE, Lasso no reconoció la derrota y calificó de "ilegítimo" el gobierno que se pretende instalar el próximo 24 de mayo.

La fiesta popular realizada frente al palacio de gobierno coincidió con la ceremonia de cambio de guardia presidencial. Allí, en los balcones, Moreno apareció junto al presidente Rafael Correa y el vicepresidente Jorge Glas. "¡Lenin, amigo, el pueblo está contigo!", gritó la multitud congregada en la plaza con papel picado y globos verdes, que identifican al movimiento.

Moreno, que siempre canta en cada uno de sus actos, entonó esta vez el "Feliz cumpleaños" para el presidente Correa, que cumple 54 años el jueves.

A algunos kilómetros del Palacio de Carondelet, en las cercanías del edificio del CNE, el ambiente no era de fiesta entre los partidarios de Lasso.

Subido a una camioneta, el candidato anunció que había denunciado los resultados ante la comisión de observadores de la OEA. "Aquí se pretende declarar ilegítimamente vencedor a quien no ganó las elecciones", dijo Lasso, y agregó que consideraba que él había sido el triunfador de los comicios "por 4 o 6 puntos", tal como señalaron las primeras encuestas en boca de urna.

El banquero...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA