Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil - Camara Civil - Sala H, 14 de Junio de 2019, expediente CIV 046962/2007/CA001

Fecha de Resolución14 de Junio de 2019
EmisorCamara Civil - Sala H

Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA H “Lamattina, A.D. y otro C/ Olmos, J.C. y otros s/

Daños y perjuicios”, E.. N° 46.962/07, Juzgado N° 21.-

En Buenos Aires, a días del mes de junio del año 2019, hallándose reunidos los señores jueces integrantes de la S. “H” de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, a los efectos de dictar sentencia en los autos: “Lamattina, A.D. y otro C/ Olmos, J.C. y otros s/ Daños y perjuicios” y habiendo acordado seguir en la deliberación y votado el orden de sorteo de estudio, el Dr. F. dijo:

  1. La sentencia de fs. 479/489 hizo lugar a la demanda entablada por M.E.L. contra J.C.O. y lo condenó a abonar al primero la suma de $75.000, más intereses y costas, e hizo extensiva la condena a Liderar Compañía General de Seguros S.A.

    Contra dicho pronunciamiento apelaron el actor y la aseguradora.

    El primero expresó agravios a fs. 511/516, los que no fueron contestados, mientras que la citada en garantía hizo lo propio a fs. 503/510 y mereció la respuesta de fs. 519/524.

  2. Antes de entrar en el tratamiento de los agravios, es pertinente destacar que la cuestión relativa a la forma en la que ocurrieron los hechos y la responsabilidad de los condenados se encuentra firme, ya que la decisión en tal sentido ha sido consentida por todas las partes.

  3. Seguidamente, analizaré la queja del actor respecto de la partida indemnizatoria otorgada en concepto de daño moral, no sin antes señalar que, respecto del encuadre jurídico que habrá de regir esta litis en cuanto a esa partida, atendiendo a la fecha en que se llevaron a cabo los hechos que le dieron origen, entiendo que resulta de aplicación al caso lo dispuesto la normativa contenida en el C.igo Civil, hoy derogado, por aplicación de lo dispuesto en el art. 7 del C.igo Civil y Comercial de la Nación, actualmente vigente, dado que la obligación de reparar los daños sufridos en el accidente de autos nació en el momento en que éste se produjo, sin perjuicio de señalar, claro está, que a idéntica solución final arribaría aplicando al caso las normas pertinentes de este último cuerpo legal.

    Fecha de firma: 14/06/2019 Alta en sistema: 18/06/2019 Firmado por: J.B.F., L.E.A.D.B., C.M.K., JUECES DE CÁMARA #14421907#237050788#20190612103838997 La Sra. juez de grado otorgó la suma de $40.000 por esta partida.

    De conformidad con los términos del art. 1078 del C.igo Civil, considero que se trata de un daño resarcible, que no tiene por objeto sancionar al autor del hecho, sino a reparar los padecimientos físicos y morales que debió soportar el damnificado como consecuencia del accidente, intentando compensarlos. No es fácil traducir en una suma de dinero la valoración de los dolores, sufrimientos, molestias, angustias, incertidumbres o temores padecidos por la víctima, pues sólo ella puede saber cuánto sufrió.

    Por ello se ha sostenido que para estimar pecuniariamente la reparación del daño moral falta toda unidad de medida, pues los bienes espirituales no son mensurables en dinero. Sin embargo, al reconocerse una indemnización por este concepto, no se pone un precio al dolor o a los sentimientos, sino que se trata de suministrar una compensación a quien ha sido injustamente herido en sus afecciones íntimas (Conf. O., A., "El daño resarcible", pág. 187; Brebbia, R., "El daño moral", Nº 116; M.I., J., "Reparación del dolor: solución jurídica y de equidad", en L.L. l978-D-648).

    Asimismo, la determinación del daño moral no se halla sujeta a parámetros objetivos, pues las aflicciones se producen en el ámbito espiritual de la víctima, por lo que su valoración debe efectuarse según la cautelosa discrecionalidad del juzgador ceñido a considerar la situación personal de aquélla (arts.163, inc. 5°, 165, 386, 456, 477 y concs., C..

    Procesal Civil y Comercial; arts.1078, 1083 y concs., C.. Civil) (conf.

    esta sala, 18/10/2002, Suraniti, J.S.c.R., M.A. y otro, DJ 2003-1, 247; id. 07/11/2007, C., M.E.c.A. del Sol S.A.

    y otro s/daños y perjuicios, La Ley Online, id. “M. de Z., Ana c.

    Lucero, A. s/daños y perjuicios”, 18/07/2008, ED Digital, (23/09/2008, nro 18251; id. “M., A.E. c. Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires s/daños y perjuicios”, 23/06/2008, ED Digital, (04/09/2008, nro. 04/09/2008).

    A los fines de determinar el monto indemnizatorio correspondiente al daño moral sufrido por la víctima a causa de un accidente de tránsito, Fecha de firma: 14/06/2019 Alta en sistema: 18/06/2019 Firmado por: J.B.F., L.E.A.D.B., C.M.K., JUECES DE CÁMARA #14421907#237050788#20190612103838997 Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA H deben tenerse en cuenta la índole de las lesiones padecidas y el grado de las secuelas que dejaren, para demostrar en qué medida han quedado afectadas su personalidad y el sentimiento de autovaloración (esta cámara, S.G., 31/08/2007, Mundo, P.M.c.P., O.A. y otros, LL, 04/10/2007, 7).

    Además, la indemnización por este concepto tiene carácter autónomo y no tiene por qué guardar proporción con los daños materiales (esta cámara, S.G., 01/03/2000, Z., M.A. c. Transporte Metropolitanos General R.S.A..

    Está acreditado que el actor a raíz del accidente sufrió lesiones que le produjeron las secuelas que se describen en la peritación médica, y claramente, además de ello, la propia vivencia del accidente debió haber provocado sentimientos de angustia que deben ser reparados.

    En esa línea de razonamiento, considero que la suma otorgada es escasa para resarcir este aspecto del reclamo, por lo que propondré su elevación a la de $85.000.

  4. En la sentencia de grado se dispuso que los intereses debían liquidarse a la tasa activa conforme al plenario “S., desde la fecha del hecho y hasta su efectivo pago.

    El actor solicita se aplique una tasa mayor, mientras que la aseguradora requiere la aplicación de la tasa pasiva.

    Sentado ello, diré que hasta la entrada en vigencia del nuevo C.igo Civil y Comercial esta S. venía aplicando el plenario “S. de M.L. c/Transporte Doscientos Setenta SA s/daños y perjuicios" (20-4-2009), que establece que, para el caso de intereses moratorios, corresponde aplicar la tasa activa cartera general (préstamos)

    nominal anual vencida a treinta días del Banco de la Nación Argentina allí

    fijada por todo el período indicado en la sentencia apelada (cfr. art. 303 del C.. Procesal).

    En este punto debo aclarar que la aplicación de los plenarios se debió a que si bien no se desconocía que el art. 303 del CPCCN había sido derogado por el art. 12 de la ley 26.853, en virtud del art. 15 de esa misma normativa, tal disposición recién entraría en vigor a partir de la efectiva Fecha de firma: 14/06/2019 Alta en sistema: 18/06/2019 Firmado por: J.B.F., L.E.A.D.B., C.M.K., JUECES DE CÁMARA #14421907#237050788#20190612103838997 integración y puesta en funcionamiento de los tribunales que allí se creaban, razón por la cual continuaría vigente hasta ese momento la doctrina plenaria.

    Sin embargo, si bien el artículo antes mencionado establecía la obligatoriedad de los fallos plenarios, ello suponía –claro está– la subsistencia de las normas legales en que aquellos se fundaban. (Colombo-

    K., C.igo Procesal y Comercial de la Nación. Comentado y Anotado, La Ley, Buenos Aires, 2011, pág. 267).

    Ahora bien, desde el 01/08/2015 entró en vigencia el C.igo Civil y Comercial que en su artículo 7 fija las pautas de derecho transitorio. Como los intereses son consecuencia de una relación jurídica existente, debe aplicarse la nueva ley.

    Esta S. viene aplicando desde hace...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR