Sentencia de Camara Contencioso Administrativo Federal- Sala I, 7 de Mayo de 2015 (caso LAHAM, ALBERTO ELIAS c/ DIRECCION GENERAL IMPOSITIVA s/RECURSO DIRECTO DE ORGANISMO EXTERNO)

Fecha de Resolución: 7 de Mayo de 2015
Emisor:Camara Contencioso Administrativo Federal- Sala I
 
EXTRACTO GRATUITO

Poder Judicial de la Nación 57052/2013; L., A.E. c/ DIRECCION GENERAL IMPOSITIVA s/RECURSO DIRECTO DE ORGANISMO EXTERNO Buenos Aires, 7 de mayo de 2015.- IBP Y VISTOS; CONSIDERANDO:

  1. Que a fs. 365/372, en virtud de decidir sobre los recursos de apelación deducidos contra las resoluciones Nº

    122/05, 123/05 y 40/08 -emitidas por el Jefe de División Revisión y Recursos de la Dirección Regional Norte AFIP-DG I- el Tribunal Fiscal de la Nación resolvió: a) confirmar las determinaciones de oficio con sus respectivos intereses, así como la multa aplicada en el Impuesto a las Ganancias (IG) por el período fiscal 2001; b) revocar la multa aplicada sobre el Impuesto a los Bienes Personales (IBP) por el período fiscal 2001; c) reencuadrar la multa aplicada en el IG por el período fiscal 2000 en las disposiciones del art. 45 de la ley 11.683; d) rechazar los beneficios de litigar sin gastos e intimar a la actora a ingresar la suma de pesos $18.731,55, en concepto de tasa de actuación.

    Para así decidir, el Tribunal comenzó

    por indicar el resultado del informe final de inspección, del cual se extrae que las últimas declaraciones juradas presentadas al momento de la inspección fueron las del año 2000 en ambos impuestos (IBP e IG), que la actora no declaró importe alguno en el rubro Inmuebles, Inversiones y R., y que se verificó la existencia de depósitos en la cuenta bancaria de su titularidad, los cuales, según manifestación del contribuyente responden a dinero en efectivo que tenía ahorrado, sin que dicha situación se corrobore en sus declaraciones juradas del IBP e IG del período 1999.

    Luego, dio tratamiento a las nulidades planteadas por la actora y concluyó que las resoluciones determinativas atacadas satisfacen los requisitos establecidos por el art. 7 de la ley 19.549, así como también el contribuyente encuentra resguardado su derecho de defensa en juicio. En tal sentido, sostuvo que los agravios esgrimidos por la actora constituyen argumentos que hacen a su disconformidad con la forma en que resolviera el juez administrativo, por lo que no resultan ser un fundamento válido para lograr la nulidad de los actos.

    Fecha de firma: 07/05/2015 Firmado por: J.E.A.C.M.G.S.G.F. Firmado por: C.M.G., JUEZ DE CAMARA Firmado por: J.E.A., JUEZ DE CAMARA Firmado por: S.G.F., JUEZ DE CAMARA Poder Judicial de la Nación 57052/2013; L., A.E. c/ DIRECCION GENERAL IMPOSITIVA s/RECURSO DIRECTO DE ORGANISMO EXTERNO Posteriormente, centró su análisis en lo que considera la verdadera cuestión de hecho y prueba a la que refiere la causa, la cual radica en el hecho de si la actora la actora había podido acreditar, o no, el origen de los depósitos verificados en cuenta bancaria de su titularidad. En tal sentido, indicó que la contribuyente no produjo prueba alguna que demuestre que los depósitos bancarios constatados provenían de la venta de inmuebles o automotores más allá de las pruebas producidas a fs. 205/208 y 281/299, las cuales no fueron satisfactorias para demostrar sus afirmaciones. En razón de ello, determinó que el monto de dichos depósitos constituye un sólido elemento indiciario respecto del volumen y naturaleza de los ingresos de la actora, por lo que consideró a las diferencias entre los depósitos bancarios depurados y los ingresos declarados por el responsable como ingresos omitidos de declarar, conforme lo dispuesto en el primer párrafo del art. 18, ley 11.683.

    En tal sentido y al confirmar las resoluciones apeladas en tanto determinan el IG y el IBP, señaló que los intereses constituyen una indemnización debida al Fisco como resarcimiento por la mora en que ha incurrido el contribuyente en la cancelación de sus obligaciones tributarias, indicando que, según el criterio seguido por la Corte en el precedente “Citibank NA (TF 15575-I) c/ D.G.I.”

    (CSJN, C. 911. XXXV), solamente cabe su exención cuando la mora no le es imputable al deudor (art. 509 Cod. C., quedando circunscripta a casos en los que las circunstancias excepcionales ajenas al deudor -que deben ser estrictamente apreciadas- impiden a éste el oportuno cumplimiento de su obligación tributaria, situación que no se configura en autos y motiva la confirmación de los intereses debidos.

    Ulteriormente, revocó la multa aplicada en los términos del art. 46 en el IBP por el período 2001, con motivo de la falta de presentación de declaraciones juradas dicho período por parte de la actora y toda vez que que la figura normada en dicho artículo, con anterioridad a la reforma de la ley 25.795, no incluía en el tipo a la omisión dolosa, sino que requería para su configuración la presentación de declaraciones juradas que no se correspondan con la realidad.

    Fecha de firma: 07/05/2015 Firmado por: J.E.A.C.M.G.S.G.F. Firmado por: C.M.G., JUEZ DE CAMARA Firmado por: J.E.A., JUEZ DE CAMARA Firmado por: S.G.F., JUEZ DE CAMARA Poder Judicial de la Nación 57052/2013; L., A.E. c/ DIRECCION GENERAL IMPOSITIVA s/RECURSO DIRECTO DE ORGANISMO EXTERNO A continuación, reencuadró la multa aplicada en los términos del art. 46 en el IG por el período 2000 en la multa del art. 45, estimando que medió una clara deficiencia por parte del Fisco en orden a poner de relieve las circunstancias indicativas de la existencia de dolo, ya que éste sólo demostró la existencia de acreditaciones bancarias de la actora cuyo origen no ha podido justificar, mas no se ha puesto en evidencia maniobra alguna que estuviera dirigida a ocultar el hecho imponible, más allá de la mera omisión de declarar íntegramente la materia gravada.

    Así también, confirmó la multa aplicada en los términos del art. 45 en el IG por el período 2001, debido a que la actora no ha acreditado circunstancia exculpatoria alguna que le permita ser eximida de la sanción.

    Finalmente, precisó que no ha quedado acreditado en forma fehaciente que el Sr. A.E.L. se encuentre imposibilitado de obtener créditos, ni que se encuentre en estado de cesación de pagos que le impida afrontar los gastos que demanda la presente causa, por lo que procedió a denegar los beneficios de litigar sin gastos solicitados.

  2. Que el decisorio fue apelado por la actora a fs. 374 y 376, quien en sus agravios de fs. 388/408 –replicados por la demandada a fs. 428/430vta- manifiesta, en primer término, que el Tribunal Fiscal de la Nación confunde la falta de capacidad económica con la falta de capacidad contributiva y que éste no ha merituado ninguna de las pruebas ofrecidas y producidas en torno a la concesión de los beneficios de litigar sin gastos, toda vez que alega haber acreditado que no se ha desempeñado como empleado en relación de dependencia desde el mes de diciembre del año 1998 (mes siguiente al cese laboral), que no es titular de bienes inmuebles ni automotores y que la esposa cuenta con una jubilación mínima, contando con los ingresos justos y necesarios para cubrir las necesidades básicas.

    En segundo término, se agravia respecto de la validez de las resoluciones determinativas resuelta por el Tribunal a Fecha de firma: 07/05/2015 Firmado por: J.E.A.C.M.G.S.G.F. Firmado por: C.M.G., JUEZ DE CAMARA Firmado por: J.E.A., JUEZ DE CAMARA Firmado por: S.G.F., JUEZ DE CAMARA Poder Judicial de la Nación 57052/2013; L., A.E. c/ DIRECCION GENERAL IMPOSITIVA s/RECURSO DIRECTO DE ORGANISMO EXTERNO quo frente a los planteos de nulidad efectuados. En tal sentido, indica que las resoluciones vulneran su derecho de defensa al mismo tiempo que adolecen de causa y motivación, por cuanto se efectuaron teniendo como único fundamento los depósitos bancarios realizados en las cuentas del Banco Societe Generale de titularidad de la accionante, no habiendo aportado el Fisco elemento probatorio alguno que permitiere demostrar que aquellos responden a ingresos gravados por la actividad que realiza el Sr.

    L..

    Luego, sostiene la improcedencia de las determinaciones de oficio practicadas, por entender que en ningún modo resulta adecuada la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA