El kirchnerismo abre en el Consejo un juicio contra un camarista de Bahía Blanca

 
EXTRACTO GRATUITO

El Consejo de la Magistratura tiene previsto decidir hoy si envía a juicio político al presidente de la Cámara Federal de Bahía Blanca, Néstor Montezanti, acusado por una supuesta vinculación con la Triple A. Todo indica que el plenario va a abrir el jury y va a suspender de inmediato al camarista.

La semana pasada, la Comisión de Disciplina y Acusación del Consejo aprobó un dictamen acusatorio contra él, que fue impulsado por el kirchnerismo y contó con el apoyo del radical Ángel Rozas y la abogada Adriana Donato. Sólo el juez Leónidas Moldes defendió a Montezanti. El otro magistrado que integra la Comisión, Luis Cabral, se abstuvo de votar. Cabral es uno de los referentes de la lista bordó en la interna de los jueces, la lista más crítica del Gobierno. Por todo esto, el escenario es muy malo para Montezanti. Si en el plenario todos vuelven a votar como lo hicieron en la comisión, al oficialismo le alcanza para enviarlo a juicio.

Si además lo suspenden, en la Cámara Federal de Bahía Blanca, que tiene cinco jueces, va a quedar un solo titular. Todos los demás cargos podrán ser cubiertos por subrogantes que designe el Consejo. En esta jurisdicción se investigan acusaciones por facturación falsa contra el empresario Lázaro Báez, socio de los Kirchner. Juan Suris, a quien Montezanti le confirmó el procesamiento, habría emitido -a través de un entramado de sociedades- facturas falsas, algunas de las cuales fueron utilizadas por empresas de Báez.

Según los cargos que se le adjudican a Montezanti, él tuvo "conductas palmariamente incompatibles con la vigencia de los derechos humanos" y "comportamientos indecorosos, arbitrarios y despóticos" con colegas y subordinados.

Montezanti enfrenta en paralelo una causa penal donde fue llamado a indagatoria y declarado rebelde por su supuesta participación con delitos de lesa humanidad. El juez que lo citó, Alejo Ramos Padilla, es un subrogante cuyo nombramiento fue muy cuestionado: para designarlo a él desplazaron a otro subrogante que estaba en funciones, Santiago Ulpiano Martínez. La ley indica que un subrogante debe tener la misma estabilidad en el cargo que un juez titular hasta tanto se cubra la vacante que motivó su designación. La decisión de cambiar a Martínez por Ramos Padilla (juez federal de Dolores, perteneciente a Justicia Legítima) la tomó el kirchnerismo en soledad, con el único apoyo de la jueza Gabriela Vázquez. La Asociación de Magistrados lo calificó como un "inadmisible avance de la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA