Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil - Camara Civil - Sala I, 3 de Marzo de 2020, expediente CIV 075855/2015/CA001

Fecha de Resolución: 3 de Marzo de 2020
Emisor:Camara Civil - Sala I

Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA I

EXPTE. Nº 75.855/2015 JUZGADO Nº 44

KASTEN, R.G. Y OTRO c/ BARRETO,

L.A. Y OTROS s/DAÑOS Y PERJUICIOS

ACUERDO:

En la Ciudad de Buenos Aires, Capital de la República Argentina, a los días del mes de marzo de dos mil veinte, reunidos en acuerdo los señores jueces de la S. I de la Cámara Civil para conocer en los recursos interpuestos en los autos “KASTEN, R.G. Y OTRO c/ BARRETO,

L.A. Y OTROS s/DAÑOS Y PERJUICIOS”

respecto de la sentencia de grado el Tribunal estableció la siguiente cuestión a resolver:

¿Se ajusta a derecho la sentencia apelada?

Practicado el sorteo resultó que la votación debía hacerse en el orden siguiente: D.. R., CASTRO y GUISADO.

A las cuestiones propuestas el Dr. R. dijo:

  1. La sentencia de grado, de fs. 329/341, hizo lugar a la demanda interpuesta por R.G.K. –en su carácter de conductor del rodado Fiat Palio, dominio DZF-859- y G.R.K.- en su carácter de titular registral del rodado referido-, contra L.A.B. y La Cabaña SA condenándolos a abonar la suma de $179.800 dentro del plazo de diez días, con más intereses y las costas del juicio. Asimismo extendió la condena –en la medida del seguro- a Protección Mutual de Seguros del Transporte Público de Pasajeros en los términos del art. 118 de la ley de Seguros.

    Dicho decisorio fue apelado por ambas partes. La actora presentó sus agravios a fs. 390/394, cuyo traslado no fue respondido.

    Por su parte, la demandada presentó sus fundamentos a fs. 378/384 y 387 (adhesión), los que fueron replicados a fs. 395/396. Asimismo la Fecha de firma: 03/03/2020

    Alta en sistema: 04/03/2020

    Firmado por: P.M.G.-.P.E.C.-.J.P.R., JUECES DE CÁMARA

    citada en garantía se agravió a fs. 374/376, los que fueron contestados también a fs. 395/396.

  2. Ante todo, cabe señalar que teniendo en cuenta la fecha en la que se produjo el siniestro de autos, de conformidad con lo dispuesto por el art. 7 del nuevo Código, la normativa aplicable es aquella vigente al tiempo de la ocurrencia del hecho. Ello es así

    porque es en esa ocasión en la que se reúnen los presupuestos de la responsabilidad civil, razón por la cual el caso será juzgado en base al Código de V.S., (conf. A.K. de C., “La Aplicación del Código Civil y Comercial a las relaciones y situaciones jurídicas existentes”, ed. R.C., doctrina y jurisprudencia allí citada).

  3. Esta fuera de discusión que el día el 13 de abril de 2015, aproximadamente a las 11.10 horas, R.G.K. se encontraba detenido, dentro del vehículo Fiat Palio, dominio DZF-859,

    por razones de tránsito en la Avenida Rivadavia, a la altura de la calle Alianza de la localidad de Ciudadela, Provincia de Buenos Aires,

    circunstancia en la que resultó violenta e intempestivamente embestido en la parte trasera del automotor por el sector delantero del rodado de la demandada –micrómnibus de la línea 298, interno nro. 329, dominio IYS-950-, que circulaba en su mismo sentido y dirección, a gran velocidad.

    El juez de grado consideró acreditada la versión brindada por el actor, y concluyó que los emplazados no lograron desvirtuar la presunción de adecuación causal dispuesta por el art. 1113, segundo párrafo, segunda parte, del Código Civil.

    Por no encontrarse discutida la responsabilidad atribuida en autos, me concentraré en los recursos esgrimidos por ambas partes,

    respecto a los rubros indemnizatorios, franquicia y la tasa de interés aplicable.

    1. Incapacidad sobreviniente Fecha de firma: 03/03/2020

      Alta en sistema: 04/03/2020

      Firmado por: P.M.G.-.P.E.C.-.J.P.R., JUECES DE CÁMARA

      Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA I

      La Sra. jueza de grado estableció la suma de $75.000

      para resarcir esta partida.

      El coactor se agravia del monto otorgado por considerar que no tuvo en cuenta las particularidades del presente caso. Alega que de la simple lectura de la pericia médica desarrollada en autos se notan las especiales consecuencias y dolencias que el siniestro de marras significaron para él.

      Argumenta que habiendo tomado el a quo como cierto lo dictaminado por la pericia médica, llevada a cabo en lo que hace a los porcentajes de incapacidad asignados, los ingresos que el actor no adquirirá debido a la incapacidad padecida durante el lapso de vida útil productiva, la calidad de vida que poseía y desarrollaba con anterioridad a la ocurrencia del siniestro, y que a partir de la misma debió abandonar definitivamente por causas totalmente ajenas a su accionar la suma de $75.000, es extremadamente escasa, y carece de relación con las incapacidad resultante y las secuelas padecidas.

      Asimismo refiere que es una persona activa, casado, y a raíz del evento de autos, quedo asustado y con miedos de salir de su hogar. por lo que solicita su elevación.

      La parte accionada se queja de que se haya otorgado el monto ya indicado, pues sumado a los intereses, el importe resulta elevadísimo y coloca a la actora en una situación mejor que aquella que tenía previo al accidente de autos.

      Sostiene que el monto excesivo otorgado por el sentenciante en concepto de indemnización por incapacidad física,

      resulta elevado y desproporcionado con relación a la limitación real que presenta la actora y las circunstancias personales de la misma. No surgen secuelas económicas que justifiquen la elevada suma acordada.

      Alegan que el juez de grado, no valoró que el único registro de atención médica fue efectuado al cuarto día de producido el evento de autos, y peor aún, en el mismo consta la ausencia de Fecha de firma: 03/03/2020

      Alta en sistema: 04/03/2020

      Firmado por: P.M.G.-.P.E.C.-.J.P.R., JUECES DE CÁMARA

      lesiones osteoarticulares, no le indicaron inmovilización, efectuó

      tratamiento ambulatorio. Señalan también que el único tratamiento indicado que consta en autos consistió en antiinflamatorios no esteroides. Refieren que tampoco se tuvo en cuenta la edad del actor al momento del evento de autos.

      Por lo expuesto, solicitan el rechazo del presente rubro o en su caso la reducción del mismo.

      Por su parte la citada en garantía se queja de la concesión del rubro Incapacidad física, como así también en lo que respecta al monto por el cual se hizo lugar al mismo, por considerarlo excesivo en relación a las lesiones sufridas por el actor, que amen de mínimas,

      resulta imposible vincularlas con certeza al accidente descripto en la demanda, ya que no hay documental que avale dicha conclusión, sino todo lo contrario, ya que conforme se expuso en el escrito impugnatorio, las radiografías efectuadas evidencian signos de rectificación y de pinzamiento en los espacios intervertebrales C3-C4

      y C4-C5, lo cual no tiene que ver con el accidente y si con la genérica y la edad del actor, que contaba con 71 al momento del examen.

      Alega que le ocasiona gravamen la sentencia dictada, en cuanto a que el a quo, ha hecho lugar al presente reclamo, teniendo en cuenta en forma exclusiva el porcentaje de incapacidad conferidos en la pericia médica, omitiendo analizar debidamente, la impugnación formulada por ella.

      En base a lo expuesto, solicita se reduzca el rubro en cuestión a sus justos límites.

      Ante todo es preciso recordar que el daño, en sentido jurídico, no se identifica con la lesión a un bien (las cosas, el cuerpo,

      la salud, etc.), sino, en todo caso, con la lesión a un interés lícito,

      patrimonial o extrapatrimonial, que produce consecuencias patrimoniales o extrapatrimoniales (C.C., C.A., Daño resarcible, H., Buenos Aires, 2005, p. 97). En puridad, son Fecha de firma: 03/03/2020

      Alta en sistema: 04/03/2020

      Firmado por: P.M.G.-.P.E.C.-.J.P.R., JUECES DE CÁMARA

      Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA I

      estas consecuencias las que deben ser objeto de reparación (P.,

      R.D.–.V., C.G., Obligaciones, H.,

      Buenos Aires, 1999, t. 2, p. 640), lo que lleva a concluir en la falta de autonomía de todo supuesto perjuicio que pretenda identificarse en función del bien sobre el que recae la lesión (la psiquis, la estética, la vida de relación, el cuerpo, la salud, etc.). En todos estos casos, habrá

      que atender a las consecuencias que esas lesiones provocan en la esfera patrimonial o extrapatrimonial de la víctima, que serán, por lo tanto, subsumibles dentro de alguna de las dos amplias categorías de perjuicios previstas en nuestro derecho: el daño patrimonial y el moral. (Conf. C., S.H., en autos “B., J.J.R. y otros c/ G., M.E. y otros s/ Daños y Perjuicios”).

      La lesión de la psiquis y en el cuerpo, entonces, no constituye un perjuicio autónomo y distinto de la incapacidad sobreviniente. Se trata, en ambos casos, de lesiones -causadas en la estructura psíquica o el cuerpo de la víctima- que producen una merma en la capacidad del sujeto para realizar actividades patrimonialmente mensurables. Es esta merma, que resulta en una disminución patrimonial (un lucro cesante), lo que en definitiva constituye el daño resarcible.

      En sentido concorde, se ha dicho que las consecuencias de la incapacidad física y las de la lesión psíquica deben ser valorados en forma conjunta, porque los porcentajes de incapacidad padecidos por el damnificado repercuten unitariamente, lo cual aconseja que se fije una partida indemnizatoria que abarque ambos aspectos ya que, en rigor, si bien conformarían dos índoles diversas de lesiones, se traducen en el mismo daño, que consiste, en definitiva, en la merma patrimonial que sufre la víctima por la disminución de sus aptitudes y para el desempeño de cualquier trabajo o actividad productora de beneficios materiales (Conf. C., S.H., en autos “B., José

      Juan Ramón y otros c/ G., M.E. y otros s/ Daños y Fecha de firma: 03/03/2020

      Alta en sistema: 04/03/2020

      Firmado por: P.M.G.-.P.E.C.-.J.P.R., JUECES DE CÁMARA

      Perjuicios”, entre muchos otros, 18/2/2014, “., J.M.c.L.P., N. y otros s/ Daños y per-juicios”, Expte. n° 37.586/2008; ídem,

      22/10/2013, “., C.M.c.S.d.V. y otros s/...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba