Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil - Camara Civil - Sala G, 18 de Febrero de 2019, expediente CIV 113089/2009/CA001

Fecha de Resolución18 de Febrero de 2019
EmisorCamara Civil - Sala G

Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA G “K., E. L. Y OTROS C/ EL GAVILAN S. A. Y OTROS S/ DAÑOS Y PERJUICIOS”.

EXPTE. Nº 113.089/09 - JUZG.: 67 LIBRE. Nº CIV/113089/2009/CA1 En la Ciudad de Buenos Aires, Capital de la República Argentina, a los 18 días del mes de febrero de dos mil diecinueve, reunidos en Acuerdo los Señores Jueces de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, para conocer en el recurso de apelación interpuesto en los autos caratulados: “K., E. L Y OTROS C/ EL GAVILAN S. A. Y OTROS S/ DAÑOS Y PERJUICIOS”, respecto de la sentencia de fs.

547/553, el Tribunal estableció la siguiente cuestión a resolver:

¿ES JUSTA LA SENTENCIA APELADA?

Practicado el sorteo resultó que la votación debía realizarse en el siguiente orden: Señores Jueces de Cámara Doctores CARLOS A. CARRANZA CASARES - MARÍA ISABEL BENAVENTE - CARLOS ALFREDO BELLUCC

I.-

A la cuestión planteada el Señor Juez de Cámara Doctor C.C. dijo:

  1. La sentencia apelada En la mañana del 22 de enero de 2008 en la proximidad de la Ruta Panamericana ramal E. y Ruta 26, Fecha de firma: 18/02/2019 Alta en sistema: 19/02/2019 Firmado por: C.A.C.C.-MARIAI.B.-CARLOSA.B. #11903806#226520035#20190218140009501 chocaron el Ford Taunus de M.V.M.S.A., conducido por G.M., en el que viajaba E.L.K., con el camión Fiat dominio SFL-88 con acoplado patente FNA-398, conducido por J.O.A..

    La sentencia dictada en el juicio promovido por los tres primeros condenó A.J.M., A.L.O. y Transporte El G.S.A., con extensión a Federación Patronal Seguros S. A., al pago de $20.000 al conductor, $210.800 a la acompañante y $29.503 a la titular dominial del Ford Taunus, todo ello más intereses y costas.

  2. El recurso El fallo fue apelado por la demandada y su aseguradora que presentaron su memorial a fs. 561/566, respondido a fs. 568/582. Cuestionan la responsabilidad atribuida y lo establecido por incapacidad, tratamiento psicológico y daño moral.

  3. Ley aplicable A., ante todo, que en razón de la fecha en la que tuvo lugar el hecho fundamento del reclamo, no corresponde la aplicación retroactiva de la normativa de fondo del nuevo Código Civil y Comercial de la Nación (cf. art. 7 del citado, similar al art. 3 del Código Civil).

  4. La responsabilidad El pronunciamiento ha encuadrado correctamente el presente en el supuesto de la parte final del segundo párrafo del art. 1113 del Código Civil (ver art. 1757 del Código Civil y Comercial de la Nación). Por lo tanto, al estar en juego un factor de atribución objetivo, no pesa sobre la parte actora la carga de demostrar la culpabilidad del agente dañoso, sino que es la demandada quien para eximirse de responsabilidad, debe probar la ruptura del nexo causal, esto es, la culpa de la víctima o la de un tercero por el que no debe responder civilmente o el caso fortuito (Fallos: 321:3519; C.N.Civ., esta sala, L.468.763, del 16/2/07 y sus citas).

    Fecha de firma: 18/02/2019 Alta en sistema: 19/02/2019 Firmado por: C.A.C.C.-MARIAI.B.-CARLOSA.B. #11903806#226520035#20190218140009501 Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA G La Cámara Civil en el conocido fallo plenario dictado el 10 de noviembre de 1994 ha establecido que la responsabilidad del dueño o guardián emergente de accidentes de tránsito producidos como consecuencia de una colisión plural de automotores en movimiento, no debe encuadrarse en la órbita del art.

    1109 del Código Civil (“V., E.F. c/ El Puente S.A.T. y otro”) y la Corte Suprema de Justicia ha dicho ya en Fallos: 310:2804 y lo ha reiterado en numerosos precedentes, que la sola circunstancia de la existencia de un riesgo recíproco no excluye la aplicación de lo dispuesto en el art. 1113, segundo párrafo, del Código Civil, que regula lo atinente a la responsabilidad civil por el hecho de las cosas y, de tal suerte, en supuestos como el sometido a la consideración del tribunal, se crean presunciones de causalidad concurrentes como las que pesan sobre el dueño o guardián, quienes deben afrontar los daños causados a otros salvo que prueben la existencia de eximentes.

    Las apelantes insisten en esta instancia con la culpa del conductor del Ford Taunus en el evento, por haberse incorporado a una vía de mayor jerarquía “en forma desatenta sin tomar los recaudos exigidos” (fs. 562).

    Tal aserto, sin embargo, no ha sido demostrado.

    El perito ingeniero ha dictaminado que “no resulta...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba