La Justicia pone en la mira a las tabacaleras por dañar la salud

 
EXTRACTO GRATUITO

Como ocurre con el 80% de los fumadores, Miguel Isabella Valenzi trató de dejar de fumar varias veces. No pudo. Como la mayoría, había empezado cuando era adolescente, en los años 60. A los 32, ya fumaba unos 30 cigarrillos por día y tenía tos crónica desde hacía cinco años. Once años después, y al año siguiente de que tuviera que aceptar un retiro voluntario del Ferrocarril Belgrano, le detectaron un tumor en el pulmón izquierdo de 5 por 5 centímetros: el análisis de anatomía patológica después de la biopsia que ordenó un especialista del Sanatorio de Quilmes indicó que se trataba de un cáncer pulmonar conocido como adenocarcinoma., la Justicia ordenó en segunda instancia a la ex Nobleza Piccardo, ahora British American Tobacco (BAT), a indemnizar a su viuda y su hija, que continuaron con la demanda que había iniciado Isabella Valenzi antes de morir, en 1998, a los 47 años. Testigos en la causa acreditaron que fumaba la marca Jockey Club, por lo que la sentencia alcanzó a una empresa y no también a Massalin Particulares, como incluía la demanda inicial.Los jueces Juan Converset, Pablo Trípoli (en disidencia) y Omar Díaz Solimine de la Sala C de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil dispuso que BAT les abone a María Quidi y Sabrina Isabella Valenzi la suma de $2.850.000, más costas y honorarios, por incapacidad sobreviniente, daño moral y gastos de atención médica.La sentencia, de acuerdo con autoridades, especialistas y organizaciones no gubernamentales, es la primera en el país que le atribuye judicialmente a una tabacalera la responsabilidad del daño a la salud, en lugar de atender el argumento histórico de la industria que transfiere esa responsabilidad a los particulares: "el fumar o dejar de hacerlo es una decisión personal, sujeta al libre albedrío de cada individuo" y que "no existía nada en los cigarrillos (incluso la presencia de la nicotina) que impidiera a un individuo tomar la decisión de dejar de fumar", según consta en la sentencia que manifestó BAT.Sin embargo, ocho de cada 10 fumadores intentan abandonar la adicción, pero no lo logran por la dependencia que genera la nicotina.Ante la consulta, fuentes de BAT dijeron a LA NACION que no opinarán "hasta que la instancia final sea resuelta" porque "se trata de una acción judicial en curso". El próximo paso es presentarse ante el mismo tribunal de segunda instancia con un recurso extraordinario; si lo rechaza, solo queda la instancia final: la Corte Suprema de la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA