Justicia Legítima vive su 'reivindicación': suma poder en el Gobierno, afiliados en todo el país y sueña con llegar a la Corte Suprema

 
EXTRACTO GRATUITO

¿Qué agrupación no quisiera conducir la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), la Oficina Anticorrupción (OA), el Servicio Penitenciario Federal y la administración del Poder Judicial? Justicia Legítima no es un partido político, pero desde que Alberto Fernández desembarcó en la Casa Rosada acumula más poder que muchas fuerzas que componen el Frente de Todos.Tras cuatro años de "maltratos" durante el macrismo, Justicia Legítima vive ahora una nueva (e inesperada) primavera. Y no solo por la lluvia de cargos. Sobrevivir al macrismo tuvo como premio, además, un aumento sostenido en la cantidad de socios, pero también la posibilidad de abrir nuevas delegaciones a lo largo del país para "romper con la corporación judicial" y "democratizar la Justicia". También alimentó el sueño de desembarcar en la Corte Suprema.La revancha de Justicia Legítima llegó de la mano su actual presidenta, la exfiscal Cristina Caamaño, a quien Su asunción como presidenta de la agrupación, en agosto pasado, coincidió el fervor kirchnerista tras la victoria en las PASO.Antes de asumir en la AFI, Caamaño ya había viajado a Córdoba, Rosario y tenía previstas charlas -que fueron suspendidas por el coronavirus- en Chaco, Mendoza y Mar del Plata, ciudades donde Justicia Legítima ya tiene delegaciones. Como casi todo Justicia Legítima, Caamaño es una de las representantes del "cristinismo judicial". La exfiscal ganó relevancia cuando Cristina Kirchner la cedió el manejo de las intervenciones telefónicas, una gestión que la vicepresidenta todavía hoy le reconoce."No tengo ninguna duda de que la Reforma Judicial que impulsa el Gobierno estará en consonancia con la democratización de la Justicia, el acceso a la Justicia de los sectores más vulnerables, la celeridad de los casos, un lenguaje llano de los jueces y un sistema acusatorio pleno, que es como pensamos desde Justicia Legítima", afirma Caamaño en diálogo con LA NACION.Dentro de Justicia Legítima se golpean el pecho ante la enumeración de los cargos acumulados para sus socios. "Es un orgullo que Alberto Fernández coincida con nuestra línea de pensamiento", dice otra fuente con cargo nacional. El Presidente avaló a cada uno en puestos clave, pero dentro del Gobierno hay sectores que resisten el avance. "Son muy sectarios" o "no son inteligentes para plantear consignas", son algunas de las críticas que escuchó LA NACION de boca dirigentes del ala judicial del oficialismo.Candidatos para la CorteLa jueza jubilada María Laura...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA