Juramento hipocrático académico.

Autor:Rodolfo Capón Filas

Gorem accuos es de Ian, 8 años

Juramento hipocrático docente

Rodolfo Capón Filas

Equinoccio de Primavera 2009

1 El juramento hipocrático, reforzado por el Juramento de Ginebra (1948) 1 exige a los médicos prestar las tareas de la mejor manera posible, sin dañar a nadie y cuidando de hacer el mayor bien posible.

  1. Se intenta editar el juramento hipocrático económico a ser prestado por los empresarios (HÖFFE, 2007: 46), de tal modo que las empresas, sin abandonar su sentido primitivo, sirvan al bien común de la sociedad.

  2. Por mi parte entiendo que ese compromiso ético, consistente en prestar las tareas de la mejor manera posible, sin dañar a nadie y cuidando de hacer el mayor bien posible, también debería ser prestado por los docentes y por las autoridades académicas.

    De ese modo, la tarea dentro del proceso enseñanza-aprendizaje se convierte en una misión constructura de valores (especialmente justicia social, solidaridad y co-operación) y de la vida democrática en una sociedad decente.

  3. El docente crispado, nervioso, atosigado por el horario, preocupado por cumplimentar el programa, se asume ciudadano que junto a otros ciudadanos, los alumnos, logra parcelas de verdad, mediante el método científico ensayo-error-corrección.

  4. La autoridad académica ha de velar por el contenido doctrinario de los programas y una correcta selección de los docentes. Todos juntos en una diá-logo serio y respetuoso, pueden orientar al estudiante para que crezca como seres humanos abiertos al mundo, a los problemas y a la trascendencia.

  5. La autoridad debe velar para que el profesor se presente con el título de grado, por ejemplo: “Licenciado”, “Abogado”, o de PostGrado: “Doctor”, “Especialista”.

    Nadie debe presentarse como Doctor cuando no le es o anunciar la Universidad un curso “superior” a cargo de un Ayudante.

    Temas como éste son frecuentes en nuestro país y pueden dar lugar a acciones por competencia desleal e incluso penales pro usurpación de título.

    Estos asuntos son celosamente observados en países como Alemania, Austria y Suiza.

  6. De aceptarse el criterio expuesto, se cumplen, dos derechos constitucionalmente garantizados, el de enseñar y el de aprender, dentro de un programa: afianzar la justicia y lograr el bienestar general.

Bibliografía

HÖFFE, Otfried, Ciudadano económico, ciudadano del Estado, ciudadano del mundo. Etica política en la era de la globalización, Katz, Bs.As., 2007, 335 págs

--------------------

[1]...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba