Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala I, 2 de Agosto de 2018, expediente CNT 052766/2013/CA001

Fecha de Resolución 2 de Agosto de 2018
EmisorCámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala I

Poder Judicial de la Nación SENTENCIA DEFINITIVA NRO. 92796 CAUSA NRO. 52.766/2013 AUTOS: “J.L.M.C., J.F. Y OTROS S/DESPIDO”

JUZGADO NRO. 51 SALA I En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, a los 2 días del mes de agosto de 2.018, reunida la Sala Primera de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, para dictar sentencia en la causa del epígrafe, y de acuerdo al correspondiente sorteo, se procede a votar en el siguiente orden:

La D.M.C.H. dijo:

  1. La sentencia de fs.456/461 ha sido apelada por la parte actora a fs.464/470 y por el demandado Sal a fs.471/473. Apelan los honorarios que les fueron regulados, por considerarlos reducidos, el perito médico (fs.463) y la representación letrada del actor (fs.470vta.).

  2. El actor se queja porque se rechazó la acción por accidente de trabajo. Expresa que la existencia del infortunio no constituiría un hecho controvertido, y resalta la causa “Sal, J.A. s/lesiones graves”, que tramitara en sede criminal, de la cual surgiría el reconocimiento, por parte de ambos empleadores, del siniestro sufrido el 17 de marzo de 2012. Cuestiona la valoración de la testifical de J.F.R.. Sostiene que fue agredido en la oportunidad mencionada por su compañero de trabajo, J.A.S., en el lugar y en ocasión del trabajo, suceso que le provocó los daños por los cuales accionó. Puntualizó que el reclamo contra sus empleadores se sustentó en la normativa civil, y contra la aseguradora de riesgos del trabajo, en la ley especial. Apela la imposición de las costas en la acción por despido, la regulación de los honorarios de los letrados de los demandados, por considerarlos elevados, y por haber sido regulados en sumas fijas que no guardarían relación con el importe de condena. Cuestiona la imposición de las costas comunes por mitades en la acción por accidente de trabajo.

    El demandado S. cuestiona la admisión de la fecha de ingreso y jornada invocadas al demandar, a cuyo efecto se queja por la declaración prestada por el codemandado P. en sede penal, a la que el J. “a quo”

    otorgó el valor de confesión. Apela la distribución de las costas en la acción por despido, así como la totalidad de los honorarios regulados, por estimarlos elevados.

  3. Memoro que el accionante relató en el inicio haberse desempeñado como vendedor, a las órdenes de los demandados S. y P., desde el 1º de diciembre de 2011, en los locales dedicados a la explotación de “maxi kioscos”.

    Expresó que fue registrado con una fecha posterior a la real, y como si cumpliera una jornada “reducida”, lo que no se ajustaba al verdadero horario trabajado. Invocó que el 17 de marzo de 2012 sufrió un accidente laboral, cuando recibió un golpe (“cabezazo”) propinado por un compañero de trabajo, Fecha de firma: 02/08/2018 Firmado por: M.V.M.C., SECRETARIA DE CAMARA Firmado por: G.G., JUEZA DE CAMARA Firmado por: M.C.H., JUEZA DE CAMARA #19951912#212266039#20180802085525700 Poder Judicial de la Nación el Sr. J.A.S., cajero del local de la Av. Corrientes 1293 de esta ciudad.

    Como consecuencia del hecho, perdió el conocimiento y debió ser auxiliado en las entidades asistenciales que detalla, hasta recibir atención médica por medio de la aseguradora en el Centro Médico Fitz Roy, donde permaneció internado hasta el 29 de marzo de ese año. Sin embargo, la aseguradora rechazó el siniestro, y el suceso dio origen al expte. Nº 9729/2012, tramitado en sede criminal. Ante el desconocimiento por parte de los demandados del correcto registro del vínculo y del cumplimiento de lo normado en la ley 24.557, se consideró despedido el 17 de julio de 2012.

    El demandado P., luego de negar la existencia de relación laboral (fs.78), adujo, con relación al accidente, que el 17 de marzo de 2012 el actor se resbaló y cayó hacia atrás cuando fue a entregar mercadería en el local comercial –Av. Corrientes 1293- de su propiedad, donde había sido enviado por el demandado S., quien sí era su empleador. Este último reconoció el contrato de trabajo mas invocó que tuvo inicio el 12 de enero de 2012, ocasión en la que contrató al actor para trabajar como vendedor en el local comercial sito en Av.

    Corrientes 2399, en el horario de 17 a 23 hs. (fs.89vta.). También reconoció que el 17 de marzo, cuando fue a entregar mercadería al comercio de Av.

    Corrientes 1293 –propiedad del Sr. P.-, cayó hacia atrás y sufrió un golpe en la cabeza, como consecuencia del cual recibió la atención médica pertinente (fs.90).

    El Juez “a quo” concluyó, luego de examinar los elementos obrantes en autos, que ambos demandados conforman una sociedad de hecho que empleó

    al actor para trabajar, de manera alternativa e indistinta, en cualquiera de los dos establecimientos dedicados a explotar kioscos, que pudieran recorrer.

  4. No obstante el orden en el que fueron introducidos los agravios, estimo conveniente comenzar por el examen de los hechos...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR