Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial - SALA E - CAMARA EN LO COMERCIAL, 13 de Febrero de 2014, expediente 44933/08

Fecha de Resolución13 de Febrero de 2014
EmisorSALA E - CAMARA EN LO COMERCIAL

Poder Judicial de la Nación “JUNCAL COMPAÑÍA DE SEGUROS DE AUTOS Y PATRIMONIALES S.A. C/

CAPITAN Y/O ARMADOR Y/O PROP. BQ. PERITO MORENO S/ ORDINARIO”.

E.. N° 44933/2008 - JUZG. 17, SEC. 34 - 13-14-15 En Buenos Aires, a los 13 días del mes de febrero de dos mil catorce reunidos los Señores Jueces de Cámara en la Sala de Acuerdos, fueron traídos para conocer los autos seguidos por:

JUNCAL COMPAÑÍA DE SEGUROS DE AUTOS Y PATRIMONIALES S.A. C/

CAPITAN Y/O ARMADOR Y/O PROP. BQ. PERITO MORENO S/ ORDINARIO

, en los que según el sorteo practicado votan sucesivamente los jueces Á.O.S. y M.F.B.. Se deja constancia que intervienen solamente los Señores Jueces antes nombrados por encontrarse vacante la restante vocalía (art. 109 R.J.N.).

Estudiados los autos, la Cámara plantea la siguiente cuestión a resolver:

¿Es arreglada a derecho la sentencia apelada de fs. 1284/1310?

El J.A.O.S. dice:

I. En la sentencia de fs. 1284/1310 se resolvió:

1) Hacer lugar a la demanda promovida por Juncal Compañía de Seguros de Autos y Patrimoniales SA contra YPF S.E. (Estado Nacional –Ministerio de Economía y Finanzas Públicas-), a quien se condenó a abonar la suma de pesos $ 2.667.329,00, con más (E.. 44933/2008) 1 intereses a la tasa activa que percibe el Banco de la Nación Argentina, desde que los desembolsos resultaron efectuados y hasta el día del efectivo pago; 2) Mandar poner en conocimiento de YPF S.A. el presente pronunciamiento; 3) Imponer las costas a YPF S.E., con excepción de las generadas por la intervención de YPF S.A., las cuales fueron cargadas a la actora.

Para así decidir, el magistrado recordó que la actora inició la presente demanda contra YPF S.E., persiguiendo la repetición de las sumas de dinero que dijo haber tenido que desembolsar en el marco de los expedientes caratulados “G.B.M. y Otros c/ A. Bottachi SA de Navegación s/ Cobro de Asistencia y Salvamento”, “M.E. y Otros c/ A.

Bottachi SA de Navegación s/ Cobro de Asistencia y Salvamento

y “A. Bottachi SA de Navegación s/ Quiebra s/ Incidente de Verificación promovido por S.L.A.”.

Expresó que la accionante había puesto de resalto que en los referidos expedientes fue condenada junto con su asegurada, A.B.S.A. de Navegación, a indemnizar por salarios de asistencia y salvamento a los allí accionantes, por las tareas que desempeñaron en torno al siniestro acaecido el 28.06.1984, en la dársena de inflamables del Puerto de D.S., como consecuencia del incendio que se produjo en el buque tanque P.M., propiedad de YPF SE, que afectó al Bq.

Cabo Corrientes I, de propiedad de A.B.S.A. y asegurado 2 Poder Judicial de la Nación por la aquí actora.

En ese sentido, dijo el magistrado que la demandante fundó la pretensión de repetición, en que la accionada en tanto propietaria del buque siniestrado y de la carga que obraba depositada en el mismo, resultaba ser la única responsable de los hechos suscitados con motivo del siniestro.

Refirió que, además, reclamó la repetición de los honorarios abonados a los ex letrados de YPF S.E. y el pago de los daños directos sufridos por el buque asegurado (Bq. Cabo Corrientes I).

Relató, asimismo, que YPF S.E. (Estado Nacional –Ministerio de Economía-), sin perjuicio de las excepciones que opuso (rechazadas para definitiva conf. resoluciones de fs.

330/3, 352/3 y 391/29), y de las negativas de ley, procedió

únicamente a desconocer los pagos cuya repetición persiguió la actora, por considerar que los mismos no se encontraban debidamente acreditados.

Y que, en forma subsidiaria, requirió la aplicación de las leyes de consolidación de deuda (Leyes 23.982 y 25.344, y demás normas concordantes y decretos reglamentarios).

Precisó que, YPF S.A. -en su calidad de tercero citado en los términos del art. 94 del Código Procesal-

cuestionó la citación, como así también la procedencia de la acción por ausencia de fundamento, en tanto en los juicios (Expte. 44933/2008) 3 donde se efectuaron los mentados pagos no se analizó si existió

responsabilidad de YPF S.E. en los hechos, sino únicamente si se configuró un supuesto de asistencia y salvamento.

Efectuado entonces el antedicho racconto, el juez determinó que la cuestión a dilucidar, se hallaba circunscripta a analizar si procedía o no la repetición contra YPF S.E. como pretendía Juncal Cia. de Seguros en los términos del art. 80 de la Ley de Seguros; y que, a tales fines, resultaba dirimente verificar si existió responsabilidad de la encartada en los hechos que desencadenaron la actuación de los remolcadores cuya tripulación demandó el pago de salarios por asistencia y salvamento en los términos del art. 371 de la Ley de Navegación. Es decir, si la explosión producida en el Bq.

P.M. (propiedad de YPF S.E.) fue la causa que desencadenó que el Bq. Cabo Corrientes I (propiedad de A.

Bottachi SA) tuviera que ser desalojado de la zona del siniestro por los remolcadores “P.”, “Doblegador” y “Satecna II”, generándose así la obligación de abonar salarios extraordinarios a la tripulación de los remolcadores.

Sostuvo que, entonces, de considerarse responsable a YPF S.E. (Estado Nacional) por los hechos suscitados, procedería la pretendida repetición y cabría ingresar en el análisis de los distintos pagos que constituían el objeto del reclamo efectuado por la accionante. En su caso, Poder Judicial de la Nación procedía dirimir la aplicación de las leyes de consolidación de deudas como postulara el Estado Nacional.

Continuó explicando que la actora pretendió

acreditar la atribuida responsabilidad de YPF S.E. en los hechos que desencadenaron la promoción de los expedientes “G.B.M. y Otros c/ A. Bottachi SA de Navegación s/

Cobro de Asistencia y Salvamento”, “M.E. y Otros c/

  1. Bottachi SA de Navegación s/ Cobro de Asistencia y Salvamento” y “A. Bottachi SA de Navegación s/ Quiebra s/

    Incidente de Verificación promovido por S.L.A.”, y la consecuente condena de su parte y de su asegurada “A. Bottachi SA de Navegación”, con lo resuelto en el expediente “Compañía General de Combustibles SA c/ YPF S.E. s/

    Daños y Perjuicios”, en trámite ante el Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Civil y Comercial Federal N° 5 –

    Secretaría N° 10-, donde, tanto en primera como en segunda instancia, se hizo lugar a la acción con fundamento en la responsabilidad de YPF S.E. como propietaria de la cosa riesgosa (carga del buque que originara la explosión) en los términos del art. 1113 del Código Civil.

    Indicó que el juzgador en primer grado en las mencionadas actuaciones expuso que: (i) cabía tener por acreditado que el día 28.06.1984 –en circunstancias que el buque tanque P.M. descargaba petróleo crudo de su (Expte. 44933/2008) 5 propiedad a los tanques de tierra de la compañía Shell- se produjo una explosión y posterior incendio, cuya extensión ocasionó daños a instalaciones de la actora; (ii) habiéndose demandado con fundamento en el art. 1113, segunda parte del Código Civil que establece la responsabilidad objetiva del dueño de la cosa productora del riesgo, era clara la responsabilidad de Y.P.F. como propietaria del fluido (cosa riesgosa en alto grado, con cuya explotación se beneficiaba), lo que la obligaba a ejercer la vigilancia y control para que su suministro se prestara en forma de no dañar a terceros; (iii) si no vigilaba ni controlaba apropiadamente –y no habiéndose demostrado que ello resultara imposible- en todo caso no podía lamentarse de las consecuencias de su propia conducta discrecional; (iv) sobre las causas del evento, se formularon meras hipótesis sin certeza, dándose como más probable el ingreso de partículas incandescentes dentro de los tanques de buque, por estar alguna boca de registro abierta o en condiciones defectuosas, pero que en cualquiera de estas circunstancias y, aun de existir alguna omisión en la tripulación del buque, también de propiedad de la accionada, Y.P.F. resultaba responsable; (v) la responsabilidad objetiva por riesgo de la cosa sólo cedía frente al caso fortuito o el hecho de la víctima o un tercer extraño por el cual no deba responder; (vi) el concepto de extraño implica que no tenga 6 Poder Judicial de la Nación ninguna vinculación jurídica con Y.P.F., lo que no sucede en el caso por cuanto como dueña de una cosa riesgosa en alto grado, debió ejercer vigilancia para que la descarga se prestara en forma de no dañar a terceros.

    Y recordó que, de su parte, la Sala 2 de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil y Comercial Federal, confirmó la sentencia de primera instancia sosteniendo que: (i)

    YPF no discutió el encuadre que realizó el J., ni la calidad de “cosa riesgosa en alto grado” que atribuyó al petróleo de su propiedad, ni que el fluido hubiera sido el causante de daños; (ii) la petrolera sólo sostuvo que debía liberársela de responsabilidad porque el siniestro se produjo por culpa de los tripulantes del buque (dependientes de su propietario y del transportista); (iii) aun cuando ella era, asimismo, la propietaria del P.M. y la transportista del petróleo, y dueña del fluido –única calidad en la que se la condena-, los aludidos tripulantes no eran sino “terceros por los que no debe responder”, según los términos del art. 1113 del Código Civil, siendo que el tercero “extraño” es la persona que utiliza la cosa contra la voluntad expresa o presunta del propietario (arg. 1113, último párrafo) y carece de vínculo con éste, quien resulta de tal modo ajeno al empleo de la cosa; (iv) en la hipótesis de autos YPF, como propietaria de petróleo, transfirió su guarda al buque transportador (sin contar que era (Expte. 44933/2008) 7 ella misma su propietaria y la encargada del acarreo), precisamente a los efectos del transporte; (v) no se trataba entonces del hecho de un tercero por el que YPF no debiera responder como propietaria del crudo, sino de un supuesto de desprendimiento voluntario de la guarda de la cosa a favor del transportista, que se convirtió en su guardián, pues pasó a ejercer un poder efectivo de vigilancia y control de ella, añadiendo a ello que en el...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR