Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial, 31 de Marzo de 2011, expediente 89.032

Fecha de Resolución:31 de Marzo de 2011

Poder Judicial de la Nación En Buenos Aires a los 31 días del mes de marzo de dos mil once, reunidos los Señores Jueces de Cámara en la S. de Acuerdos fueron traídos para conocer los autos “STARBENE S.A. CONTRA JUMBO RETAIL

ARGENTINA S.A. SOBRE ORDINARIO” (Registro de Cámara 32.698/2008;

Causa 089032; J.. 7 S.. 14) en los que al practicarse la desinsaculación que ordena el art. 286 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación resultó que la votación debía tener lugar en el siguiente orden: Doctora Tevez, D.O.Q. y D.B..

Estudiados los autos la Cámara plantea la siguiente cuestión a resolver:

¿Es arreglada a derecho la sentencia apelada de fs. 802/24?

La Sra. Juez de Cámara Doctora A.N.T. dice:

  1. ANTECEDENTES DE LA CAUSA.

    1. S.S. (en adelante, “S.”) promovió demanda contra USO OFICIAL

    J. Retail Argentina S.A. (en adelante, “J.”) por pesos un millón doscientos setenta mil ciento treinta y nueve con cincuenta y tres centavos ($ 1.270.139,53) o lo que en más o en menos resulte de la prueba a producirse, ello con más intereses y costas.

    Explicó que se dedica a la producción y comercialización de productos de baño, y que su negocio está orientado a la obtención de pocos clientes de mucho volumen.

    Indicó que proveía mercaderías a Supermercados Norte S.A.,

    Supermercados Carrefour S.A. -luego fusionados en la sociedad Inc. S.A.- y a la demandada.

    Dijo que suscribió con J. un acuerdo a partir del cual, al tiempo de presentarse las facturas para su cobro, se les realizaba un descuento del 30 % sobre el importe bruto.

    Agregó que en el 2006 incorporó como cliente a Disco S.A., que no firmó

    con ella acuerdo comercial alguno y que sólo acordó precios netos a cobrar. Añadió

    que aquella sociedad se fusionó en el 2007 con la demandada.

    Explicó que en octubre de 2007 Disco S.A. y J. -ahora fusionadas en esta última- le impusieron una devolución compulsiva de productos. Ello le fue comunicado mediante correo electrónico a través del cual se le hizo saber que en caso de no retirarlos serían destruidos a su cargo.

    Manifestó que se vio obligada a retirar la mercadería, que fue devuelta en estado inutilizable; y que, por haber sido ya pagada, se generó un crédito a favor de la demandada por pesos doscientos dieciséis mil ochocientos noventa y nueve con treinta y ocho centavos ($ 216.899,38).

    Indicó que ante tal déficit en la cuenta corriente que poseía con la accionada, P.P., empleada de J., le propuso realizar una operación de considerable magnitud, de modo de nivelar dicha cuenta y, de tal forma,

    continuar operando con aquellas cadenas (J., Disco y Vea).

    Así, dijo que propuso a la accionada en octubre de 2007 realizar una operación denominada “cuarto de pallet”, aclarando a J. que la misma no podía sufrir ningún tipo de descuento en la facturación.

    Adujo S. que el 02.11.07 P.P. le envió, tanto a ella como a todos los sectores de la empresa, un correo electrónico en el cual precisaba que no debían aplicarse descuentos en tal operatoria. Denunció que tal especificación, tendiente a que no se aplicara el acuerdo de descuentos firmado en el año 2005, no fue cumplida por la demandada.

    Continuó su relato indicando que sin embargo, sí acordó con J. una reducción del 28 % del monto a percibir; ello así, con el objeto de cobrar en forma anticipada la operación “cuarto de pallet” el 28.12.07. Manifestó que al concurrir a cobrar las sumas advirtió que al precio se le había deducido correctamente el saldo a favor que poseía la accionada e incorrectamente otros montos por pesos doscientos cuarenta y seis mil quinientos noventa y cuatro con veintiocho centavos ($

    246.594,28). Adujo que tales quitas consistían, entre otras cosas, en: i) descuentos sobre facturaciones efectuadas a Disco S.A. durante los años 2006 y 2007

    (operaciones sobre las cuales no existían acuerdos de descuento de precios); y ii)

    otros descuentos sobre la operación “cuarto de pallet”. Agregó que finalmente quedó

    impaga la factura 0001-00001168 por pesos treinta y seis mil trescientos ochenta y tres con cuarenta centavos ($ 36.383,40).

    Solicitó el reconocimiento del daño emergente, lucro cesante, pérdida de chance y la aplicación de la tasa agravada prevista por el C.. 565.

    Ofreció prueba y fundo en derecho su pretensión.

    A fs. 152/3 amplió demanda y denunció que la accionada realizó un pago parcial por pesos treinta y cuatro mil ochenta y uno con sesenta y ocho centavos ($

    Poder Judicial de la Nación 34.081,68), en concepto de cancelación de la factura Nº 0001-00001168, al cual,

    explicó, se le realizaron cuatro débitos que consideró improcedentes.

    b. A fs. 270/7 J. contestó demanda. Solicitó el rechazo de la acción con expresa imposición de costas.

    Luego de efectuar una negativa pormenorizada de los hechos relatados por la actora, dio su versión de los mismos.

    Reconoció la relación comercial a través de la cual se vincularon y la suscripción de un acuerdo comercial mediante el cual se estableció la realización de un descuento del 30 % sobre la facturación.

    Negó que la devolución de productos a S. fuera compulsiva y arguyó que tuvo su causa en el incumplimiento de las condiciones acordadas.

    Agregó que la orden de compra Nº 208379020, correspondiente a la operación “cuarto de pallet”, no estaba exenta del acuerdo comercial que hubieran USO OFICIAL

    celebrado; ergo, realizó los descuentos contractualmente establecidos. Añadió que las notas de débito emitidas no tienen relación con operaciones realizadas en los años 2006 y 2007 con Disco S.A. sino con la operatoria indicada.

    Rechazó la procedencia de los daños reclamados.

    Fundó en derecho su postura y ofreció prueba.

  2. LA SENTENCIA DE PRIMERA INSTANCIA.

    A fs. 802/24 el “a-quo” dictó sentencia. Acogió la demanda interpuesta por S. y condenó a la accionada a abonarle la suma de pesos novecientos cuarenta y cinco mil ochocientos dieciocho con dieciséis centavos ($ 945.818,16).

    Impuso las costas a la vencida.

    Meritó el primer sentenciante que el nudo de la litis se centraba en dilucidar si las notas de débito que emitió la accionada en virtud de la operación “cuarto de pallet” eran válidas o no.

    Luego de analizar la naturaleza de tales instrumentos y las distintas probanzas producidas en las actuaciones, consideró probado que las partes habían acordado que a la operación “supra” indicada no debía aplicarse el acuerdo de descuento suscripto en 2005. En consecuencia, las notas de débito emitidas por J. carecían de fundamento válido. Así las cosas, juzgó mal deducida la suma de pesos doscientos cuarenta y seis mil quinientos noventa y cuatro con veintiocho centavos ($ 246.594,28) y dispuso su reconocimiento.

    Respecto al lucro cesante, estimó probado el daño con las pruebas producidas y lo cuantificó en pesos quinientos sesenta y dos mil ochocientos cuarenta con cuarenta y ocho centavos ($ 562.840,48).

    Para así decidir, consideró el “a-quo” que el experto contable y los consultores técnicos coincidieron en señalar que era correcta la cuantificación efectuada por la actora respecto de la estructura de costos y ganancias con relación a las operaciones frustradas con I.S. y A.S. de Francia.

    Finalmente, acogió la pérdida de chance y otorgó para resarcir el rubro pesos cien mil ($ 100.000). Aclaró que del monto objeto de condena debía detraerse el importe que abonó J. y que fuera denunciado por la actora en fs. 152/3.

  3. LOS RECURSOS.

    Contra tal pronunciamiento apeló la actora a fs. 834. Su recurso fue concedido a fs. 835.

    Asimismo apeló la sentencia la demandada en fs. 845. Su recurso fue concedido en fs. 846.

    Los agravios de la actora lucen en fs. 977/81 y fueron resistidos por la demandada en fs. 995/6.

    De su lado, la expresión de agravios de la demandada obra en fs. 983/93

    y fue contestada por la actora en fs. 998/1003.

  4. LOS AGRAVIOS.

    El contenido del recurso deducido por J. transcurre por los siguientes carriles: i) la procedencia de las notas de débito que emitió, y ii) la improcedencia de los rubros reclamados en la demanda “lucro cesante” y “pérdida de chance”.

    De su lado se agravió S. por: i) la cuantía del monto otorgado como pérdida de chance, que reputó escaso; ii) el porcentual de intereses concedido en la sentencia; iii) el progreso de las pretensiones deducidas por su adversaria.

    Aclaro que por separado serán tratados los recursos interpuestos contra la regulación de honorarios efectuada en la sentencia, como así también el recurso deducido en fs. 857 por el Dr. E.R.M. contra la providencia de fs. 843/4.

  5. LA SOLUCIÓN.

    a. Aclaración preliminar.

    Poder Judicial de la Nación Analizaré separadamente cada uno de los agravios introducidos por las apelantes.

    Mas, liminarmente, me introduciré, por razones de orden lógico, en las quejas que planteó J.. Ello pues, de prosperar, en tanto propenden a la íntegra revocación del fallo apelado, se tornaría abstracto el análisis de los agravios de la actora, que tienen como premisa fundamental la procedencia de la acción.

    b. Los agravios de J..

    Es cuanto menos dudoso que la expresión de agravios en estudio contenga una crítica concreta y razonada de los fundamentos empleados por el “a-

    quo” para acoger la demanda incoada, tal como exige el Cpr. 265. Antes bien aquella pieza traduce, en rigor, un planteo de disconformidad con la línea argumental desarrollada en la sentencia, realizándose transcripciones parciales de tal decisorio como así también de la contestación de la demanda.

    Sin perjuicio de ello, a fin de evitar una rigidez...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba