Juan Grabois divide a la Iglesia: cercano al papa Francisco, es criticado por fomentar la grieta, pero apoyado por su mirada social

La mirada que tienen en la Iglesia sobre el dirigente no escapa a las discusiones que su figura genera en el escenario político y social. La evaluación sobre el referente del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) en los círculos eclesiásticos está teñida por elementos como las coincidencias de visión con los curas villeros y la distancia con esferas de la Iglesia vinculadas a la intelectualidad."Grabois contribuye a la grieta", expresan en el Episcopado, al marcar un registro inquietante del termómetro social que los obispos procuran desterrar del mapa argentino. Así y todo, muchos obispos y voces de la Iglesia comparten sus preocupaciones y diagnósticos sociales.Algunos lo miran con distancia, pero otros lo toman como propio para no entrar en conflicto con Francisco. "Alienta las tomas de tierras y lo dice en Plaza Italia, mirando de frente a la Sociedad Rural, asumiendo un rol beligerante", observa un laico crítico. Su estilo confrontativo encuentra tal vez más recepción en los sectores de la Iglesia que lidian cotidianamente con las urgencias del hambre, la pobreza y la miseria, y genera, sin dudas, mayor distanciamiento en los ambientes católicos más acostumbrados a la reflexión, el pensamiento y la mirada intelectual.El lunes, en en el marco de su disputa por , Grabois hizo mención a la pata religiosa que lo respalda en esa pelea, más allá incluso del catolicismo. "Buenas tardes a los hermanos y hermanas de distintos credos que se hicieron presentes aquí para acompañar con sus oraciones esta justa lucha. Un fuerte aplauso para ellos", pidió en el arranque del acto, cuando repasó los distintos grupos que se acercaron a la movilización.Al igual que todos los sectores de la Iglesia, Grabois no comparte las propuestas de . Pero para mantener su frente político y social unido, que integran organizaciones feministas y de variadas posiciones, se comprometió a no pronunciarse públicamente sobre el tema.El fundador de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) conoció al cardenal Jorge Bergoglio en 2005, en una misa que el arzobispo de Buenos Aires celebró en la Catedral para respaldar a cartoneros que reclamaban por guarderías para dejar a sus hijos mientras salían a trabajar. El vínculo se afianzó a partir de 2008, con la misa por los cartoneros y los excluidos, que Bergoglio celebró anualmente y que hoy mantienen sus obispos sucesores y sacerdotes de barrios populares de la arquidiócesis. "Juan Grabois participa de...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba