José M. Fanelli: 'El Gobierno es demasiado optimista con el fenómeno de la inflación'

 
EXTRACTO GRATUITO

José María Fanelli es uno de los mayores expertos en macroeconomía de la Argentina. Profesor de la Universidad de San Andrés y titular de la cátedra de Macroeconomía 2 de la Universidad de Buenos Aires, dijo que el Gobierno debe evitar que el tipo de cambio se vuelva a atrasar, sobre todo mientras toma tanta deuda. En una entrevista con LA NACION en su casa en el barrio de Belgrano, este investigador del Conicet, de 64 años, dijo que el único camino que tiene el Gobierno para solucionar los problemas económicos actuales es el "gradualismo con honestidad". Además, advirtió que "el Gobierno es demasiado optimista sobre el fenómeno de la inflación y eso le genera inconsistencias entre la política fiscal y la monetaria".

-¿Cuáles son los dilemas cíclicos de la economía argentina?

-El problema es político: se piensa a la Argentina en forma equivocada. Este es el momento de pensar que debemos crecer por productividad. Gastamos como si tuviéramos un crédito que no existe, salvo en la primera etapa de Néstor y Cristina Kirchner, cuando hubo un shock importante en los precios internacionales de las materias primas. Pero la clase política actual no se da por enterada de que en 2012 exportábamos por US$80.000 millones y que actualmente no llegamos a US$60.000 millones.

-Y esa magnitud de la caída en las exportaciones no se relaciona solo con una baja de los precios internacionales...

-Es verdad, pero los precios ya no están en los niveles récord de principios de siglo y, además, Brasil dejó de crecer.

-Para algunos analistas, esta restricción cíclica se podría solucionar si apareciera otro activo con el potencial de Vaca Muerta. ¿Es así?

-La salvación providencial te puede llevar al cielo o al infierno, a Canadá o a Venezuela. Por lo tanto, la pregunta es si compramos ese billete de la lotería o, mejor, si se apuesta a mejorar la productividad. Yo prefiero lo segundo.

-¿Cómo se logra?

-Hay que cambiar las instituciones, más allá de lo que haga este gobierno, pero, sobre todo, la gobernanza. El problema del país es el alto nivel de corrupción. Así que primero debe cambiar la política, tanto en el gobierno como en la oposición, para que el endeudamiento sirva para mejorar la inversión en productividad y no para veranear en el exterior. Por ese motivo no estoy en contra del gradualismo. Al contrario, creo que es el único camino que queda: gradualismo con honestidad. El gobierno anterior cometió todo tipo de errores y solo dejó un activo: el bajo nivel...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA