Una jornada de reuniones de transición entre los ministros salientes y sus reemplazantes

 
EXTRACTO GRATUITO

La polémica sobre el lugar en el que se realizará el traspaso de mando entre Cristina Kirchner y Mauricio Macri fue el tema más polémico que se trató en una serie de reuniones de transición que realizaron ayer ministros salientes y entrantes.

El eje de la reunión que mantuvieron ayer el secretario general de la Presidencia, Eduardo "Wado" de Pedro, y su sucesor, Fernando de Andreis, fue si la entrega de la banda y el bastón presidencial será en la Casa Rosada o en el Congreso. Un punto destacable también es la sintonía que mostraron Florencio Randazzo y Guillermo Dietrich en otro de los encuentros.

Según pudo saber LA NACION de fuentes cercanas a De Andreis, la discusión por el traspaso del mando fue el eje central del encuentro del ministro porteño con De Pedro, pero no llegaron a ningún acuerdo.

Antes del encuentro, De Andreis señaló que el traspaso de mando "se hace en la Casa Rosada".

La intención del kirchnerismo es que la ceremonia se haga en el Congreso (ver aparte). Tras la reunión, De Andreis se limitó a comentar que se habló sobre "la polémica por el lugar para realizar el traspaso presidencial" y acerca de "cuestiones relacionadas al funcionamiento de la Secretaría General de la Presidencia". No se difundieron dichos del camporista "Wado" de Pedro.

Quienes sí mostraron entendimiento y se dedicaron elogios mutuos fueron Florencio Randazzo y Guillermo Dietrich, ministro de Transporte saliente y entrante, respectivamente. Se reunieron en la Casa Rosada y, tras el encuentro, se difundió un comunicado oficial en el que se reprodujeron declaraciones de ambos e imágenes de la reunión.

Randazzo se mostró de acuerdo con la decisión de Macri de nombrar a Dietrich. "Siento una enorme satisfacción de que sea Guillermo quien me reemplace", afirmó.

"Así como cumplí con mi palabra de que si no era candidato a presidente me iba a ir a mi casa, doy mi palabra de ayudar a Guillermo para que sea mucho mejor ministro que yo", enfatizó Randazzo.

Dietrich devolvió gentilezas. "Con Florencio empezamos a trabajar juntos hace tres años y medio y la relación no cambió nunca en todo este proceso", alagó a Randazzo el funcionario porteño, que llegó en bicicleta a la reunión en la Casa de Gobierno.

Carlos Tomada, que dejará el mando del Ministerio de Trabajo después de 12 años recibió ayer, en su despacho del piso 13, a su sucesor...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA