John Flannery: 'Hay una sensación en la Argentina de que esta vez será diferente'

 
EXTRACTO GRATUITO

John Flannery es desde hace nueve meses el undécimo director ejecutivo de GE y el décimo presidente de la compañía industrial/digital más grande del mundo, que opera en 180 países. Vive en Boston aunque desde hace ya mucho tiempo se convirtió en un ciudadano global. Al punto que antes de llegar a la máxima silla del gigante que cuenta con 313.000 empleados hizo escala en América Latina y Asia. Se graduó de la Universidad de Fairfield y tiene un MBA de Wharton School en la Universidad de Pensilvania.

Desafíos no le faltan. El conglomerado estadounidense cerró 2017 con pérdidas por unos US$6222 millones, frente a las ganancias de US$8176 millones que obtuvo en el ejercicio 2016. Por su parte, la cifra de negocio de GE entre enero y diciembre alcanzó un total de US$122.092 millones, un 1% menos que un año antes, por lo que encara una fuerte reconversión de sus diversificadas unidades de negocio.

Con muy bajo perfil aterrizó por unas horas en la Argentina adonde dialogó en exclusiva con LA NACION. El hombre que ocupa la posición que supieron tener Jack Welch y Jeff Immelt tiene una particularidad respecto de sus antecesores: vivió en el país, es fanático de Boca y tuvo un encuentro con el presidente Mauricio Macri al que había visto por primera vez hace muchos años cuando era presidente del club xeneize. GE, en tanto, tiene más de 120 años en América Latina y está presente en 31 países, con 84 oficinas, 44 plantas y 9 centros de servicio. Cuenta con 20.000 empleados en la región de los que un 10% están en la Argentina, el tercer mercado más relevante de la región.

Compite principalmente en las divisiones de aviation -moviliza el 90% de la flota de Aerolíneas Argentinas-, power generation (distribución y generación de energía térmica y renovable), healthcare (toda la línea de diagnóstico por imágenes) y BHGE (equipamiento para la industria del petróleo y el gas), pero sobre todo en el terreno de las inversiones ya que fue una de las primeras en confirmar más de US$10.000 millones para los próximos años en el país.

-¿Cómo fue su experiencia de vivir en la Argentina?

-Fantástica. Cambió toda mi vida y la de mi familia. Yo estaba en el negocio de capitales de GE en Buenos Aires. Estábamos haciendo inversiones en capital privado. Queríamos expandirnos geográficamente fuera de Estados Unidos. Vine aquí a partir de 1995 y por un año fui y volví por toda la región. Hicimos varias inversiones. Y decidimos que queríamos hacer algo más grande. Por entonces decidimos contratar gente de tiempo completo y comprometernos plenamente. La primera pregunta fue: ¿dónde debemos vivir? La gente decía que San Pablo era el centro de negocios. Yo dije de ningún modo. Yo me mudo a Buenos Aires. He estado allí. Ese es el lugar...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA