Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil - Camara Civil - Sala M, 23 de Octubre de 2017, expediente CIV 036911/2012

Fecha de Resolución23 de Octubre de 2017
EmisorCamara Civil - Sala M

Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA M ACUERDO. En Buenos Aires, a los días del mes de octubre del año dos mil diecisiete, hallándose reunidas las señoras jueces de la Sala “M” de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, Dras. M.I.B., M. De los Santos y Elisa M.

Diaz de V., a fin de pronunciarse en los autos “J., J.D. c/Jaime, R.I. y otros s/daños y perjuicios”, expediente n°36.911/2012, la Dra. B. dijo:

I.-J.D.J. demandó a R.I.J. por los daños y perjuicios que le fueron ocasionados a raíz del accidente ocurrido el 28 de enero de 2012, a la 1:30 hs.

aproximadamente.

Del escrito de postulación surge que el siniestro se produjo en circunstancias en que el demandante circulaba a bordo de su motocicleta, marca Honda, modelo CG 125cc., patente 813-CIR, por la mano derecha -pegada al cordón- del B.P.P., de la localidad de Garín, Provincia de Buenos Aires. Cuando se encontraba transitando dicha vía -entre las calles Las Heras y Sarmiento-, es sorprendido de manera repentina por el vehículo R.S.S., dominio JMJ-609, conducido por la demandada, quien se desplazaba por la misma arteria, por detrás del actor. El automóvil inesperadamente, sobrepasó al motociclista por la izquierda y sin colocar el guiño, efectuó un giro hacia la derecha, “encerrando” a J..

El demandante fue trasladado en ambulancia al Hospital Zonal de Escobar “Dr. E.E.”, donde ingresó con collar cervical. Le diagnosticaron politraumatismos y le realizaron las curaciones, radiografías y demás estudios. Luego fue derivado por su obra social al Hospital Militar Central “Cosme Argerich” de esta ciudad. Allí le diagnosticaron traumatismo costal -con fracturas costales-, traumatismo cervical y de rodilla izquierda. Le colocaron Fecha de firma: 23/10/2017 Alta en sistema: 09/11/2017 Firmado por: M.A. DE LOS SANTOS, JUEZ DE CAMARA Firmado por: M.L.V., SECRETARIO DE CAMARA Firmado por: E.D.D.V., JUEZ DE CAMARA Firmado por: M.I.B., JUEZ DE CAMARA #13994331#190850369#20171019115705818 una férula en dicha rodilla, y le recetaron analgésicos y antiinflamatorios. También le indicaron reposo por cinco días y continuar el control por consultorios externos (ver fs.8). Unos días después concurrió al Hospital Municipal “Dr. R.F.L.”, de San Miguel (ver fs. 266).

Solicitó la citación en garantía de “Provincia Seguros S.A.”.

Al presentarse en autos, la compañía de seguros reconoció la póliza y la cobertura pero negó los hechos del modo en que los describió el demandante en el escrito de inicio, aunque no proporcionó su propia versión de lo ocurrido. Impugnó la liquidación efectuada.

R.I.J. adhirió en un todo a la contestación efectuada por la citada en garantía (ver fs. 122 pto. III).

En la sentencia de fs. 473/79 el Sr. Juez de grado admitió parcialmente la demanda entablada y condenó a la accionada a abonar a J.D.J. la suma de $232.000 con más sus intereses y costas. Hizo extensiva la condena contra “Provincia Seguros S.A.” en los términos del art. 118 de la ley 17.418 (ver fs.

478/vta. pto. XII).

El fallo de primera instancia fue apelado por la emplazada y su seguro (fs. 480), quienes expresaron agravios a fs.

525/30, los que fueron contestados por el accionante a fs. 532/35.

  1. Con carácter previo, me parece importante despejar cuál es la norma que habrá de regir el caso. Al respecto, no obstante que el 1° de agosto de 2015 ha entrado en vigencia el Código Civil y Comercial, entiendo que los hechos que motivan el presente reclamo se rigen por el Código Civil sustituido, que se encontraba vigente al momento de la ocurrencia del siniestro que motiva el presente.

    Fecha de firma: 23/10/2017 Alta en sistema: 09/11/2017 Firmado por: M.A. DE LOS SANTOS, JUEZ DE CAMARA Firmado por: M.L.V., SECRETARIO DE CAMARA 2 Firmado por: E.D.D.V., JUEZ DE CAMARA Firmado por: M.I.B., JUEZ DE CAMARA #13994331#190850369#20171019115705818 Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA M En efecto, el art. 7° del Código Civil y Comercial reproduce -en lo sustancial y en lo que aquí interesa- el art. 3° del código derogado, según la modificación introducida en su momento por la ley 17.711. Rigen, entonces, los principios de irrectroactividad y de aplicación inmediata de la ley, en virtud de los cuales la nueva disposición se aplica hacia el futuro, pudiendo alcanzar los tramos de situaciones jurídicas que no se encuentran aprehendidas por la noción de consumo jurídico. Estos conceptos, que fueron incorporados al referido art. 3º derogado, tuvieron como base la obra de R..

    Dicho autor proponía soluciones que procuran armonizar las exigencias de la seguridad jurídica con las reformas que expresan aquello que el legislador entiende como más representativo del valor justicia, equilibrio que contribuyó –sin duda- a que su obra fuera una referencia insoslayable en el tema (conf. ROUBIER, PAUL, Le droit transitoire (Conflicts des lois dans le temps), 2ª ed. P., ed. D. etS., 1960, nro. 42, p. 198 y nro. 68, p. 334, citado por K. de C., El artículo 7 del Código Civil y Comercial y los expedientes en trámite en los que no existe sentencia firme, La Ley Online AR/DOC/1330/2015). A partir de lo expuesto, el límite a la aplicación inmediata de una nueva ley va a estar dado por la noción de “consumo jurídico”, pues aquella podrá operar en tanto las consecuencias no se encuentren ya consolidadas con anterioridad a su entrada en vigencia.

    Por aplicación de los principios expuestos, la doctrina coincide en que la responsabilidad civil queda gobernada por la ley vigente al momento del hecho antijurídico o del incumplimiento contractual, esto es, el Código Civil y sus leyes complementarias, aunque la nueva disposición rige -claro está- respecto de las consecuencias que no se encuentran agotadas al momento de entrada en vigencia del Código Civil y Comercial (conf. K. de C., A. “La aplicación del Código Civil y Comercial a las Fecha de firma: 23/10/2017 Alta en sistema: 09/11/2017 Firmado por: M.A. DE LOS SANTOS, JUEZ DE CAMARA Firmado por: M.L.V., SECRETARIO DE CAMARA Firmado por: E.D.D.V., JUEZ DE CAMARA Firmado por: M.I.B., JUEZ DE CAMARA #13994331#190850369#20171019115705818 relaciones y situaciones jurídicas existentes”, en Rubinzal Culzoni, Santa Fe. 2015, p. 101 Z. de G., M., "Resarcimiento de daños" 2da Daños a las personas (integridad Psicofísica), Ed.

    H.-J.L.D.E., p. 473; G., J.M., “La responsabilidad civil y el derecho transitorio”, en rev. La Ley del 16-

    11-2015, p. 3).

    En consecuencia, si el hecho que es base del presente reclamo tuvo lugar el 28 de enero de 2012, esto es, con anterioridad a la entrada en vigencia del Código Civil y Comercial de la Nación, es claro que habrá de regirse por la ley vigente al tiempo de su causación. Por supuesto, con excepción de la cuantificación del daño que ha de quedar gobernada por la nueva normativa (conf.

    G., op.cit.).

  2. Por razones de orden lógico, cuadra examinar -en primer término- si las objeciones enderezadas a cuestionar la responsabilidad que el a quo atribuyó en su totalidad a la emplazada -con extensión a su seguro- han logrado su cometido.

    Es bien sabido que el escrito de expresión de agravios deberá contener la crítica concreta y razonada de las partes del fallo que el apelante considere equivocadas. Por tanto, debe señalar parte por parte los errores fundamentales de la sentencia y realizar un análisis razonado que demuestre que es errónea, injusta o contraria a derecho. En este sentido, no es admisible remitirse a presentaciones anteriores (art. 265 CPCCN) ni a argumentos previos o bien realizar apreciaciones genéricas o subjetivas que sólo revelen una mera disconformidad con la resolución apelada (conf. A., H., “Derecho Procesal” T° IV, pág. 389; M.I.F., "Tratado de los recursos en el proceso civil", Buenos Aires, 1969, página 152; M., A., "Código Procesal…", Buenos Aires, 1969, tomo II, página 565; Fenochietto-Arazi “Código Procesal Civil y Comercial de la Nación”, T° I, pág. 939). La omisión en cumplir Fecha de firma: 23/10/2017 Alta en sistema: 09/11/2017 Firmado por: M.A. DE LOS SANTOS, JUEZ DE CAMARA Firmado por: M.L.V., SECRETARIO DE CAMARA 4 Firmado por: E.D.D.V., JUEZ DE CAMARA Firmado por: M.I.B., JUEZ DE CAMARA #13994331#190850369#20171019115705818 Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA M esas pautas trae como consecuencia la falta de apertura de la alzada y, consecuentemente, la declaración de deserción del recurso de apelación (conf. art. 266 del Código Procesal).

    En tales condiciones, en el caso, fácilmente se concluye que los agravios formulados no alcanzan siquiera mínimamente a configurar la crítica a que se refiere el art. 265 del CPCCN. No obstante, en aras de la amplitud recursiva, para extremar el derecho de defensa y dar una respuesta jurisdiccional útil, analizaré

    las escuetas quejas articuladas.

  3. La demandada y su seguro se agraviaron porque el primer sentenciante se basó en el peritaje mecánico -que asegura que el actor es el embistiente- y en los dichos del testigo E. que, por el contrario, al declarar en la causa penal sostuvo que fue la demandada quien embistió a J.. En otras palabras, criticaron que el a quo tomara en cuenta estas dos pruebas, que son dispares entre sí. A mayor abundamiento agregaron, que la declaración de un testigo no puede prevalecer sobre un peritaje mecánico efectuado por un profesional especialista en la materia, designado de oficio. En subsidio, argumentaron que aún si se valorara lo manifestado por E. y se tuviera por cierta la maniobra de sobrepaso y giro posterior realizada por la demandada, se verificaría de todos modos la culpa del actor, quien no habría mantenido el dominio de su rodado.

  4. No se encuentra controvertido el encuadre jurídico que el a quo le ha dado al caso. De todos modos, no está de más recordar que el choque entre vehículos en movimiento no se rige por el art. 1109 del código civil sino por su art. 1113, párrafos agregados por la ley 17.711, parte relativa a la responsabilidad por el riesgo o vicio de las cosas; doctrina que es de...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR