Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO - SALA III, 2 de Julio de 2019, expediente CNT 007063/2015/CA001

Fecha de Resolución 2 de Julio de 2019
EmisorCÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO - SALA III

Poder Judicial de la N.ión SENTENCIA DEFINITIVA CAUSA Nº 7063/2015 “JARA, P.N. c/ GALENO ART S.A. s/ACCIDENTE - LEY ESPECIAL ” –

JUZGADO Nº 5.

En la ciudad de Buenos Aires, capital de la República Argentina, a los 2/07/2019, reunidos en la S. de Acuerdos los señores miembros integrantes de este Tribunal, a fin de considerar el recurso deducido contra la sentencia apelada, se procede a oír las opiniones de los presentes en el orden de sorteo practicado al efecto, resultando así la siguiente exposición de fundamentos y votación.

La doctora D.C. dijo:

  1. Contra la sentencia de primera instancia (ver fs. 89/91), se alza Galeno ART S.A., en los términos del memorial que obra a fs. 92/96, sin réplica de la accionante.

    En primer lugar, cabe señalar que llega firme a esta alzada, que el día 17 de marzo de 2014, la actora tuvo un accidente in itinere, al sufrir un robo en el que dos sujetos la golpearon, sufriendo luxación de hombro y politraumatismos.

    En la especie, no se encuentra controvertido, que presenta una incapacidad física del 14%, por limitación funcional del hombre izquierdo y columna vertebral, y un 4,80% por los factores de ponderación.

    A su vez, la a quo, consideró la incapacidad psicológica determinada en el 20%. Por lo que estableció la incapacidad total en el 38,80%.

    Asimismo cabe aclarar, que no se discute el derecho en el que el juez de anterior instancia fundó su decisión (L.R.T.), ni la forma de determinar el monto por el que prosperó la demanda (art. 14 inc. 2 ap. a).

    Por otra parte, la juzgadora de anterior grado estableció, que el momento a partir del cual corresponden intereses, es desde el día 17/03/2014 (fecha del siniestro). A su vez, determinó que los mismos eran conforme Actas 2.601, 2.630 y 2.658.

    Por último, fijó las costas a cargo de la ART vencida.

  2. Galeno ART S.A., cuestiona la incapacidad psicológica, en la inteligencia de que “la actora sufrió un accidente leve –limitación funcional de hombro izquierdo y limitación funcional de columna vertebral, sin cirugías, con tratamiento convencional. La experta no fundamenta, adecuadamente y con base científica seria, por qué considera que el trastorno psíquico” tenga relación causal y sea superior a la incapacidad psicológica.

    Por otra parte, apela el IBM determinado en la suma de $

    4.348,74, por no haberse discriminado los conceptos “no remunerativos”.

    Fecha de firma: 02/07/2019 Firmado por: D.R.C., JUEZ DE CAMARA Firmado por: M.L.G., SECRETARIA Firmado por: A.H.P., JUEZ DE CAMARA #24682346#238678115#20190702114557148 Poder Judicial de la N.ión Por último, apela la fecha a partir de la cual se dispuso que comiencen a correr los intereses.

  3. Con respecto al primer tema, cabe señalar que el agravio, no reúne los requisitos de admisibilidad previstos en el art. 116 de la L.O., pues no constituyen una crítica concreta y razonada del fallo de primera instancia, en la que se demuestre punto por punto la existencia de errores de hecho o de derecho en que pudiera haber incurrido la juzgadora, con la indicación de las pruebas de las normas jurídicas que la recurrente estime que la asiste y ello por cuanto disentir con la interpretación judicial, sin fundamentar la oposición o sin dar bases jurídicas a un distinto punto de vista no es expresar agravios.

    En definitiva, la parte no formuló ninguna pretensión clara de por qué no debería prosperar el daño psicológico, sin indicar ninguna prueba concreta, ni tampoco circunstancias imputables, que desvirtúen las valoraciones efectuadas a consecuencia de la prueba pericial.

    Ahora bien, contrariamente a lo afirmado por la parte, el auxiliar de justicia de forma contundente vinculó el daño psíquico con el siniestro sufrido (recordemos que el mismo fue un robo violento), como también la magnitud del mismo.

    Así, de la pericial médica obrante a fs. 75/77 (que no mereció

    réplica de las partes), el perito médico resaltó que “desde la ocurrencia del siniestro dice que cambió su vida radicalmente, sintiéndose una inútil, su vida se desorganizó, padeció depresión con alteración del sueño, pesadillas, dándole temor dormirse. Dice que le cuesta desempeñarse laboralmente y siente temor de perder su trabajo. Desearía llevar una vida normal, independiente, con autonomía, desarrollo, crecimiento, logros que nunca podrá

    obtener debido a la incapacidad irreversible e irreparable que limita su vida e influye negativamente en su vida de relación. Se angustia por sentirse incapacitada para trabajar, le cuesta realizar muchas tareas, está totalmente limitada, lo que le da angustia. Con posterioridad al hecho describe padecer constelación sintomática recurrente: depresión, cambio de carácter, sentimiento de inseguridad, ansiedad, irritabilidad, dificultad para dormir, malestar psicológico al recordar lo sucedido, evita sentimientos o conversaciones sobre el tema. Sentimiento de inutilidad, sensación de futuro desolador, extrañeza por su esquema corporal”.

    Asimismo, refirió que solicitó como estudio complementario un Informe Psicodiagnóstico, efectuado por la Lic. M.I.T., quien destacó

    que “la actora, de ánimo fluctuante, al relatar los hechos le provoca un elevado monto de angustia”. Agregó que “relata los hechos de litis, mostrando un estado ansioso, refiere trastornos del sueño desde la ocurrencia del hecho”. Con respecto a la afectividad, precisó que “se constataron sensaciones displáceteras de tristeza, angustia y pena, escasa capacidad de placer y marcada disminución del interés”

    A su vez, la licenciada destacó que la vida de la accionante antes del accidente era “normal, salía en familia, hacía caminatas, visitaba a Fecha de firma: 02/07/2019 amigos, andaba en bicicleta y, posterior al accidente, ha cambiado su Firmado por: D.R.C., JUEZ DE CAMARA Firmado por: M.L.G., SECRETARIA Firmado por: A.H.P., JUEZ DE CAMARA #24682346#238678115#20190702114557148 Poder Judicial de la N.ión habitual estilo de vida, con escasa capacidad para disfrutar cosas que antes eran gratificantes”.

    En definitiva, el perito médico designado en autos, comparte el estudio realizado por la Lic. M.I.T., por lo que determinó que la actora presenta un cuadro de R.V.A.N. (Reacción Vivencial Anormal Neurótica)

    con manifestación depresiva en Grado III, que la incapacita en un 20%.

    Así, la presentación de este agravio, no reúnen los requisitos exigidos por el art. 116 L.O., segundo párrafo. Por ello, propongo desestimarlo y por ende, que quede firme la sentencia, en este punto.

    De todos modos, y a mayor abundamiento, cabe recordar que se entiende por daño psicológico. En concreto, se ha sostenido que “Médicamente, se entiende al daño psicológico como aquél que emerge como consecuencia de una situación traumática vivida por un sujeto, con motivo de un accidente de cualquier índole. Así, puede definirse a tal como “toda perturbación, trastorno, enfermedad, síndrome o disfunción que, a consecuencia de un hecho traumático sobre la personalidad del individuo acarrea una disminución de la capacidad de goce, que afecta su relación con el otro, sus acciones, etc.”. (PUHL, S.M., SARMIENTO, A.J., IZCURDIA, M.A. y VARELA, O.H., "Daños a las personas en el discurso psicológico jurídico", páginas 55-69, "La psicología en el campo jurídico", Ed. E.C.U.A. -2005)”.

    “Por lo tanto, para la psicología “existirá un daño psicológico en el ámbito jurídico, siempre que un sujeto presente un deterioro o disminución en las distintas esferas de su personalidad (volitiva, intelectual o afectiva) que produzcan una disminución de su capacidad de goce individual, familiar, laboral, social y/o recreativa”. (“PUHL, S.M., SARMIENTO, A.J., IZCURDIA, M.A. y VARELA, O.H., op. citado.)”.

    “Asimismo, se ha señalado que el daño psicológico “"comprende tanto las enfermedades mentales como los desequilibrios pasajeros, sea como situación estable o bien accidental y transitoria que implica en todo caso una faceta morbosa, que perturba la normalidad del sujeto y trasciende su vida individual y de relación"(Kemelmajer De Carlucci/Aída, "Breves reflexiones sobre la prueba del llamado daño psíquico. Experiencia jurisprudencial", Revista Derecho de Daños, Nº 4, Ed. Rubinzal- Culzoni.)”

    Al respecto, cabe tener presente que el daño físico junto al daño psicológico, integran el daño material. Esto es, uno es denso y el otro no, integrando ambos un continuo material, como repercusiones necesarias –

    accidentes y enfermedades - en la vida del trabajador.

    Con lo cual, podríamos entender que ambos daños son constitutivos del daño material que se diferencia del daño moral.

    Tengo...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR