Jack Kerouac: el rebelde conservador, 50 años después

Cuando murió, el 21 de octubre de 1969, tenía apenas 47 años, pero esa palabra -"apenas"- quiere decir bastante poco, se queda corta. Jack Kerouac había vivido ya varias vidas, como si esos desplazamientos en el espacio (las rutas de Estados Unidos, incesantes y migrañosas, los trenes, Europa y Tánger) hubieran tenido un correlato temporal, o debería decirse mejor: existencial.Igual que pasa con casi todos los escritores que ganan una fama súbita -perseguida primero con desesperación y después desesperadamente indeseable-, la fama terminó traicionándolo. La publicación de En el camino, en 1957, propició el equívoco, adulteró a Kerouac -tan saturnino, tan indeciso- y lo convirtió en el ídolo desenfrenado de una morralla de protohippies. Justamente a él, que contó más tarde: "Di cientos de entrevistas en las que tuve que responder por el 'significado' de la beat generation. La gente empezó a llamarse a sí misma beatniks, beats, jazzniks, bopniks, bugniks y a mí se me definió como el 'avatar' de todo esto. Pero fue como simple católico, y no por la insistencia de ninguno de estos 'niks' ni para buscar su aprobación, que fui una tarde a la iglesia de mi infancia (a una de ellas), Ste. Jeanne d'Arc, en Lowell, Mass., y de pronto, con los ojos llenos de lágrimas, tuve una visión de lo que realmente había querido decir con beat mientras escuchaba el silencio sagrado de la iglesia".Beat: otra manera, muy propia, de decir beatífico.Bastante temprano, Kerouac había visto con claridad su situación en el panorama de la época. Escribió en 1960, aunque con una mirada retrospectiva: "Mi situación en el panorama literario norteamericano de esta época consiste en que estoy harto, enfermo, de la oración inglesa convencional; sus reglas me parecen tan inflexibles, tan inadmisibles para la disposición actual de mi psiquis tal como aprendí a sondearla y conocerla en el espíritu de Freud y Jung que ya no puedo expresarme por medio de esa forma". El cambio fue lo que el propio Kerouac llamó "prosa espontánea". En Kerouac's Spontaneous Poetics, uno de los pocos estudios que se desentienden de la biografía y examinan la obra, Regina Weinreich observa: "El único acontecimiento genuino en la...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR