La izquierda ensaya acuerdos para revitalizar su rol entre la oposición

 
EXTRACTO GRATUITO

Históricamente dividida, la izquierda parece estar haciendo una excepción a esta regla desde la asunción de Mauricio Macri. Los diferentes sectores que integran este bloque coinciden en numerosos reclamos y acciones, también junto con el kirchnerismo. Ésta parece ser la oportunidad para ganar mayor notoriedad y consolidarse en una postura común. El rechazo a la criminalización de la protesta, con el caso de Milagro Sala como puntapié; la reincorporación de los despedidos en el sector público, y la exigencia de un 35% en las paritarias son los puntos que más unifican su postura.

Con un gobierno que consideran de "derecha", la izquierda se ve revitalizada en la posibilidad de encabezar la oposición y encontrar un elemento de presión apelando, sobre todo, a su presencia en las comisiones internas en empresas, fábricas y gremios clave. Las áreas más significativas en las que focalizarán sus reclamos son: Suteba (docentes de la provincia de Buenos Aires); alimentación (tiene peso en empresas como Kraft Food, Pepsico y Cresta Roja); subterráneos y ferroviarios; aeronáuticos, y metalúrgicos y automotrices.

"El macrismo va a poner a prueba a los distintos grupos de la izquierda", aseguró Néstor Pitrola, ex diputado nacional por el Partido Obrero (PO) hasta 2015 y que forma parte del Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT). "El FIT explotará la crisis que se abre ahora que está la derecha en el poder y que el kirchnerismo le hace juego al negociar con ellos. Lo mismo ocurre dentro la burocracia sindical, cuya defensa de los trabajadores está siendo nula", dijo Pitrola.

"Nuestra primera prueba va a ser en Suteba, con el reclamo de los docentes. Ellos inician la ronda de paritarias, son combativos, y afectan directamente el presupuesto de la provincia de Buenos Aires. Creemos que el Gobierno va a tantear acá si cuenta o no con los recursos para derrotar al sindicalismo. Este tema es crucial en el asentamiento o crisis del gobierno macrista", sintetizó Jorge Altamira, histórico dirigente del PO. Si no se llegara a un acuerdo en las paritarias, anticipó Altamira, las medidas podrían devenir en "huelgas generales".

"El FIT va alentar asambleas en los lugares de trabajo para reclamar un aumento acorde con la inflación y que se tengan en cuenta los aumentos de diciembre y enero", afirmó Christian Castillo, dirigente del Partido Socialista de los Trabajadores (PST).

A simple vista parecería que el kirchnerismo y la izquierda podrían concretar...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA