Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil - Camara Civil - Sala M, 15 de Noviembre de 2016, expediente CIV 077432/2011

Fecha de Resolución15 de Noviembre de 2016
EmisorCamara Civil - Sala M

Año del B. de la Declaración de la Independencia Nacional Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA M ACUERDO. En Buenos Aires, a los 15 días del mes de noviembre del año dos mil dieciséis, hallándose reunidos los señores jueces de la Sala “M” de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, Dras. M. De los Santos, E.M.D. de V. y E.A.Z., a fin de pronunciarse en los autos “I.R., S.D. c/Bonato, O.G. y otros s/daños y perjuicios”, expediente n° 77.432/2011, la Dra. De los Santos dijo:

  1. Que la sentencia de fs. 341/349 hizo lugar a la demanda de indemnización de daños ocasionados en el accidente de tránsito ocurrido el día 9 de abril de 2010, condenando a O.G.B., E.R.H. y Federación Patronal Seguros SA -con los alcances del art. 118 de la ley 17.418- a pagar a S.D.I.R. la suma de $38.500 con más los intereses y las costas.

  2. Contra la sentencia de grado se alzó la parte actora y expresó sus agravios a fs. 387/399, quejándose del rechazo de la partida indemnizatoria por la incapacidad psíquica, de la omisión de expedirse sobre la procedencia de la partida para los gastos de tratamientos médicos futuros, de los montos indemnizatorios fijados por daño moral, daño físico, tratamiento psicológico y para los gastos médicos, de farmacia, traslados y vestimenta por reducidos y la tasa de interés establecida. El traslado de los fundamentos fue contestado por los accionados a fs. 401/402.

  3. Sobre la ley aplicable:

    De acuerdo con lo dispuesto por el art. 7 del Código Civil y Comercial, de conformidad con el criterio de consumo jurídico y el principio de irretroactividad de la nueva ley, la cuestión que es objeto de estos obrados debe juzgarse conforme la normativa vigente a la fecha en que nació y se consumó la relación jurídica que se discute. La noción de consumo, que subyace en el art. 7 CCCN, Fecha de firma: 15/11/2016 Firmado por: M.A. DE LOS SANTOS, JUEZ DE CAMARA Firmado por: M.L.V., SECRETARIO DE CAMARA Firmado por: E.D.D.V., JUEZ DE CAMARA 1 Firmado por: EDUARDO ZANNONI #12534098#166745676#20161114122142443 Año del B. de la Declaración de la Independencia Nacional Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA M fue tomada por B. de la obra de R., quien distingue entre leyes que gobiernan la constitución y la extinción de una situación jurídica, y leyes que gobiernan el contenido y las consecuencias (conf.

    R., P., Le droit transitoire (Conflits des lois dans le temps) 2º

    ed., Paris, ed. D. etS., 1960, nº 42 pág. 198 y nº 68 pág. 334, citado por K. de C., “El artículo 7 del Código Civil y Comercial y los expedientes en trámite en los que no existe sentencia firme”, LA LEY 22/04/2015, 22/04/2015, 1 - LA LEY2015-B, 114, Cita Online: AR/DOC/1330/2015). Cada fase se rige por la ley vigente al momento de esa etapa; el consumo o el agotamiento deben analizarse según cada una de esas etapas, en concreto.

    Conforme tales pautas, la responsabilidad civil se rige por la ley vigente al momento del hecho antijurídico dañoso, pero las consecuencias no consumadas al momento de la entrada en vigencia del nuevo código se encuentran alcanzadas por este último (conf. K. de C., La aplicación del Código Civil y Comercial a las relaciones y situaciones jurídicas existentes, Rubinzal Culzoni, 2015, p. 100 y sgtes.), tales como son la cuantificación de los daños o el cómputo de intereses, que son objeto de agravios en el caso.

    Siguiendo estas premisas, abordaré el análisis de las quejas formuladas por los apelantes.

    IV- Montos indemnizatorios.

    1. Incapacidad sobreviniente (psicofísica, tratamiento psicológico y médicos futuros).

    El actor se agravia porque el sentenciante de grado rechazó la partida indemnizatoria por la incapacidad psíquica, la que consideró incluida dentro del daño moral. A su vez, se quejó por los montos fijados para la incapacidad física y para los gastos de tratamiento psicológico por considerarlos reducidos y por la omisión de otorgar una partida para los gastos de tratamientos médicos futuros.

    Fecha de firma: 15/11/2016 Firmado por: M.A. DE LOS SANTOS, JUEZ DE CAMARA Firmado por: M.L.V., SECRETARIO DE CAMARA Firmado por: E.D.D.V., JUEZ DE CAMARA 2 Firmado por: EDUARDO ZANNONI #12534098#166745676#20161114122142443 Año del B. de la Declaración de la Independencia Nacional Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA M El perito médico informó que a raíz del accidente el actor sufrió politraumatismos, traumatismo de cráneo con pérdida de conocimiento, golpes en el rostro, cervicalgía, lumbocitalgía, traumatismo de brazo y rodilla derechos, fractura de cúpula radial y escoriaciones varias. En la actualidad presenta disminución de los movimientos de flexoextensión y pronosupinación del codo derecho todo ello le ocasiona una incapacidad física parcial y permanente del 10%, considerando que la secuela se presenta del lado dominante para el accionante. Recomendó la realización de tratamiento kinésico con una duración de 30 sesiones de FKT y 30 sesiones de RPG.

    En la faz psíquica el experto informó que el actor evidencia malestar, angustia y temor, presenta un síndrome de estrés postraumático con componentes fóbicos y depresivos, que le ocasiona una incapacidad psíquica parcial y permanente del 15%. Recomendó

    la realización de psicoterapia por el lapso de dos años con una frecuencia de una sesión semanal (v. fs. 234/241). Explicó a fs. 251 que los tratamientos recomendados apuntan a la mejoría del paciente, pero no puede asegurarse su resultado.

    El derecho a la reparación del daño injustamente sufrido ha sido emplazado por la Corte Suprema de Justicia en numerosos fallos, como un derecho constitucional que tiene fundamento en el principio “naeminem laedere” del artículo 19 de la Constitución Nacional. Así, a través de una interpretación extensiva del mencionado art. 19 CN, la Corte Suprema ha perfilado y complementado racionalmente las bases del derecho a no ser dañado y a obtener una justa y plena reparación (conf. causas “Santa Coloma”, Fallos, 308:1160 (LA LEY, 1979-D, 615 (35.292-S); “Ghünter”, Fallos 308:1118; “L.”, Fallos 308:1109).

    Tales conceptos han sido consagrados en el art. 1740 del Código Civil y Comercial de la Nación, que se titula “Reparación plena” y que el texto describe como “… la restitución de Fecha de firma: 15/11/2016 Firmado por: M.A. DE LOS SANTOS, JUEZ DE CAMARA Firmado por: M.L.V., SECRETARIO DE CAMARA Firmado por: E.D.D.V., JUEZ DE CAMARA 3 Firmado por: EDUARDO ZANNONI #12534098#166745676#20161114122142443 Año del B. de la Declaración de la Independencia Nacional Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA M la situación del damnificado al estado anterior al hecho dañoso, sea por el pago en dinero o en especie”. Conforme lo señalado en el considerando II de la presente, corresponde entonces analizar los agravios relativos a los montos resarcitorios a la luz de lo dispuesto por el nuevo art. 1746 del CCC, que adopta el método de capital humano, que expresan las fórmulas V. o M. (conf. A., H.A., “Fórmulas y herramientas para cuantificar indemnizaciones por incapacidad en el nuevo Código”, Revista La Ley del 15/7/2015).

    Se agravia el accionante porque el magistrado de grado integró el daño psicológico con el daño moral. Al respecto se ha sostenido que el daño psíquico corresponde resarcirlo en la medida que significa una disminución en las aptitudes psíquicas, que representa una alteración y afectación del cuerpo en lo anímico y psíquico, con el consiguiente quebranto espiritual, toda vez que éste importa un menoscabo a la salud, considerada como un concepto integral (conf. esta S. “E.N. c/ Compañía de Microomnibus La Colorada S.A.C.E.

  4. s/ daños y perjuicios”, del 24-

    04-00). La diferencia sustancial con el daño moral es que el daño psicológico asume el nivel de las patologías. La cualidad de patológico, empero, no se configura exclusivamente a través de la hermenéutica de textos legales, dado que esos estudios no pertenecen al ámbito jurídico, sino que requiere del auxilio de las disciplinas que integran el campo de la salud mental, fundamentalmente de la psiquiatría o de la teoría psicoanalítica (conf. D., H. “Práctica de accidentes de tránsito”, pag.169, Editorial Astrea, 1999). Además, la indemnización del daño psicológico se puede descomponer en dos ítems: el padecimiento en sí mismo y los gastos de un tratamiento (cfr.

    D., H., “Daño psicológico”, Astrea, Buenos Aires, 1995, págs. 143/144).

    En el caso la licenciada en psicología a fs. 312/314 y el perito médico a fs. 239/240 explicaron que existía una patología Fecha de firma: 15/11/2016 Firmado por: M.A. DE LOS SANTOS, JUEZ DE CAMARA Firmado por: M.L.V., SECRETARIO DE CAMARA Firmado por: E.D.D.V., JUEZ DE CAMARA 4 Firmado por: EDUARDO ZANNONI #12534098#166745676#20161114122142443 Año del B. de la Declaración de la Independencia Nacional Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA M por estrés postraumático, diferenciable del daño moral, que corresponde resarcir, sin que existan elementos que desvirtúan tales conclusiones, por lo que las quejas sobre la procedencia del reclamo no pueden ser atendidas.

    En cuanto al monto indemnizatorio, si bien la utilización de cálculos matemáticos o actuariales para cuantificar la indemnización constituye un instrumento destinado a dotar de mayor objetividad al sistema, existen variables que requieren interpretación en el caso concreto, vale decir, particularidades de la situación que no pueden ser encapsuladas en rígidas fórmulas matemáticas pues exigen una subjetiva ponderación, lo que permite recurrir a las fórmulas como un elemento más a considerar.

    Conforme tales premisas, considerando el resultado de los cálculos matemáticos mencionados precedentemente, que el damnificado tenía 37 años al momento del hecho, estimando el tiempo razonable para la realización de tareas productivas -28 años- y especialmente que se desempeñaba realizando trabajos de plomería y albañilería, entiendo que la indemnización fijada es insuficiente. Cabe acotar que tiene tres hijas, el grado de...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR