Investigación medico legal

Autor:Alejandro A. Bevaqua
Páginas:71-116
RESUMEN

Simulación. Esencia del trabajo pericial - Otros elementos de juicio - Importancia de la victimología - Enfoque del abusador - Clasificación - ¿Hallazgos casuales o evidencia irrefutable? - Abuso sexual. Lesiones, su diagnóstico diferencial - Victimología - Delitos contra la identidad sexual y embarazo. Aborto

 
EXTRACTO GRATUITO
CAPITULO IV
INVESTIGACION MEDICO LEGAL
“Todas sus amistades han descrito después su
disimulo como cosa tan perfecta que, si siguiendo
su camino por las calles llenas de gente el sábado
por la noche en los barrios pobres, se hubiese
tropezado con alguno, se hubiese detenido para
pedirle mil perdones”.
Thomas de Quincey
(107)
SIMULACION: ESENCIA DEL TRABAJO PERICIAL
Este pasará a ser, a nuestro criterio, el punto central de la
investigación médico legal del delincuente sexual: derrumbar las
murallas de la simulación tras las cuales intenta protegerse, negando
el hecho y/o minimizando, externando o tercerizando
su
responsa-
bilidad
(C21) en el mismo.
(107) De Quincey, Thomas:
Del asesinato considerado como una de las bellas artes
,
Traducción y prólogo de Diego Ruiz, Serafín Ponzinibbio Editor, Buenos Aires, Argentina,
1907, pág. 113.
DELITOS CONTRA LA INTEGRIDAD SEXUAL
72
Hemos hablado de historia; nos hemos referido al tema de la
simulación y, accesoriamente, hemos citado reiteradamente a nues-
tro Maestro Humberto Lucero sobre este tema en particular.
Aunemos estos conceptos y nos encontraremos, una vez más,
con la contundencia de las enseñanzas del Maestro Lucero.
La importancia del síndrome de simulación –y sus variantes– a
las que nosotros atribuimos tanta importancia por su presencia
constante en el medio carcelario donde nos desempeñamos y
donde, amén, ha tenido lugar el génesis de éste y otros trabajos de
nuestra autoría, es central a nuestra tarea; no es extraño entonces
que el complejo de simulación sea motivo de nuestros desvelos
sobre todo porque –como también enseña el Profesor Doctor
Humberto Lucero– el periciado, en cierto sentido, tiene derecho a
esta táctica defensiva.
Este derecho a que alude el citado Lucero, y una de cuyas
facetas es el intento de manipulación del perito por parte del
entrevistado, encuentra sustento no sólo en la necesidad del sujeto
investigado de tomar una posición defensiva frente a las acusacio-
nes que se le imputan y que, de suyo, implican poner en riesgo su
libertad, honra y patrimonio sino que, además, revisten, en el caso
de los agresores sexuales, un carácter adaptativo, casi inconsciente.
Este punto es de capital importancia en el medio en que desarro-
llamos nuestro trabajo de investigación; la cárcel reúne –entre la
población criminal alojada tras sus muros– hasta un 75% de
perso
-
nalidades portadoras de un trastorno antisocial de la personalidad o
TAP(108), una de cuyas características centrales es, precisamente, el
de la manipulación.
Entonces:
a) dado que consideramos para nuestro trabajo de investiga-
ción a los agresores sexuales
encarcelados
;
b) teniendo en cuenta lo antedicho del porcentaje de TAP
hacia el interior de la prisión que, sin duda, involucra a muchos de
(108) Kaplan, Harold I. y Saddock, Benjamin J.:
Sinopsis de psiquiatría
, Editorial Médica
Panamericana, Madrid, España, 1999, pág. 891. Cfr. Samenow, Stanton E.:
Inside the
crininal mind
, Crown Publishers, New York USA, 2004, cap. 10: Locked up.
INVESTIGACION MEDICO LEGAL 73
éstos que nosotros investigamos; trastorno de personalidad que, a
su vez, puede reconocer un importante punto de origen en el seno
de la familia del criminal;
c) las dificultades de éstos –al menos en la consideración
mítica– para adaptarse a la vida intracarcelaria por el rechazo que
sufrirían por parte de otros internos y,
d) considerando el tiempo de condena que, eventualmente,
pueden enfrentar.
No es entonces de extrañar que –por una u otra razón– simulen
y pretendan manipular los resultados de la entrevista con el perito,
o en su vida de relación con otros internos y custodios del medio
penitenciario.
En este sentido, Nicholls y col. han señalado: “Jail detainees
often come from backgrounds characterized by sustance abuse,
violence, homeless, poverty and family disfunction wherein manipu-
lative behaviors might serve an adaptative function as a means of
doping and influencing their environments. Redefining “manipulative
behavior” as a survival skill should serve to reduce the negative
response that many people have to these types of behaviors”(109).
Y ya que hablamos de historia, de algunas características de su
investigación y forma de escribirla (historiografía) así como su
relación con el método médico legal, no podemos menos que
señalar, a título de ejemplo, la aparición de este síndrome en la
historia misma, más precisamente en nuestra propia historia como
colonia de España.
Para ello baste traer a colación la leyenda, a todas luces cierta,
de Pedro Chamijo o Chamizo, posteriormente devenido en don
Pedro Bohorquez, cuya paradigmática vida a mediados del siglo XVII
–basada prácticamente en su totalidad en el complejo de simula-
ción– ilustra perfectamente nuestra posición.
El lector interesado podrá indagar más sobre la biografía de este
individuo en los libros de historia; nosotros la hemos obtenido gracias
(109) Nicholls, T. L., Roesch, R., Olley, M. C., Ogloff, J. R. P. and Hemphill, J. F.:
Jail
Screening Assessment Tool (JSAT) - Guidelines for mental health screening in jails Mental
Health, Law and Policy Institute
., Simon Fraser University, Canada, 2005, page 33.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA