Introducción

Autor:Roberto Dromi
Páginas:7-17
RESUMEN

Telecomunicación e información - Información y sociedad del conocimiento - Conocimiento y convergencia de saberes - Acceso social a la propiedad del saber - Nuevas tecnologías y economía de escala

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 7

En este mundo globalizado, las telecomunicaciones han avanzado en desarrollo tecnológico y en significación socio-económica. La incesante modernización tecnológica y el vertiginoso impulso del sector se traducen en la posibilidad de ampliar las prestaciones con nuevos servicios para cubrir las constantes demandas. Ello implica que su regulación también debe actualizarse.

Telecomunicación e información

Las nuevas tecnologías responden a necesidades como la comunicación y la información permanente y al instante, en tiempo real.

Ahora bien, el desafío imperante para las telecomunicaciones no es sólo adecuarse a los cambios, sino también velar para que los sectores más vulnerables de la población no queden excluidos del desarrollo tecnológico.

Las telecomunicaciones (concepto que comprende servicios telefónicos, postales y de radiodifusión, que se rigen por diferentes regulaciones en nuestro país) abarcan servicios públicos y de interés público con alto contenido social, Page 8que son prestados mediando concesión, licencia o habilitación, bajo regulación, fiscalización y control estatales.

Paralelamente al proceso de las privatizaciones en el ámbito de las telecomunicaciones en la Argentina, nadie pensaba que los avances tecnológicos en esta área se sucederían de manera vertiginosa e ininterrumpida. Internet, televisión digital, triple play eran, para muchos, términos desconocidos e inimaginables. Tampoco se hablaba de interconexión o de convergencia tecnológica. Ante esta realidad se fue conformando así una teoría política, administrativa, jurídica, económica y social de estos servicios para garantizar gobernabilidad, estabilidad, seguridad, sustentabilidad, competitividad, universalidad.

Con las tecnologías de la información ya no importa qué tan lejos se esté, pues en un mercado de telecomunicaciones competitivo aparecen sustitutos a la necesidad física de la traslación; se pueden realizar videoconferencias o reuniones a través de Internet, lo que además permite ahorrar tiempo y capital.

En la organización social hipermoderna el hombre es elevado a la categoría de "ciudadano del mundo". Las distancias se acortan, los brazos se alargan, la información de lo que sucede a la distancia se conoce y por esto los hombres deberían tener más espacios comunes.

De allí que el Estado deba preservar el derecho de todos a conocer y dominar las nuevas tecnologías de la información. De todos, porque de otro modo las desigualdades se amplían, ya no tan solo entre países, sino entre grupos sociales y áreas geográficas.

Información y sociedad del conocimiento

Uno de los desafíos más importantes que enfrenta la gestión pública actual es, sin dudas, el de las telecomunicacio-Page 9nes para el desarrollo. La abundancia de información proveniente del sistema de telecomunicaciones _televisión y radio, telefonía básica y móvil, y hasta Internet_, requiere de su procesamiento, recopilación, análisis, selección, estructuración y organización para transformar el conocimiento. Surge así la sociedad del conocimiento que se plasma en nuevas relaciones en el campo del trabajo, del estudio, del entretenimiento, de la cultura, etc.

Por todo esto, la comunicación en su sentido más amplio, está exigida hoy por:

_ La inclusión social, como vigencia ética existencial en la globalización.

_ El acceso universal a la sociedad del conocimiento y la incorporación común de la "tecnociencia", la "cibertecnología" y "ciberciencia", que requieren transmisión, información y capacitación de conocimientos tecnológicos para consagrar el "derecho universal a la educación".

_ La transparencia y el control en las transacciones, la contabilidad, las remuneraciones, las ganancias y operaciones bursátiles, como recaudo de la eficacia del mercado y resguardo de la confianza legítima y de la buena fe, de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA