Introduccion

Autor:Alejandro A. Bevaqua
Páginas:11-30
RESUMEN

I. La figura del perito. Su importancia - II. El perito y los magistrados - III. El perito frente a sí y a otros actores sociales Ciencia. Su complemento - I. Concepto de Escuela - II. El científico y su entorno - III. Filosofía y ciencia - IV. El científico en sociedad - V. El recurso humano en la ciencia moderna

 
EXTRACTO GRATUITO
CAPITULO I
INTRODUCCION
“Si en cada momento no tuviéramos delante más
que una sola posibilidad, carecería de sentido
llamarla así. Sería más bien, pura necesidad.
Pero ahí está; este extrañísimo hecho de nuestra
vida posee la condición radical de que siempre
encuentra ante sí varias salidas, que por ser
varias adquieren el carácter de posibilidades entre
las que hemos de decidir”.
J. Ortega Gasset
“MONSTRUO
”Lo más intolerable del horror de Coronel Dorrego es que la niña
violada y prendida fuego fue víctima de un hecho que hubiera sido
posible evitar. Es que el depravado que supuestamente la atacó ya
había sido detenido y condenado no mucho tiempo atrás por un
hecho similar en Coronel Suárez, que no llegó a consumar de
milagro. Es decir, estaba individualizado desde hacía unos años
(este tipo de violadores siempre reincide, según los expertos).
DELITOS CONTRA LA INTEGRIDAD SEXUAL
12
”Lo que en verdad ocurrió fue que el Estado garantista e
irresponsable no sólo lo liberó, sino que lo hizo sin preocuparse por
advertirle a nadie que le había abierto la jaula a un monstruo que
ahora estaba al acecho para volver a atacar, tarde o temprano.
”Sin siquiera avisar, la justicia, apegada a una nefasta ley que,
por ejemplo, diferencia tentativa de abuso sexual del abuso consu-
mado (como si el degenerado fuera menos degenerado porque no
pudo consumar el delito) puso a todas las niñas de nuestra región en
situación de presas. Ocurrió lo que invariablemente iba a ocurrir: una
de ellas sufrió las horribles consecuencias y ahora pelea por su vida,
ya hecha añicos.
”Ojalá las autoridades locales y los referentes judiciales bus-
quen la manera de que el caso de Coronel Dorrego no se repita, que
un violador o un abusador condenado no pueda volver a mezclarse
en la vida de las personas normales sin ser individualizado de todas
las maneras posibles.
”Si el sistema legal y sus jueces van a dejar sueltos a estos
peligrosísimos depravados (quién podría oponerse a la pena capital
en casos como estos) deberían dar a las personas la posibilidad de
estar alertas”.
Así inicia
La Nueva Provincia
, prestigioso periódico del sur de la
provincia de Buenos Aires, su edición del 24 de junio de 2008.
Con esta editorial de primera página, el matutino deja al descu-
bierto el sentir general de la población ante la ocurrencia de un
evento contra la integridad sexual particularmente feroz, perpetrado
en esta ocasión contra una persona en los inicios de su vida.
Nosotros hemos catalogado ya a estos sujetos –así como a
otros comitentes de crímenes igualmente horrendos(C1)– como por-
tadores de una condición de
estado peligroso
en un ensayo llevado
a cabo con la colaboración del Bioquímico Sergio A. Flores.
Ante un acaecer semejante se desata una ola de pasiones y de
opiniones inflamadas, enardecidas, ardientes, que van desde la
propuesta de la pena de muerte rápida y sin atenuantes del victima-
rio, pasando en otros casos por una larga tortura previa que hace

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA