Introducción

Autor:Alfredo Vítolo
Páginas:13-15
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 13

La intervenciÛn del Gobierno federal en el territorio de las provincias ha sido prevista en la ConstituciÛn Nacional como un instituto de emergencia destinado a garantizar en ellas la forma republicana de gobierno o repeler invasiones externas y, a requerimiento de sus autoridades constituidas, sostenerlas o restablecerlas si hubiesen sido depuestas por la sediciÛn o por invasiÛn de otra provincia. Es una medida excepcional para situaciones extraordinarias y debe durar el tiempo mÌnimo que demande la regularizaciÛn de la situaciÛn.

En el presente trabajo de an·lisis teÛrico sobre este rÈgimen de excepciÛn y la recopilaciÛn de los antecedentes polÌticos y legislativos que originaron las intervenciones federales a las provincias, pretendemos demostrar que, en los ciento cincuenta aÒos transcurridos entre la ConstituciÛn de 1853 y la fecha de esta obra, hemos desnaturalizado la instituciÛn haciendo una aplicaciÛn abusiva y anticonstitucional de ella, convirtiÈndola en un instrumento de avasallamiento de las autonomÌas provinciales en procura de gobiernos locales adictos al sector polÌtico que ejerce el Gobierno nacional. TambiÈn reseÒamos los principales pronunciamientos que sobre este tema ha tenido la Corte Suprema de Justicia.

En ciento cincuenta aÒos de vida constitucional se dispusieron ciento sesenta y ocho intervenciones federales, sin contar las que se dispusieron para organizar las nuevas provincias creadas en la dÈcada del 50 del siglo pasado y las dispuestas por los regÌmenes de facto. De ellas, sÛlo cincuenta y cuatro fueron dispuestas por ley del Congreso, mientras las ciento catorce restantes fueron dispuestas por decretos del Poder Ejecutivo Nacional. Estos datos1 son prueba evidente de los abusos cometidos y demuestran cÛmo el Poder Ejecutivo Nacional utilizÛ el instituto para sus fines polÌticos partidarios de acuerdo a sus conveniencias. Es cierto que existieron intervenciones justificadas y otras necesarias, pero ellas no alcanzan para desvirtuar nuestra afirmaciÛn de que la mayorÌa estuvieron destinadas a interferir las autonomÌas provinciales y beneficiar al poder polÌtico nacional. Adem·s, tambiÈn es reprochable el excesivo tiempo que duraron, lo que generÛ resentimientos locales y permitiÛ abusos que comprometieron la autÈntica unidad nacional. Por eso, es de lamentar que un instituto necesario en toda organizaciÛn...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA