Una intrincada red de distorsiones

 
EXTRACTO GRATUITO

Las abismales diferencias de valores entre el mercado local y otros en bienes que son transables internacionalmente es el resultado de la política con que el Gobierno intenta administrar los precios para favorecer o subsidiar a distintos sectores.Con aranceles altos, cupos, trabas paraarancelarias e incluso con órdenes verbales, las autoridades deciden proteger a sectores fabriles. El resultado es que quienes compran esos bienes en el mercado local deben pagarlos mucho más caros de lo que cuestan en Estados Unidos, Chile o Brasil. Y en muchos casos son además obligados a tener que resignarse a calidades inferiores.En el caso de los servicios públicos, el subsidio es a los consumidores, pero la trama es más compleja y asombrosa, y cuesta encontrarle la racionalidad. Los clientes domiciliarios pagan el gas más barato del mundo, pero, como la producción local no alcanza, el Gobierno importa el gas más caro del mundo y cubre la diferencia, aunque ya no a todos los clientes.A las cuentas del sector público el esquema ha comenzado a resultarle demasiado costoso, por lo cual hizo recortes de subsidios que apuntan a que algunos consumidores paguen la importación. Eso hace aumentar el costo en los bolsillos de los afectados. Por otro lado, como le faltan dólares, cierra más la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA