La interna presidencial divide a la militancia del kirchnerismo

 
EXTRACTO GRATUITO

y Martín Sabbatella se abrían paso entre la multitud que participaba de la marcha #NiUnaMenos, la semana pasada, cuando de pronto se cruzaron con la columna de Nuevo Encuentro, la agrupación del presidente de la Afsca. Al ver al ministro del Interior y Transporte los militantes reaccionaron de inmediato: . Los dos se miraron y se rieron. También Juan Manuel Abal Medina, testigo de la escena. "Flaco, me cagaste el plenario", bromeó Sabbatella.

El veredicto de la base militante había quedado claro también el mes pasado, en el acto del Luna Park que encabezó Mariano Recalde, candidato del kirchnerismo en la Capital y uno de los jefes de La Cámpora. Después de Axel Kicillof, Randazzo fue por lejos el más aplaudido. Ese día estaban todas las organizaciones cristinistas. había pegado el faltazo para acompañar el lanzamiento de Juan Manzur, en Tucumán.

Pero de espaldas a las preferencias de las bases y en línea con la estrategia de la Presidenta, las cúpulas de las más importantes agrupaciones de militancia decidieron mantenerse neutrales, al menos hasta el cierre de listas, el 20 de junio. Es una forma de fortalecer el papel de Cristina Kirchner como "gran electora". También una manera de evitar un paso en falso, ante un eventual giro de último momento que rompa la equidistancia de "la jefa".

En esa postura confluyen La Cámpora, Nuevo Encuentro y Kolina. También el Movimiento Evita, que primero había optado por lanzar a Jorge Taiana como candidato propio y después lo bajó a la espera de que la Presidenta definiera le estrategia por seguir. "Más allá de quién sea el candidato, el esfuerzo está puesto en lograr un triunfo que tenga a Cristina como gran protagonista", explicó a LA NACION el líder de una de esas agrupaciones. Más cercano a Randazzo, el Peronismo Militante, del "Gallego" Héctor Fernández, también se plegó a la táctica de la neutralidad.

Pero no todos están en la misma vereda. Si bien todavía no se pronunciaron en público, Edgardo Depetri, jefe del Frente Transversal, y Luis D'Elía, capo de Miles, intensificaron en las últimas semanas los contactos con el sciolismo. Son la avanzada de un sector del kirchnerismo puro que, sin declarar su amor a la candidatura del gobernador, cree que él es el único que puede asegurar un triunfo que posibilite la continuidad del proyecto. "Si ninguno de los dos candidatos es garantía, lo más lógico es ir con el que tiene más chances de ganar", explicaron a LA NACION en ese sector.

Esa postura también...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA