Reparación integral de los infortunios laborales

 
EXTRACTO GRATUITO

SENTENCIA DEFINITIVA Nº

CAUSA Nº 25.148-07 - SALA VII – JUZGADO Nº 60

En la ciudad de Buenos Aires, a los.20...días del mes de agosto de 2013, para dictar sentencia en los autos: “CHAVES PAZ CARLOS EDUARDO c/ INC. S.A. Y OTRO s/ ACCIDENTE- ACCION CIVIL" se procede a votar en el siguiente orden:

LA DOCTORA ESTELA MILAGROS FERREIRÓS DIJO:

I.- A fs. 14/29, se presenta el actor Carlos Eduardo Chaves Paz e inicia demanda contra INC. S.A. y contra PROVINCIA ASEGURADORA DE RIESGOS DEL TRABAJO S.A., en procura del cobro de unas sumas e indemnizaciones a las que se considera acreedor.

Aduce que se desempeñó en relación de dependencia en la empresa demandada, desde el 3 de diciembre de 2001 mediante un contrato de trabajo por tiempo indeterminado.

Indica que realizaba tareas de repositor de mercaderías en las góndolas de los supermercados “Carrefour” y percibía como remuneración mensual la suma de $1.200.

Señala que al tener dolores en la cintura de columna, fue a un especialista, quien le diagnosticó artrosis en la zona cervical y lumbar, enfermedad de carácter profesional generada paulatinamente y originada en razón del esfuerzo físico que demandaban las tareas de fuerza que realizó durante tres años para la demandada.

Además de ello, en el mes de mayo de 2006 sufre un accidente traumático en la sucursal de la calle Rivadavia.

Describe que en esa sucursal se desempeñaba como repositor de bodega, debiendo levantar cajones de cerveza, acarrearlos, transportarlos y ponerlos al alcance de los clientes.

Destaca que la accionada no les proveía los elementos de seguridad necesarios, como ser: faja, zapatos especiales, guantes y ropa de invierno.

Subraya que estando realizando su tarea habitual, subió a unos de los techos del local comercial, para bajar mercaderías almacenadas, tropezó y se cayó desde 10 metros, padeciendo esguince de tobillo izquierdo y traumatismo de columna vertebral.

Manifiesta que dicho accidente fue denunciado a la ART. y por tal motivo solicitó a la demandada la dación de tareas livianas, la cual le fue negada.

Aduce que padece una incapacidad laboral parcial y permanente del 30% de la TO. (10% esguince de tobillo más un 20% producto de la artrosis y lumbalgia).

Pretende el cobro de un resarcimiento integral con fundamento en las disposiciones del Código Civil, por lo que plantea la inconstitucionalidad de los arts. 1; 2; 6 ; 8; 14; 15; 21; 22; 39; 40; 46 y cláusula 1º de la Ley 24.557.

A fs. 47/59, responde la accionada INC. S.A., opone excepción de falta de legitimación pasiva, contesta demanda y solicita la citación de tercero.

Desconoce todos los extremos invocados por el accionante en su escrito de inicio.

Señala que el actor se desempeñó para la empresa, desde el 3 de diciembre de 2001 como repositor.

Indica que posee un moderno complejo fabril con maquinarias de última generación, en la que se cumplen acabadamente las normas de seguridad e higiene industrial vigentes y se entregan a los trabajadores la totalidad de los elementos de seguridad, según las tareas desempeñadas.

Señala que el accionante ha omitido informar la fecha en que tomó conocimiento de sus afecciones.

Expresa que en relación a la enfermedad profesional, existe ausencia de nexo causal entre las tareas desempeñadas y las afecciones que dice padecer el accionante.

En cuanto al accidente, tampoco aporta certeza el actor acerca de la toma de conocimiento de su incapacidad y por quién habría sido determinado el grado de la misma.

Contesta planteo de inconstitucionalidad de la LRT.

Impugna liquidación y solicita el rechazo de la demanda.

A fs. 111/124vta., se presenta PROVINCIA ASEGURADORA DE RIESGOS DEL TRABAJO S.A., opone excepción de falta de competencia, se opone a la citación como tercero y subsidiariamente contesta demanda.

Desconoce cada uno de los hechos expuesto por el accionante en su escrito de inicio.

Señala que el actor sufrió un accidente menor, el 25 de abril de 2006 y no en el mes de mayo de 2006, como denunció en su escrito de inicio.

Indica que en consecuencia, le brindó al actor todos y cada uno de los tratamientos e intervenciones necesarias hasta lograr su completa recuperación.

Expresa que las patologías denunciadas por el accionante no fueron detectadas por los profesionales el mismo día del accidente.

Impugna liquidación y solicita el rechazo de la demanda.

A fs. 327/330vta., obra la sentencia de primera instancia.

Luego de analizar los elementos de juicio aportados a la causa, la “a-quo” decide hacer lugar al pedido de inconstitucionalidad del art. 39 de la Ley 24.557 y rechaza demanda.

El recurso que analizaré llega interpuesto por la parte actora, quien además del fondo cuestiona todos los honorarios de los profesionales intervinientes por considerarlos elevados (fs. 331/334 y fs. 348), mereciendo réplica de la contraria a fs. 310/310vta.

A fs. 334, fs. 335 y fs. 338 el perito contador, la perito ingeniera en seguridad e higiene y el perito médico legista y traumatólogo, cuestionan sus emolumentos por estimarlos reducidos.

II.- El actor cuestiona el fallo en cuanto la sentenciante decidió el rechazo de la demanda, con fundamento en las disposiciones del Código Civil, sobre la base de considerar que no se acreditó el accidente de trabajo ni tareas de esfuerzo en los términos denunciados en la demanda.

A mi juicio en el fallo se han analizado correctamente los elementos fácticos y jurídicos de la causa y no encuentro en el memorial de agravios datos o argumentos que justifiquen su modificación.

El accionante sostuvo que realizaba tareas de repositor de mercaderías en góndolas en los supermercados que la demandada explotaba y que las mismas implicaban un gran esfuerzo físico, ya que consistían en empujar carritos o grupos de canastos de gran peso, inclinarse para acomodar los productos en las góndolas cercanas al piso, estirare para acomodar productos en las góndolas superiores, hacer gran fuerza para alzar canastos cargados de mercaderías o cajones llenos de latas o productos pesados, empujar combis –grupos de canastos ubicados uno encima de otro- de 400 kg. de azúcar o similares productos con “peso a empujar parecido”.

También describe que en oportunidad de desempeñar su tarea habitual, subió a uno de los techos del local comercial, desde donde bajaba mercaderías almacenadas y que producto de la sobrecarga a la que era sometido, tropezó y cayó desde 10 metros, padeciendo esguince de tobillo izquierdo, y traumatismo de columna vertebral.

A mi juicio nada de esto ha sido acreditado.

Considero necesario señalar que la solitaria declaración de Di Darío Mercedes Inés no resulta suficiente, en tanto se trata de un testigo que no presenció el hecho del accidente (es más, ella misma aclara que cuando el accidente ocurrió, estaba en otro deposito con la gerente y otros compañeros y que escucharon gritos y cuando fue al lugar vio al actor tirado en el piso).

En cuanto a la tarea habitual de repositor de bodega, debiendo levantar cajones de cerveza, acarrearlos, transportarlos y ponerlos al alcance de los clientes, tampoco veo que aporte datos concretos ya que en su declaración la testigo antes mencionada, manifestó que la presencia en el depósito en ese local fue circunstancial, con la finalidad de hacer un inventario que no era tarea habitual (ver fs. 310/311).

También, estimo necesario destacar que del informe presentado por la perito ingeniera, se desprende que las tareas que realizaba el actor no representaban un riesgo físico en si mismas ya que en la empresa demandada contaban con equipos para transportar la mercadería y el actor recibió capacitación el 8/7/04 sobre “manejo manual de cargas” y el 28/7/04 sobre “levantamiento correcto de peso y cuidado de la espalda”.

Además surge de dicho informe que la caída del accionante pudo haber sido de una altura de 2.60 metros en el sector “deposito de mercadería sensible”, en el que se guardaban productos fáciles de manejar como ser pañales, afeitadoras etc. –ver fs. 239/242-.

Y bien, a pesar de que el Sr. perito médico ha detectado en el actor una afección en la columna vertebral que lo incapacitan en un 10% y daño del tobillo izquierdo del 5%, valorando una incapacidad física del 14,5 % de la t.o. (fs. 274/278) como consecuencia del...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA