Sentencia de Camara Civil y Comercial Federal- Sala Ii, 22 de Mayo de 2019, expediente CCF 006149/2015/CA001

Fecha de Resolución22 de Mayo de 2019
EmisorCamara Civil y Comercial Federal- Sala Ii

Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES EN LO CIVIL Y COMERCIAL FEDERAL – SALA II Causa n° 6149/2015 INSTITUTO NACIONAL DE LA PROPIEDAD INDUSTRIAL c/ NUÑEZ, M.N. s/NULIDAD DE MARCA En Buenos Aires, a los 22 días del mes de mayo de 2019, se reúnen en Acuerdo los señores jueces de la S.I.I de esta Cámara para dictar sentencia en los autos del epígrafe. Conforme con el orden de sorteo efectuado, el doctor A.S.G. dice:

I.-La sentencia de fs. 185/187 hizo lugar a la demanda iniciada por el Instituto Nacional de Propiedad Intelectual (en adelante, el I.N.P.I.) y declaró la nulidad de la marca “FASHION HOUSE” de titularidad de M.N.N., concedida por Disposición N° M2015/14, acta n° 2.698.795, para distinguir productos en la clase 41 del Nomenclador.

Para decidir de ese modo, el Magistrado de grado ponderó que la propia autoridad administrativa concedente había admitido la existencia de un error en el trámite de concesión de la marca de la demandada, en razón de que preexistía otra marca “FASHION HOUSE. HABITAT DE DISEÑO. ESTILO MODA” del Sr. C.J.L.D., acta n° 2.890.832 en la misma clase 41. Este título, erróneamente, había sido declarado “abandonado”, pese a que se encontraba en trámite de inscripción al haber iniciado oportunamente el juicio de cese de oposición a su registro. A su vez, el J. manifestó que la accionada no acreditó el uso de la marca cuya nulidad se procura, ni demostró

las ganancias que le genera su uso.

Por ende, comprobado el acaecimiento de vicios esenciales en el trámite por inobservancia del correcto procedimiento, dispuso que correspondía la declaración de nulidad del registro concedido en perjuicio de una solicitud marcaria en trámite y en contravención de la norma legal aplicable (art. 24 inc.

a

de la Ley N° 22.362).

Fecha de firma: 22/05/2019 Firmado por: A.S.G.-.R.V.G.-.E.D.G. #27555552#234373301#20190514125632485 Finalmente, impuso las costas a la parte actora, por considerar que no había ejercido debidamente el control del registro, como así en razón de no estar probado que la solicitante haya procedido con fraude al peticionar la inscripción de su marca.

  1. Contra esa decisión se alzaron ambas partes. La actora a fs.

    191, formulando sus agravios en la pieza obrante a fs. 201/210, los que fueron replicados por la Sra. NUÑEZ a fs. 212/220. La accionada hizo lo propio a fs.

    192, fundando su recurso a fs. 196/199, el que fue contestado por el I.N.P.

  2. a fs. 222/226.

    Las quejas traídas por la autoridad administrativa se limitan a cuestionar el modo de imposición de las costas. En tal sentido sostiene que: a)

    El temperamento adoptado al imponer las costas a su parte no constituye una derivación posible y razonable del derecho vigente, apartándose de lo establecido en los arts. 34 inc. 4 y 163 del Código Procesal; b) El sentenciante debió aplicar el principio objetivo de derrota o, en su defecto, establecer las costas en el orden causado, por haber admitido la demanda en todas sus partes y no tener por acreditado ninguno de los hechos y circunstancias invocados por la emplazada; c) El Sr. J. no consideró que la demandada tuvo la posibilidad de allanarse para evitar los costos de un proceso judicial y no lo hizo y d) El a quo no pudo soslayar que el I.N.P.

  3. inició la acción en defensa de la ley y a favor del interés y el bienestar general. Por ende, no corresponde aplicar las costas del proceso a quien actúa con la finalidad de restablecer el imperio de la legalidad, quebrantado a partir de un acto afectado de nulidad absoluta.

    En contraposición, los agravios de la Sra. NUÑEZ se centran en aspectos de fondo: a) Existió una interpretación errónea del instituto de la nulidad. Es que el a quo debió analizar si su parte actuó con mala fe y si su registro fue solicitado mediante un vicio, mas no sustentar la decisión en la falta de uso de la marca concedida hacía sólo diez meses. Máxime, si se tiene en cuenta que una vez otorgado el registro tenía el plazo de cinco años para utilizarla so riesgo, en todo caso, de que se decrete la caducidad mas no la nulidad; b) El J. de grado funda su sentencia en dichos que su parte no dijo.

    Nunca refirió que la nulidad le generaría un daño debido al uso de la marca que utilizaba desde que fue concedida. Por el contrario, ante el conocimiento del Fecha de firma: 22/05/2019 Firmado por: A.S.G.-.R.V.G.-.E.D.G. #27555552#234373301#20190514125632485 Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES EN LO CIVIL Y COMERCIAL FEDERAL – SALA II Causa n° 6149/2015 presente conflicto optó razonablemente por resguardar su uso; c) Se observa un desconocimiento del expediente por parte del sentenciante ante la referencia a la marca “RICOTA” o que fue “publicada el 24.5.14”, aspectos que nada tienen que ver con este litigio; d) Yerra el Magistrado en considerar que no se encuentran acreditados sus fundamentos para repeler la acción intentada cuando de la misma documental adjuntada por el I.N.P.

  4. surge la veracidad de aquellos; e) De las actuaciones administrativas se puede observar que el Sr.

    DUBAY, titular de la supuesta marca preexistente, interpuso la demanda de cese de oposición erróneamente ante la Cámara de este Fuero cuando debió

    hacerlo ante el I.N.P.I; sin la audiencia de mediación previa obligatoria y fuera del plazo del año que prevé la Ley de Marcas. A su vez, que no se informó el estado del juicio dentro del año, tal como lo estipula la Resolución N°

    M473/05. Por ende, se yerra en declarar la nulidad de su marca cuando el abandono decretado en el expediente administrativo de la marca anterior estaba bien otorgado; f) Resulta casi ofensivo que el J. de grado funde su decisión en el acaecimiento de vicios esenciales en el trámite cuando se solicitó el registro de la marca “FASHION HOUSE” en tiempo y forma...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba