Un instante en el mundo desarrollado

 
EXTRACTO GRATUITO

Llegué el martes pasado a Copenhague invitada a moderar, junto con Bertalan Mesko, investigador húngaro en escenarios futuros de la medicina, una conferencia de la OCDE sobre "La salud en el siglo XXI": cómo deberán transformarse los sistemas sanitarios para adoptar los avances que ofrecen la digitalización y la inteligencia artificial, y al mismo tiempo cuáles son los desafíos que está introduciendo la tecnología en la capacitación del personal de salud, la relación médico-paciente y el derecho a la privacidad, entre otros temas.Intervenir en un evento internacional de este nivel, en el que parte de los panelistas y del público eran ministros llegados desde 35 países, fue toda una experiencia. Cada detalle fue revisado puntillosamente durante las semanas previas, y hasta tuve la sensación de formar parte del reparto de The Crown cuando me tocó anunciar la participación de la princesa María de Dinamarca, que se dirigió a los asistentes durante algunos minutos en los que no se permitió el ingreso ni la salida de ninguno de los presentes, todos debimos ponernos de pie para saludarla y despedirla, y se restringieron los movimientos en el centro de conferencias (incluyendo baños y escaleras). De película.Hace algunos años había pasado un par de veces por este pequeño país de algo más de cinco millones de habitantes, considerado el menos corrupto del mundo (y, según algunos estudios, uno de los mejores para vivir), pero en esas ocasiones no había podido observar de manera directa su realidad cotidiana.Esta vez partí de Ezeiza después de permanecer en la cola de migraciones durante una hora y media mientras debí escuchar cómo un par de turistas repetía incansablemente que semejante demora era injustificada y que incluso los aeropuertos de África eran mejores (con todo respeto por los africanos, aclararon...).Llegar a Copenhague fue la antítesis. Después de recuperar mi valija, me dirigí a la salida donde el conductor que debía llevarme al hotel, sí, estaba esperándome como se había acordado. A lo largo del trayecto, conversamos animadamente en inglés...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA