Inspeccionaron la clínica y harán interconsultas para tratar a la mujer amputada por error

 
EXTRACTO GRATUITO

Magdalena Leguizamón, la mujer de 66 años a la que le amputaron la pierna equivocada, de acuerdo con lo que denunció su familia, está "estable", según dijo a LA NACION una de sus hijas. Ayer, temprano a la mañana, fue trasladada a la Clínica Urquiza, de Quilmes, para evaluar su salud vascular mediante una angiografía. Con los resultados, se avanzará con interconsultas para determinar cómo avanzar en su tratamiento.El lunes pasado, Leguizamón ingresó al quirófano del Nuevo Sanatorio Berazategui, donde estaba internada desde el 16 del actual por lesiones en los pies que le habían observado durante una sesión de hemodiálisis en la clínica CENI de Quilmes. Ella consultó en el sanatorio asignado por su obra social, PAMI, y quedó internada.El cirujano cardiovascular Rafael Rico indicó, la semana pasada, la amputación del cuarto dedo del pie derecho por la necrosis (muerte del tejido) asociada con la diabetes. La operó el traumatólogo Gonzalo Cardozo Montecinos. Rico evaluó que la complicación avanzaba e indicó la amputación de la pierna, por encima de la rodilla. La intervención se adelantó al lunes pasado y fue cuando Cardozo MontecinosTras la denuncia que presentó la familia, intervino la UFI Nº 7 de Berazategui, a cargo de la fiscal Karina Santolín. La funcionaria imputó a ambos médicos por lesiones culposas.Ayer, la Comisaría 1» de esa localidad bonaerense debía entregar la notificación judicial a Cardozo Montecinos, que, como Rico, posee matrícula profesional activa en el Colegio de Médicos de la Provincia de Buenos Aires, Distrito II.Anteayer, según pudo conocer LA NACION, el sanatorio le envió un telegrama de despido al traumatólogo, de poco más de 30 años de edad. El especialista concurría al centro dos veces por semana. El año pasado, presentó con colegas del Hospital Gandulfo, de Lomas de Zamora, un póster sobre cirugía reconstructiva de rodilla degenerativa durante el último congreso de la Asociación Argentina de Ortopedia y Traumatología, además de concursar por residencias en hospitales porteños o, más recientemente, una beca de perfeccionamiento en traumatología en un centro privado.Tanto el sanatorio de Berazategui como la clínica de Quilmes, adonde la familia de Leguizamón decidió que la obra social la trasladó cuando advirtieron el error médico, son prestadores del PAMI, que abrió una investigación...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA