La injusticia de la justicia local: verdad, reconciliación y venganza en Ruanda

Autor:Jennie E. Burnet
Páginas:24-46
RESUMEN

Sobre la base de un prolongado trabajo de campo realizado en zonas urbanas y rurales de Ruanda entre 1997 y 2002, así como de una reciente serie de reuniones grupales y entrevistas realizadas entre mayo y junio de 2007, el presente artículo explora cómo el proceso del sistema Gacaca es percibido a nivel local y plantea el interrogante de si el Gacaca cumple satisfactoriamente sus principales... (ver resumen completo)

 
EXTRACTO GRATUITO
24
Revista de Estudi os sobre Genocidio
La injusticia de la justicia local: verdad,
reconciliación y venganza en Ruanda.*
Resumen
Sobre la base de un prolongado trabajo de campo realizado en zonas ur-
banas y rurales de Ruanda entre 1997 y 2002, así como de una reciente serie
de reuniones grupales y entrevistas realizadas e ntre mayo y junio de 200 7, el
presente artículo explora cómo el proceso del sistema Gacaca es p ercibido a
nivel local y plantea el interrogante de si el Gacaca cumple satisfactoriamente
sus principales objetivos: “terminar con la impunidad”, promover la reconcilia-
ción y es tablecer, en palab ras de Paul Kagame , la “verdad de lo que ocurrió
durante el Genocidio”. Según los resultados de la investigación, el buen funcio-
namiento del Gacaca varía de forma significativa de una comunidad a otra. El
factor que parece tener mayor incidencia en esta variación es el carácter de los
inyangamu gayo (“personas ín tegras”) que actúa n como jueces y ju rados del
sistema Gacaca. Más allá del buen o mal funcionamiento del Gacaca, lo cierto
es qu e, en aqu ellas com unidades e n las que se realizó l a investi gación, el
proceso generó un aumento de los conflictos locales (o, al menos, los puso en
relieve) y tuvo como consecuencia a corto plazo la intensificación de la división
étnica. Desde que comenzó la prueba piloto del proceso del Gacaca en el año
2001, las organizaciones locales que habían logra do reestablecer o constr uir
nuevos vínculos entre las distintas etnias comenzaron a enfrentar serias dificul-
tades, porque otras personas de la comunidad (de ambos grupos étnicos, tut-
si y hutu) empezaron a intentar destruir los lazos solidarios entre ambas etnias.
El hech o de que a c orto plazo s e genere una mayor división étni ca no sería
necesariame nte un resultado negat ivo si existiese la p osibilidad de construi r,
a largo p lazo, una sociedad pacífi ca. Lamentablemen te, no parece que esto
vaya a ocurrir, dado qu e, a nivel local, se p ercibe que el proceso del Gacaca
está plagado de injusticias.
Jennie E. Burnet
25
La injusticia de la ju sticia local: verdad, reconcili ación y venganza en Rua nda
El objetivo de los Gacacas no era hacer
que las pe rsonas desfilaran p or las cortes
por mera fo rmalidad sino asegur ar que se
las juzga ra correctamente (Benoit K aboyi,
secretario ejecutivo de Ikuba, la Asociación
Nacional de Sobrevivientes del Genocidio)
…los inyangam ugay o no van a parar
hasta no ver que todos los hutu educa dos
estén en prisión cumpliendo largas senten-
cias. (Una mujer de la Provincia del Norte,
mayo de 2007)
Catorc e años de spués del genocidio
ocurri do en Rua nda en 199 4 muchos so-
brevivient es y damnificados todavía esp e-
ran que se haga justicia, a pesar de que ya
se ha in tentado alcanzar la a través de va-
rios mecanismos: un tribu nal internacional
ad hoc, juicios en cortes de otros países, el
sistema judicial de Ruanda y un sistema de
justicia a nivel local conocido como gacaca.
Actuando de forma radic almente diferente
de otros países que atrav esaron similares
confli ctos, dond e se util izaron las amnis-
tías, las comisiones de investigación y los
juicios selectivos –o incluso una mezcla de
todos– para intentar dar un cierre al conflic-
to, Ruanda dec idió poner a “la mayoría de
la nación en juicio”1. Para llevar a cabo esta
tare a, el g obierno opt ó por rediseña r un
mecanismo “tradicional” de resolución de
conflictos, conocido como gacaca2. El pro-
yecto se comenzó a implementar con u na
fase de prueba en el año 2001 y en 2005 se
le dio alca nce nacional, motivo por el cual
fue necesari a la pa rticipac ión de toda la
població n en las tareas de acusar, def en-
der, testificar, enjuiciar a aproximadamente
761.000 sospechosos que para ma rzo de
2005 había n sido acusados de genocidas
y tratar, en total, 1.100.000 casos3.
Sobre la base de un prolongado traba-
jo de campo realizado en zonas urbanas y
rurale s de Ruanda entre 199 7 y 2002, así
como de una se rie d e reci entes reunio -
nes grupales y entrevistas realizad as entre
mayo y junio d e 2007, e l presente artícu-
lo explora cómo se percibe a nivel l ocal el
proces o del sis tema Gaca ca y plantea e l
interroga nte de si el Gacaca cumple sa-
tisfactori amente sus principa les objetivos:
“termin ar con la impunidad”, promover la
reconciliación y establecer , en palabras de
Paul Kagame, la “ verdad de lo que ocurrió
durante el Genocid io”4. Según los res ulta-

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA