Una iniciativa que sería apropiada para la Capital

 
EXTRACTO GRATUITO

Quienes en los últimos tiempos tuvieron la oportunidad de visitar París habrán notado que en varias esquinas de la hermosa ciudad hay pequeños autos grises estacionados y conectados por medio de un cable a un cargador eléctrico.Se trata del sistema Autolib, que comenzó a funcionar hace unos tres años utilizando el mismo concepto que tiempo antes la capital parisiense puso en marcha para el alquiler de bicicletas. ¿De qué se trata? De un cambio de hábito en buena parte de la sociedad que entiende el automóvil como un bien que se necesita de vez en vez. Entonces, para qué ser dueños de un auto y pagar seguros, impuestos y estacionamientos si sólo se lo utilizará cada tanto y por poco tiempo.El Autolib es un self-service de vehículos. El sistema es simple; el interesado se abona al servicio por el período que necesita. Puede ser por un año, un mes, una semana o sólo un día. Para hacerlo sólo necesita tener licencia de conductor emitida en Europa o internacional y abonarse al servicio. El resto es simple. Buscar alguna de las esquinas donde están los autos, apoyar la tarjeta, desconectarlo del cargador (son eléctricos) y arrancar.Una vez que llega al lugar deseado, el sistema GPS indica los estacionamientos habilitados más próximos (hay cientos por toda la ciudad). Una vez allí sólo hay que estacionarlo, cerrarlo, conectarlo al cargador eléctrico y listo. El usuario sólo paga por el tiempo de uso.Para tener una idea aproximada de las tarifas, el abono anual cuesta 120 euros y 5,5 euros la media hora de uso; el abono mensual cuesta 25 euros, y 6,5 euros la media hora de uso; el abono semanal (ideal para turistas) cuesta 10 euros, y 7 euros la media hora de uso, y la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA