Ingreso universal o universalización del derecho a trabajar.

Autor:Emmanuel Agis
Cargo:Economista (FCE-UBA). Miembro de AEDA, Profope y SID.
Cómo combatir la pobreza

El debate sobre la pobreza vuelve a ser el centro de la discusión económica. Sus causas últimas no han sido lo suficientemente discutidas, aunque éste no es el caso en lo que respecta a su solución: el ingreso universal (IU). El carácter imperioso de esta necesidad parece ser compartido por todo el arco político. La izquierda y la derecha coinciden en la urgencia de establecer un IU que contribuya a paliar la pobreza. La discusión sobre el IU sintetiza importantes aspectos de la visión que se tiene sobre el funcionamiento de la economía y, con esto, de posibles maneras de “mejorarla”. Sin embargo, las indudables buenas intenciones que yacen por detrás de esta propuesta omiten elementos que son centrales para comprender los orígenes y las soluciones del principal problema económico, político y social de la Argentina: la pobreza y la exclusión social. A continuación se enumera las que son las omisiones fundamentales.

La propuesta del IU manifiesta cierta ingenuidad respecto de los determinantes de la pobreza y, sobre todo, de la exclusión social: se asocia esta situación unívoca y equivocadamente con la carencia de ingresos, ignorando su carácter multidimensional. Pero, además, el carácter universal de la propuesta ignora el problema mismo: la necesidad de un ingreso focalizado que ataque el núcleo duro de la pobreza. La especificación (y no la universalización) del grupo de interés se constituye como la única forma de garantizar una asignación eficiente (y suficiente) de los recursos públicos destinados a tal fin.

Desde el punto de vista económico, la propuesta del IU está viciada por dos errores. En primer lugar, no parece ser menos que una quijotada intentar igualar lo que el mercado estructural y permanentemente diferencia: la existencia de ricos y pobres. En segundo lugar, se omite mencionar la causa fundamental que determina la carencia de ingresos: el desempleo. Si bien en contextos inflacionarios como los que históricamente afectan a la Argentina el acceso a un empleo no garantiza la salida de la pobreza, lo cierto es que el desempleo continúa siendo su principal determinante económico.

Por lo tanto, el foco de la discusión sobre la pobreza y la exclusión social debe estar puesto en el trabajo, más aún cuando se contempla su doble carácter económico-social: el trabajo no constituye simplemente la salida económica de la pobreza sino que, además, es la salida social por...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba