Ingirieron hasta cuatro drogas los intoxicados en la fiesta electrónica

 
EXTRACTO GRATUITO

Éxtasis. Ésa es la droga que tenían en el organismo todos los jóvenes intoxicados en la . En casi todos estaba combinada con cocaína, y en uno, con hasta otras tres sustancias, incluidas anfetaminas, de acuerdo con la reconstrucción que pudo hacer ayer LA NACION.

Ni los familiares y amigos de los cuatro varones y una mujer de entre 17 y 25 años que permanecen internados en estado crítico en tres hospitales porteños podían recordar, por su complejidad, la lista de sustancias que les habían mencionado los médicos después de los primeros análisis de laboratorio.

Otros . Murieron durante la primera noche de la e o en los hospitales Fernández y Rivadavia. Pero los síntomas de la descompensación que sufrieron los 10 intoxicados coinciden: aumento de la temperatura corporal, deshidratación, convulsiones, aceleración de los latidos cardíacos, mareo, aumento de la presión y dificultad para respirar.

Ayer, en el hospital Rivadavia, los padres de Damián Sedeillán, de 17 años, aseguraron a LA NACION en el pasillo que da a la unidad de terapia intensiva que su hijo no recordaba lo que había pasado ni lo que había sentido o vivido. Le tuvieron que mostrar la tapa de un diario para que se convenciera de lo que le estaban contando.

permanecen internados en estado crítico tres varones y una mujer que consumieron las drogas que les ofrecieron durante la fiesta. Los dos varones y la mujer en el Fernández tienen insuficiencia renal y uno de ellos, como el paciente del hospital de La Boca, están con asistencia respiratoria.

Uno de los jóvenes que murieron, Martín Bazzano, era uruguayo y había viajado a Buenos Aires con una veintena de amigos para asistir al festival. El grupo había llevado sus propias dosis y lograron evadir los controles de seguridad al esconderlas en la ropa interior. Martín, en cambio, prefirió llevar el dinero y comprarlas durante el evento, según pudo saber LA NACION.

Evidentemente, el grupo tenía el cuerpo acostumbrado al consumo y conocía qué dosis debía tomar para lograr cierto efecto -explicó un profesional, que prefirió mantener en reserva su nombre porque no participó en la atención de los jóvenes, pero atendió casos similares-. Acá, redoblaron el consumo hasta dos y tres veces para obtener el mismo efecto con una droga que estaba rebajada. Eso desencadenó este estrago.

Las autopsias revelaron que los jóvenes fallecidos sufrieron de un edema pulmonar que les causó un paro cardiorrespiratorio. Nada se precisa sobre qué desencadenó...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA