La infanta Cristina cambia de estrategia: declarará ante el juez

 
EXTRACTO GRATUITO

MADRID.- Después de pasar casi dos días encerrada en el Palacio de la Zarzuela, la infanta Doña Cristina Federica de Borbón y Grecia se resignó a enfrentarse con su destino de ciudadana en problemas con la Justicia.Sus abogados anunciaron ayer que la hija del rey renuncia a su derecho de apelar la citación que dictó el juez José Castro para interrogarla por http://www.lanacion.com.ar/1653557-espana-imputaron-a-la-infanta-cristina-por-lavado-de-dinero-y-fraude-fiscal. Y para potenciar el gesto reclamaron que se anticipara "todo lo posible" esa indagatoria, fijada para el 8 de marzo.Es un http://www.lanacion.com.ar/1654798-espana-la-infanta-cristina-declarara-ante-el-juez-por-presunto-fraude-y-lavado-de-dinero, que hasta ahora se había resistido a sentarse frente al juez. En mayo logró que el tribunal de alzada la "desimputara", cuando Castro la llamó por el presunto tráfico de influencias en relación con la trama de corrupción por la que está acusado su marido, Iñaki Urdangarin. En los meses posteriores, la defensa hizo todo lo posible por evitar la nueva convocatoria -por delitos aún más graves- del mismo modo que lo hicieron el fiscal del caso, la Abogacía del Estado y la Agencia Tributaria del gobierno.Pero la sangría en la popularidad de la Corona que provoca el escándalo del matrimonio Borbón/Urdangarin requería alguna señal de la infanta en sintonía con la promesa de "ejemplaridad" e "igualdad ante la ley" que proclama el rey en estas horas difíciles.Los abogados lo dejaron por escrito en el texto que entregaron ayer en el juzgado de Castro en Palma de Mallorca. Señalaron que la "respuesta natural" hubiese sido interponer un recurso de apelación porque no consideran que haya fundamentos jurídicos en la imputación, pero admitieron que a la infanta "no se le escapan los efectos colaterales que tendría" un eventual triunfo.No hacía falta que dijeran cuáles serían: si la Audiencia Provincial tumbaba el auto de imputación del juez, la causa contra la infanta hubiese sido archivada, pero con el precio de transmitir una peligrosa sensación de impunidad y de trato de privilegio. Por otra parte, si convalidaba la diligencia, duplicaba el costo político para la monarquía.Castro considera que hay indicios para pensar que Cristina lucró a conciencia mediante la participación en la sociedad Aizoon, cuya propiedad compartía con su marido. Hacia esa "empresa fantasma" se desviaron millonarios fondos públicos que Urdangarin había obtenido con el Instituto Nóos para...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA